jueves, 13 diciembre 2018
17:24
, última actualización

Sevilla es la segunda provincia española con más muertes en el tajo

CCOO afirma que los accidentes mortales crecieron un 23% en 2017 respecto al año anterior y un 125% respecto a 2014. En total, se registraron 27 muertes

05 feb 2018 / 12:39 h - Actualizado: 05 feb 2018 / 17:42 h.
  • Trabajadores en un taller de construcción. / El Correo
    Trabajadores en un taller de construcción. / El Correo

Sevilla es la segunda provincia española, tras Madrid, con más muertes en el tajo durante 2017. Ni siquiera Barcelona, con un mayor número de trabajadores, la supera. Según un informe presentado por CCOO, el pasado año se registraron 27 accidentes laborales mortales, frente a los 22 del ejercicio anterior y los 20 de 2015. La subida es del 125 por ciento si se compara con 2014 y del 23 por ciento respecto a 2016.

Sumándolos todos –leves, graves y mortales–, cada día se producen 56 accidentes de trabajo en Sevilla, ya que el pasado año se registraron 20.597 en la provincia (174 más que hace un año y 1.668 más que hace dos).

Unas cifras «escalofriantes» que, según Carlos Aristu, secretario de Acción Sindical de CCOO Sevilla, se deben a que algunos sectores, como el de la construcción, se están reactivando «pero de una forma muy precaria». «Faltan medios de protección y vigilancia», lamenta.

«Hay trabajadores que tras bastante tiempo en paro logran empleo y, por miedo, ni se atreven a pedir medidas de protección. Se aceptan, entre comillas, las precarias condiciones de trabajo porque es lo que hay», explica Aristu, quien subraya que en Sevilla hay un inspector por cada 31.500 trabajadores dados de alta, cuando la media de España, «que ya es baja», es de un inspector por cada 24.000 trabajadores.

Según el informe de CCOO Evolución de la siniestralidad laboral en la provincia de Sevilla. Datos de 2017, los accidentes graves han crecido un 4,56 por ciento respecto al año pasado, un 21,2 por ciento si se compara esa cifra con la de 2014 (con 170 accidentes graves frente a los 206 de 2017).

En cuanto a los accidentes leves, en Sevilla aumentaron un 0,78 por ciento el pasado ejercicio, un 17,16 por ciento más que hace tres años. En 2017 quedaron registrados 20.364.

AUMENTO DE LA CONSTRUCCIÓN

Por sectores, la construcción se lleva la palma en incremento de los accidentes mortales, al pasar de uno a cinco. Diez personas murieron mientras trabajan en el sector servicios, ocho en la industria y cuatro en el campo.

En general, el sector con mayor siniestralidad laboral en la provincia de Sevilla es el de los servicios, con un 59 por ciento de los accidentes. Le siguen la industria (18 por ciento), la construcción (12 por ciento) y el sector agrario (11 por ciento).

Según el secretario general de CCOO de Sevilla, Alfonso Vidán, este aumento de la siniestralidad laboral durante los últimos años en los que se habla de mejora de la economía y de salida de la crisis tiene que ver con «la degradación de las condiciones laborales, que van desde la temporalidad, el fraude contractual y la precarización en materia de salud laboral». En su opinión, «tristemente la prevención de riesgos laborales no está en las agendas de las administraciones ni de las empresas».

La media española en 2017 de partes comunicados con baja fue de 197, y en Sevilla se contabilizaron 127 a lo largo del año. En el caso de partes sin baja, la media del país alcanza los 210 partes, mientras que en la provincia fue de 93, según CCOO, que también destaca que si consideramos la comunicación de partes de baja por enfermedades profesionales sin distinción alguna, la media española se situó en 2017 en 407 partes y en Sevilla, en 220.

LA MITAD DE LOS FALLECIDOS NO LLEVABA UN AÑO EN SU PUESTO

La mitad de las personas que fallecieron en 2017 no llevaba un año en su puesto de trabajo. Así lo denuncia Carlos Aristu, secretario de Acción Sindical de CCOO Sevilla, quien resalta que un 24 por ciento de los fallecidos no llevaba un mes. «Incluso hemos denunciado el caso de algún trabajador que no estaba dado de alta en el momento de morir», lamentó. Aristu avisa de que esto revela una actitud denunciable de «empresarios piratas que aprovechan la reforma laboral y la falta de vigilancia de las administraciones para subir sus beneficios a costa de la salud y la vida de los trabajadores».

POLICÍA LOCAL PARA VIGILAR LA SEGURIDAD DEL TRABAJADOR

Se firmó hace ya un año, sólo se ha celebrado una reunión y nada se ha puesto en marcha. Además, según CCOO, «los 54.000 euros destinados al Acuerdo por la Salud Laboral en la ciudad de Sevilla se han perdido». Eso es lo que opina el secretario de Acción Sindical de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, quien denuncia que el pacto entre sindicatos, patronal y Ayuntamiento cayó en saco roto. Aristu asegura que entre las medidas que en ese acuerdo se podrían incluir está que la Policía Local haga una labor de vigilancia sobre el terreno de los incumplimientos en la seguridad de los trabajadores, si bien sería necesario dotar a los agentes de la formación necesaria.

ENFERMEDAD COMÚN VERSUS LABORAL

Además, el sindicalista critica la «infradeclaración de las enfermedades profesionales». «El 95 por ciento se catalogan como enfermedad común y por eso el Servicio Andaluz de Salud asume cada año más de 500 millones de euros, cuando se produce un doble fraude, porque la mutua tendría que hacerse cargo de muchas de esas bajas, que son por enfermedades laborales, y porque el trabajador cobra durante ese periodo menos de lo que le pertenece». En su opinión, un cuatro por ciento de los cánceres tiene origen laboral, «pero no se diagnostica como enfermedad del trabajo».

CCOO de Sevilla seguirá presentándose como acusación popular en todos los accidentes mortales que se produzcan en la provincia de Sevilla, según confirmaron sus responsables.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016