sábado, 27 mayo 2017
15:15
, última actualización
Agricultura

La poca lluvia encarece el trigo

La IX Bolsa Andaluza de Materias Primas reúne a 400 agentes de 20 países en un evento en el que se pronostica una campaña del trigo duro con la misma producción pero de mayor calidad

28 abr 2017 / 07:53 h - Actualizado: 28 abr 2017 / 10:28 h.
  • La poca lluvia encarece el trigo
    La IX Andalusian Commodity Exchange –antes Bolsa Andaluza de Materias Primas– se celebró ayer en el Casino de la Exposición. / Manuel Gómez
  • La poca lluvia encarece el trigo
    Paulino Plata y Pedro Villa, en la cita agropecuaria internacional. / Manuel Gómez

Es la primera bolsa internacional de cereales del año y convierte a Sevilla en la capital mundial del sector agropecuario. La Andalusian Commodity Exchange –antes Bolsa Andaluza de Materias Primas– celebró ayer su IX edición en el Casino de la Exposición batiendo un récord de asistentes (400 agentes del sector, un 30 por ciento más que el pasado año) y con buenas noticias para el agricultor: la falta de lluvia encarecerá el trigo duro nacional.

Andalucía, la primera en salir al mercado, podría alcanzar las 600.000 toneladas, es decir, el 60 por ciento de la producción nacional, según las primeras estimaciones. Sin querer adelantar precios, los responsables de esta cita pronostican que la ausencia del lluvias en abril ha motivado que el precio de los trigos nacionales suban, hecho que ha provocado una retención de la mercancía y la ausencia de vendedores en previsión de que el precio siga aumentando y, a su vez, baje el rendimiento en la nueva campaña. Esta circunstancia ha equiparado prácticamente el precio del trigo nacional con el de importación, es decir, con el destinado a piensos, según explicó Philip Werle, de la empresa Northstar Brokerage, promotora de Andalusian Commodity Exchange.

Su compañero Pedro Villa, por su parte, destacó el fuerte desarrollo del cultivo de la colza en Andalucía, con un crecimiento de la superficie cercana al 40 por ciento, y la gran presencia en esta bolsa andaluza de agentes del norte de África, Turquía e incluso Dubái.

Así, para el mercado del trigo duro las previsiones son que a partir de mayo su precio tome un rumbo alcista, remontando así la depreciación sufrida en la campaña de 2016 como consecuencia de las abundantes cosechas de países como Italia y Canadá que provocaron que se llegara a pagar menos de 200 euros por tonelada.

En el transcurso de esta edición de la Bolsa Andaluza de Materias Primas se han desarrollado cinco ponencias referidas a los cereales forrajeros, el trigo duro y las oleaginosas para concluir que en el caso del trigo duro, todo parece indicar que la superficie cultivable será similar a la del año pasado, es decir, alrededor de 230.000 hectáreas. Ello se traduciría en una producción de 600.000 toneladas, el 60 por ciento de la recogida nacional, cifrada en 750.000 toneladas, si bien la adversa climatología reinante con calor y escasas lluvias pueden provocar una variación a la baja.

En cuanto al resto de España, la superficie cultivada será un 15 por ciento inferior a la pasada campaña, cuando se sembraron 120.000 hectáreas, casi todas ellas localizadas en Aragón.

España destinará a la exportación alrededor de 300.000 toneladas si se cuenta el excedente de la cosecha anterior de 150.000 toneladas. Destaca que a nivel doméstico se ha formado un mercado destinado al trigo duro de buena calidad y otro al malo, que se vende con un descuento de 25 euros por tonelada.

Para Werle, este año la calidad del trigo será mejor que la anterior, entre otras cosas porque parece que no estará condicionado por el mosquito (Mayetiola destructor) que tanto daños produjo en la anterior campaña.

En cuanto al girasol, en España las previsiones de cosecha podrían sufrir una merma por la sequía, que afectará especialmente a las recogidas previstas en Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León. Así, de las 720.000 toneladas cosechadas en España el pasado año podrían pasar a las 650.000 este próximo verano y otoño. A nivel internacional se espera una corrección a la baja en la producción por las condiciones de siembra y los rendimientos esperados en la próxima cosecha. El año pasado hubo una recolección récord mundial estimada en 47 millones de toneladas.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016