domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización

Un ‘click’ controla Torre Sevilla

El sistema de Siemens aísla de humo las vías de evacuación y ahorra un 30% de energía

12 may 2016 / 17:19 h - Actualizado: 12 may 2016 / 21:18 h.
  • Rosa García (Siemens España) y Rafael Herrador (Caixabank), a los pies de la torre. / Manuel Gómez
    Rosa García (Siemens España) y Rafael Herrador (Caixabank), a los pies de la torre. / Manuel Gómez

Un año después de acabar las obras en el interior de Torre Sevilla y tras la llegada de los primeros inquilinos a sus oficinas, los responsables del proyecto han explicado cómo funciona este edificio inteligente de 39 plantas, totalmente controlado por ordenador. Un sistema informático –Desigo– regula la iluminación, la climatización, la presurización, las medidas contra incendios, la energía y los ascensores gracias a 85.000 puntos de control que serán más de 100.000 cuando esté en funcionamiento el hotel de las plantas más altas (previsto para la primavera de 2017) y el centro comercial (para finales del próximo año).

El único edificio de Andalucía con la calificación Leed Gold de eficiencia energética, además, es un ejemplo de inmueble resiliente (tras una perturbación vuelve a su estado inicial) porque «en caso de una emergencia, como un incendio, protege a las personas». Así lo explicó Rosa García, presidenta de Siemens España, quien coincidió con Rafael Herrador, director territorial de Caixabank en Andalucía Occidental, en que el rascacielos del arquitecto César Pelli es el edificio «más eficiente de Andalucía».

Según la responsable de Siemens, el sistema de Torre Sevilla ahorra un 30 por ciento de energía respecto al resto de edificios. Y eso que sus placas solares sólo generan 100 kilovatios al día, con lo que se abastecerán las plantas más altas, pero no toda la torre. No es autosuficiente. Y como la ocupación aún es escasa, tampoco se sabe cuánta energía requerirá el gigante para su completo funcionamiento.

Lo que sí se sabe es que necesita, ahora, 20 personas para su mantenimiento (serán más cuando abra el hotel) y que para limpiar sus numerosos cristales se necesitan tres meses de trabajo. Incluso se prevé que dentro de unos tres o cuatro meses se ahorre más en su limpieza porque desde la góndola ubicada en lo más alto se usará agua osmotizada y presurizada, lo que conlleva menor consumo de agua y de productos de limpieza.

Mario Canto, responsable de la delegación de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla de Siemens, hizo ayer una demostración de cómo funciona el edificio. De cómo desde el ordenador central (conectado con Madrid en estos primeros momentos y situado en la planta -1) se puede apagar, encender o graduar las luces de una oficina (hay más de 30.000 puntos de luz controlados), regular la climatización o calcular el consumo energético de una planta. Así, cada inquilino de la torre tendrá una información muy detallada de lo que consume en iluminación y climatización.

Y no sólo eso, en Torre Sevilla no puede haber, aseguran, un apagón total (porque existen tres grupos electrógenos), tampoco puede colgarse el sistema informático que lo controla todo y es casi imposible que alguien se asfixie por el humo de un incendio.

¿Cómo actuaría el sistema del rascacielos en caso de fuego? Primero transmitiría un aviso a todas las plantas (cuyos sensores también son altavoces), después se pondrían en marcha los rociadores de agua (por secciones), se presurizarían las escaleras gracias a chorros de aire (evitando que se llenen de humo y las personas evacuadas lo inhalen), se bloquearían los ascensores y bajarían a la planta baja, se iluminarían las zonas de evacuación (sea noche o día) y se desconectaría la climatización para que el incendio no se propague con el aire.

Y desde el control no sólo se puede actuar sobre los sistemas de ventilación para inyectar sobrepresión y aislar los humos en el hueco de la escalera, sino también en los de los ascensores y en las propias plantas de oficinas. Todo se ve y se puede modificar con un solo click.

Así lo explican los responsables de Siemens, que gestiona alrededor de 7.500 edificios en todo el mundo.

De hecho, el edificio más eficiente del mundo –con las certificaciones Breeam y Leed– es el Crystal de Londres y también cuenta con soluciones de Siemens, que tiene una plantilla en España de 3.342 trabajadores.

Los técnicos, además, aseguran haber elegido Desigo por su capacidad de integración de otros sistemas informáticos con protocolos estándar (KNX, Dali...), lo que permite compatibilizarlo con futuras implementaciones de otras empresas. Incluso se podría utilizar, en un futuro, tecnología inalámbrica.

«Creemos que Torre Sevilla es un edificio puntero donde otros deben mirarse», aseguró Rosa García tras reiterar que es capaz de ahorrar más de un 30 por ciento de energía y proteger a las personas.

Hace quince días comenzó la limpieza de los ventanales de Torre Sevilla que, por la lluvia, está paralizada. Según sus responsables, se tarda tres meses en tenerlo totalmente limpios.

Rafael Herrador aseguró ayer que las obras del centro comercial en los edificios a los pies de la torre comenzarán «en breve».

Los encargados del rascacielos no quisieron dar nombres de nuevos inquilinos, ni del centro comercial ni de las oficinas. Óptima, Active, Puerto Triana, Sumasa y Building Center ya están allí y pronto se trasladarán Ayesa y Restalia.

La obra del Caixafórum va «a buena velocidad» y estará lista en el primer trimestre de 2017.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016