martes, 21 noviembre 2017
05:03
, última actualización
Marcaje al empresario

«Nuestro objetivo es dar el salto a Sudamérica y el norte de África»

Athair forma parte del grupo cristalero más importante de Sevilla «y uno de los más grandes de Andalucía». La base de su continuo crecimiento está en la diversificación, en la inversión en maquinaria y en tener una plantilla «muy profesionalizada»

06 ago 2017 / 08:00 h - Actualizado: 02 ago 2017 / 21:46 h.
  • Francisco Gallardo Morales, gerente de Athair, en las instalaciones de la empresa en Alcalá de Guadaíra, Sevilla. / Jesús Barrera
    Francisco Gallardo Morales, gerente de Athair, en las instalaciones de la empresa en Alcalá de Guadaíra, Sevilla. / Jesús Barrera

Sevilla

{Athair nació en 1993, pero ¿de quién partió la idea?

—En septiembre cumple 24 años. Somos tres socios: José Ángel Jiménez, José Correa y yo. Tenemos un grupo de empresas –formado por Athair, Dicrisur y Cristalauto– que arrancó con la venta de vidrio para automóvil. Cristalauto trabaja con las empresas de seguros para reponer vidrios en el hogar, ya no hacemos cristal para automóviles, Dicrisur es nuestro almacén y Athair se dedica a la fabricación y diseño para instalaciones comerciales de vidrio.

—¿Cuáles son sus principales clientes?

—Trabajamos principalmente con grandes empresas como cadenas de hoteles: Meliá, AC y NH, también con El Corte Inglés y con muchos restaurantes y oficinas bancarias. Hacemos grandes reformas, como la del hotel Los Lebreros, por ejemplo. Incluso hemos trabajado en Torre Sevilla, donde hemos instalado los cristales en las habitaciones piloto del hotel. También participamos en la última reforma del centro comercial Alcampo, en Los Arcos y en el Nevada, en Granada. En la Catedral de Sevilla y en el Archivo de Indias también hemos hecho obras de rehabilitación importantes. Y, por último, también trabajamos bastante en viviendas de lujo, sobre todo en Málaga. Como somos fabricantes nos adaptamos al diseño que arquitectos y diseñadores quieren para barandillas o puertas.

—¿Hacen todo lo relacionado con el vidrio?

—Sí. Desde puertas de cristal, barandillas o escaparates. De todo.

—¿Cuántos trabajadores tienen en plantilla?

—Actualmente somos 116 trabajadores entre las tres empresas. Somos la cristalería más grande de Sevilla y una de las más grandes de Andalucía. Fabricamos nuestro propio vidrio, templado o laminado, y hace poco hemos incorporado maquinaria nueva para pintar de color el vidrio porque se está demandando bastante. Coloreamos el cristal como quiere el cliente.

—¿Sólo trabajan en Sevilla?

—No, no. Trabajamos principalmente en Andalucía, pero también trabajamos mucho en el Levante español y en Madrid. Además, hemos hecho muchos trabajos en Portugal, por ejemplo una obra importante en el aeropuerto de Lisboa, y también por mediación de NH y AC hemos hecho reformas de hoteles en otras zonas del país.

—¿Tienen previsto atacar otros mercados internacionales?

—Hemos hecho incursiones en el norte de África, en Marruecos, en Túnez y Argelia, y tenemos previsto dar el salto a Sudamérica porque en la zona de Panamá y México ya tenemos clientes que nos han pedido que hagamos trabajos allí. Ese es nuestro próximo objetivo, dar el salto a Sudamérica y el Norte de África.

—¿Es un plan a largo plazo?

No. Ya hemos tenido contactos aquí en España con empresas como Acciona y FCC y nos han propuesto proyectos en esas zonas. Estamos estudiando su viabilidad y posiblemente el año que viene demos el salto.

—¿Cuánto quieren aumentar la facturación con la salida al exterior?

—No tenemos el cálculo, pero seguro que un 20 o 25 por ciento. De todas formas, lo estudiamos con tranquilidad porque en Andalucía se mueve de nuevo la construcción y hay mucho trabajo en hoteles y restaurantes.

—¿Cómo evolucionó la facturación estos años?

—La crisis nos afectó poco, por suerte. Hemos crecido. Antes de la crisis teníamos 85 trabajadores y ahora tenemos 116. La cartera de clientes la tenemos muy diversificada. Tenemos previsto facturar este año unos diez millones de euros. En 2016 crecimos un ocho por ciento y en 2017 pensamos crecer alrededor del 12 por ciento. Además, hicimos mucha inversión en maquinaria, por ejemplo en hornos para el templado del vidrio y máquina de corte automatizado por control numérico. En Andalucía, por ejemplo, sólo existen tres hornos de templado. En Sevilla hay pocas cristalerías grandes porque las que mandaban no supieron sortear la crisis y cerraron. Nosotros hemos sabido adaptarnos porque no dependíamos tanto de la construcción.

—¿Qué les diferencia del resto de cristalerías?

—Tenemos una plantilla muy profesionalizada. Lo que nos diferencia del resto es la calidad en la instalación del vidrio. La materia prima es la misma para todos. ~


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016