sábado, 19 agosto 2017
22:13
, última actualización
Marcaje al empresario

«Es un sector en auge que requiere inversión continua»

Esta firma sevillana de servicios ambientales ha pasado de dos a diez millones de euros de facturación en apenas seis años, periodo en el que duplicó la plantilla. La clave, una fuerte inversión en Madrid, donde tiene una de las plantas más modernas

29 oct 2016 / 13:19 h - Actualizado: 31 oct 2016 / 07:12 h.
  • Purificación Aguilar, una de las hijas del fundador de C.T.C. Servicios Ambientales, Cornelio Aguilar, en la sede, en Alcalá de Guadaíra. / El Correo
    Purificación Aguilar, una de las hijas del fundador de C.T.C. Servicios Ambientales, Cornelio Aguilar, en la sede, en Alcalá de Guadaíra. / El Correo

¿Cómo nació C.T.C. Servicios Ambientales y cuándo?

—Mi padre, Cornelio Aguilar Torralbo, trabajaba de autónomo y retiraba residuos de manera particular hasta que en 1994 se constituye la empresa. En 2014 nos establecemos en Madrid, aunque el domicilio social sigue estando en Alcalá de Guadaíra. C.T.C. viene de Contenedores y Transportes Cornelio.

—El salto a Madrid ha sido todo un éxito.

—El mayor crecimiento lo estamos registrando en Madrid. Tenemos unos 100 trabajadores, 50 en Sevilla y otros tantos en Madrid. Si bien el negocio en la capital de España crece muy rápidamente y en apenas dos años teníamos casi más plantilla en Madrid que aquí.

—¿Cuánto facturan y cuáles son sus principales clientes?

—En 2010 facturábamos poco más de dos millones de euros y en 2016 vamos a superar los diez millones. Trabajamos con empresas medianas y también con grandes corporaciones, plataformas comerciales, logísticas, prestamos servicios a mancomunidades, municipios, a puntos verdes... e incluso trabajamos para otras empresas que hacen la prestación de recogida a grandes compañías. Entre nuestros principales clientes están Mercadona, la Mancomunidad del Guadalquivir, Metro de Madrid, el madrileño Centro Comercial Las Vaguadas y los Laboratorios Lilly, entre otros. Cuando se trabaja para un laboratorio cosmético o farmacéutico tienes que garantizar una destrucción certificada, a veces hasta con notario, porque se tratan medicamentos o fórmulas magistrales y se necesita garantizar que se tiene el control absoluto del residuo. Otra curiosidad, llevamos varios años gestionando los residuos de la romería de El Rocío.

—¿Cómo son sus instalaciones en Alcalá de Guadaíra y Madrid?

—En Alcalá no tenemos una sede como tal, pero sí explanadas para los equipos, para los compactadores, para los camiones y, sobre todo, trabajamos en instalaciones de terceros. En Madrid sí tenemos una planta propia de 70.000 metros cuadrados, por lo que hacemos directamente lo que en Alcalá subcontratamos. No conocemos ningún otro complejo similar en España de una empresa de nuestra dimensión. Es una planta, en San Fernando de Henares, muy completa y moderna. En ella hemos invertido entre 7 y 8 millones de euros.

—¿Tratan todo tipo de residuos?

—Sí, pero estamos especializados en los no peligrosos, sólidos urbanos y también industriales. Intentamos hacer un servicio integral y para ello contamos con un departamento legal medioambiental muy fuerte, llevamos la legislación muy actualizada y ofrecemos asesoramiento de las novedades normativas que afectan a la actividad, gestión y emisión de residuos que cada cliente pueda tener. Además, tenemos unos servicios con horarios muy amplios y personalizados. Dando el servicio de una gran empresa ofrecemos una flexibilidad que no dan las grandes. Nuestro servicio es de 12 o 14 horas al día, de lunes a sábado e incluso domingo cuando estamos en determinadas campañas agrícolas.

—¿Qué objetivos tienen para el próximo año?

En Sevilla es tener un crecimiento entre el 5 y el 10 por ciento. En Madrid esperamos estar por encima del 15 por ciento. Donde tenemos más opciones de crecimiento es en Madrid porque las cuentas de allí no tienen nada que ver con las de Sevilla. Sólo llevamos dos años y nuestra experiencia es muy buena.

—¿Cuál es la clave de ese rápido y fuerte crecimiento?

Dar una respuesta pronta, un buen servicio y una inversión continua en modernización de equipos. Tenemos más de 1.500 entre camiones, compactadores y contenedores que están en muy buenas condiciones. Hay una gran diferencia con la competencia. Incluso tenemos nuestro propio taller de mantenimiento y embellecimiento.

—¿Les afectó la crisis?

Al sector medioambiental no le afectó la crisis, pero se vio perjudicado por la actitud de la banca y la dificultad de acceso a la financiación.

—Sin embargo, lograron crecer de forma importante.

Es un sector en auge, cada vez hay más demanda. El único punto débil son las empresas que se quedan obsoletas. Necesitamos una reacción pronta, dar un servicio rápido y por eso se requiere modernización e inversión continua. Si no tienes capacidad para invertir te quedas atrás. El sector agroalimentario y el ambiental son los únicos que no se vieron afectados por la crisis, si bien sí perjudicó la actitud de la banca. La financiación estos años fue una guerra sin cuartel, pese al crecimiento que nos avalaba.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016