viernes, 23 agosto 2019
16:03
, última actualización

Mission Box: de ‘startup’ a empresa con repartidores asalariados

Esta firma sevillana, con 240 empleados ya, multiplicó por 36 su valor. Trabaja en 26 ciudades y prevé llegar a 65, para lo que abre una ronda de inversión

22 jul 2018 / 20:53 h - Actualizado: 23 jul 2018 / 11:21 h.
  • Gregorio López, CEO de Mission MOX; Miguel Ángel Fontán, director de Expansión Zona Levante MOX (antiguo gerente de Mens Eat), y Tom Horsey, socio de Mission MOX. / El Correo
    Gregorio López, CEO de Mission MOX; Miguel Ángel Fontán, director de Expansión Zona Levante MOX (antiguo gerente de Mens Eat), y Tom Horsey, socio de Mission MOX. / El Correo

Más de 300.000 envíos anuales. Llevan cualquier cosa de un punto a otro dentro de la ciudad en menos de dos horas. Con bicis, motos eléctricas de la empresa y repartidores asalariados. En algo menos de dos años han logrado estar presentes en 26 ciudades, en 25 españolas y en México DC. Tienen ya 230 repartidores en plantilla, más otros 14 trabajadores en sus oficinas. Estos son algunos de los datos de Mission BOX, una startup que pasó a pyme y que está a punto de convertirse en una empresa de más de 250 empleados en un tiempo récord gracias a clientes como Just Eat –a quien ofrece el servicio de reparto de pedidos de comida a domicilio a nivel nacional–, El Cortes Inglés, FNAC, Seur y Media Markt.

Y todo eso desde Sevilla. Así lo cuenta su fundador, Gregorio López, un jienense que llegó a la capital andaluza con la intención de participar en la incubadora de empresas Andalucía Open Future de la Junta y de Telefónica. Lo logró y desde entonces su startup no ha parado de crecer.

«Pese a que empezamos en Granada, la sede está en Sevilla, es una empresa sevillana», apunta López tras añadir que el año en la aceleradora fue «crucial en nuestra vida laboral».

Este emprendedor asegura que el hecho de tener a repartidores asalariados es «una ventaja competitiva» porque los grandes partners «piden que estén dados de alta en la Seguridad Social, no quieren problemas laborales». «Además, también valoran muy positivamente que seamos una empresa verde, es decir, sólo con vehículos eléctricos y bicis», apostilla. Por ahora, el parque móvil de Mission BOX está formado por un 20 por ciento de bicis y un 80 por ciento de motos eléctricas que la empresa pone al trabajador.

En cuanto a sueldos, López es claro: «Pagamos según convenio. Los repartidores pueden trabajar desde 10 hasta 40 horas semanales y cobrar entre 500 y 700 euros al mes».

Además, el fundador de Mission BOX explicó que abre en estos días una ronda de inversión de dos millones de euros. «A eso queremos llegar. Ya están comprometidos 400.000 euros», detalló. Lo cierto es que ese dinero es clave para que la empresa «pueda seguir creciendo».

¿Y cuál es el objetivo y cuál es la razón de este crecimiento tan rápido? «Este mercado se mueve muy rápido, a una velocidad de vértigo. Un ejemplo, nuestro competidor Glovo puso en marcha una ronda de inversión de 115 millones. Hay que ser muy grandes porque ya casi todo se compra online».

En cuanto al reto, pretenden dar servicio en 65 ciudades, 50 españolas, 10 mexicanas y cinco portuguesas.

«Nos gusta que se nos considere todavía una startup porque las grandes empresas, en teoría, no necesitan ronda de inversiones. Nosotros sí necesitamos ese dinero para crecer», reconoció.

Mission Box pretende seguir creciendo precisamente después de la reciente absorción de la empresa valenciana Mens Eat y de la creación del grupo empresarial MOX. Este hito supone «la consolidación» de esta empresa «como referente a nivel nacional en el Instant Delivery como proveedor logístico para negocios y particulares en el reparto de última milla», según López.

«En apenas tres años se ha multiplicado por 36 el valor de la empresa y esos datos nos están diciendo que algo está pasando en el mercado y que nuestro modelo de negocio es sostenible a largo plazo», explica López, CEO de MOX.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016