miércoles, 14 noviembre 2018
16:17
, última actualización
Marcaje al empresario

«Queremos fomentar el aceite de oliva como conservante natural»

Esta conservera radicada en Marinaleda procesa al año 500.000 kilos de alcachofa, la mayoría para el consumo en el norte de España. Emplea a más de 60 personas y en el próximo año espera abrir su segunda nave, esta vez en El Rubio

01 sep 2018 / 21:36 h - Actualizado: 02 sep 2018 / 10:00 h.
  • Eladio Martos y José Antonio Capitán, socios fundadores de Los Lugares, en sus instalaciones. / El Correo
    Eladio Martos y José Antonio Capitán, socios fundadores de Los Lugares, en sus instalaciones. / El Correo

Los inicios de la conservera fueron en plena crisis. ¿Cómo fueron?

—Toda mi vida me he dedicado la distribución de bebidas pero mi socio (José Antonio Capitán) trabajaba desde hacía años en una empresa de conservas en Navarra, pero se vio afectado por un expediente de regulación de empleo y se volvió a Marinaleda. Entre los dos decidimos montar una empresa de esas características aquí en el pueblo en 2012. Los inicios fueron bastante difíciles porque arrancamos con el dinero que José Antonio recogió del ERE y un préstamo del banco de 50.000 euros para arreglar la nave que nos alquiló el ayuntamiento y en la que invertimos medio millón de euros para reformarla.

—Y ahora quieren desahuciarles...

—El alcalde quiere solicitar acciones judiciales para echarnos de la fábrica. Nos acusan de no pagar el alquiler, pero cuando entramos nadie nos dio un número de cuenta. Decidimos depositar el dinero correspondiente de los cinco años de alquiler ante un notario de Herrera, pero nadie ha ido a recogerlo. Desde el 23 de noviembre del año pasado operamos sin contrato de alquiler, pero seguimos porque a la gente le gusta lo que hacemos.

—¿Qué tipo de alimentos procesan?

—El producto estrella es la alcachofa, que la preparamos al natural para el mercado del norte de España. Al año procesamos medio millón de alcachofas. También procesamos platos como gambas al ajillo (de una receta de un señor de Cádiz), menestra de verduras o un preparado para paella. Además, hace cinco meses incorporamos una gama de salsas a petición del mercado; elaboramos desde brava, alioli, mojo picón... Al año procesamos en torno a un millón de kilos de verduras y hortalizas para hacerlas en conserva.

—¿Hay innovación en el proceso?

—Todo lo elaboramos de forma artesanal. Cierto es que hacemos mucho producto por encargo, esto nos permite trabajar la parte de la innovación, ya que tenemos que adaptar recetas tradicionales, como la de las gambas al ajillo, a la conserva y que mantengan toda la calidad de los ingredientes y el plato salga en condiciones óptimas.

—¿Dónde se pueden encontrar los productos de Los Lugares?

—No trabajamos con grandes cadenas de distribución. Uno de nuestros principios es trabajar el producto de la tierra por eso utilizamos el aceite de oliva para nuestras elaboraciones y queremos fomentar su uso como conservante natural, mientras que la mayoría de conservas se hacen con aceite de girasol. Desde aquí apostamos por un producto natural, sin conservantes ni colorantes. Esto encarece un poco el producto y por eso no estamos todavía en las grandes cadenas de distribución.

—¿Dónde compran la materia prima?

—Este año decidimos alquilar un terreno y cultivar nosotros mismos la verdura. Además, hay muchos agricultores locales que han empezado a cosechar alcachofa para abastecernos.

—Volviendo al problema que tienen con el Gobierno municipal de Marinaleda. ¿Barajan su traslado?

—Estamos en plena construcción de una fábrica en El Rubio. El objetivo es utilizar esta instalación para mecanizar el proceso. Teníamos unos socios inversores de Navarra y La Rioja que iban a poner cinco millones, pero ante las amenazas del alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, se desvincularon del proyecto. Ahora estamos buscando empresarios que nos acompañen. Además, la sintonía con el Ayuntamiento de El Rubio es total. Ahora estamos rehaciendo el proyecto inicial en el que contemplábamos una línea de congelado, así como envasado de bonito, alcachofa y espárragos. Ahora nos quedaremos con la conserva de alcachofa, pimiento y también pensamos incorporar el envasado de garbanzo.

—A pesar de los contratiempos, ¿mantienen la fecha de apertura?

—Sí, nuestra intención es abrir en 2019.

—¿Cuánto empleo generan?

—Durante los meses de la campaña de alcachofa (entre marzo y mayo) llegamos a ser 80 empleados, entre trabajadores en planta y agricultores, de los que el 90 por ciento son mujeres. Cuando abramos en El Rubio, el objetivo es incrementar plantilla y que estos empleos sean fijos a medio plazo.

—¿Cómo cerraron el último año?

—Facturamos en torno al millón de euros, pero todavía no tenemos beneficios porque estamos amortizando las inversiones que hemos realizado entre las fábricas de Marinaleda y El Rubio y el campo. Año a año mejoran las ventas, y es a pesar de todos los contratiempos, nos queda la satisfacción de que a la gente le gusta lo que hacemos.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016