jueves, 23 noviembre 2017
17:29
, última actualización
Emprendedores

Una peluquería a domicilio para la tercera edad y los discapacitados

Pelumóvil atiende todo tipo de trabajos, pero su creadora, con experiencia en enfermería, ofrece un servicio a la medida de personas con poca movilidad

05 jul 2015 / 21:07 h - Actualizado: 05 jul 2015 / 21:10 h.
  • Celia y María del Mar Morales, delante del vehículo que utilizan para realizar los servicios de la innovadora Pelumóvil. / Inma Flores
    Celia y María del Mar Morales, delante del vehículo que utilizan para realizar los servicios de la innovadora Pelumóvil. / Inma Flores

Lavado portátil, adaptable tanto a sillas normales como a sillas de ruedas y también para camas, secador portátil para que las personas que prefieran rulos no echen de menos su secador, respaldo especial para incorporar a las personas en cama y poder, por ejemplo, ponerle el tinte o las mechas, ducha adaptable para lavar la cabeza... Celia Morales dispone en su empresa de todos estos aparatos para poder ofrecer un servicio de peluquería a la medida de personas de la tercera edad o con movilidad reducida. Es Pelumóvil, una iniciativa que nació hace sólo tres meses y que ya está funcionando «bien» gracias al «boca a boca».

Su fundadora asegura que su empresa, de peluquería a domicilio, está pensada para personas que o bien por falta de tiempo, por no tener quien les acompañe o por problemas de movilidad a la hora de desplazarse, puedan tener este servicio «de gran calidad y profesionalidad» en su propia casa.

Auxiliar de enfermería y peluquera, se quedó en el paro después de trabajar más de diez años en distintos centros de mayores de la capital andaluza. Así que decidió independizarse. «Quise utilizar mis conocimientos como auxiliar de enfermería para desarrollar un servicio de peluquería más especializado, más profesional para estas personas, si bien nosotras atendemos todo tipo de trabajos, desde bodas o bautizos hasta eventos especiales o arreglos del día a día», explica Celia Morales, quien tiene la ayuda de su hermana, que también es peluquera. Para montar la empresa, comenta, pidió «la capitalización del paro y de ahí obtuve los 6.000 euros de inversión que necesitaba».

Las personas mayores representan el 70 por ciento de su clientela, según comenta, sobre todo de lunes a viernes, mientras que «los fines de semana atendemos más eventos». Además, también tienen servicio de maquillaje, manicura y uñas.

Evidentemente, los comienzos nunca son fáciles, pero Morales explica que en el último mes está atendiendo más trabajos porque ya funciona «el boca a boca y la publicidad que hemos repartido casa a casa».

Y es que, aunque Pelumóvil dispone de una completa página web (pelumovil.com), «las personas de la tercera edad y las enfermas en cama no contratan un servicio por que lo hayan visto en las redes sociales o en internet, sino porque se lo haya recomendado un vecino, familiar o amigo».

En cuanto a los precios, afirma ofrecer «precios asequibles». «El corte de mujer está a 8 euros; el de hombre, a 7 euros, cortar y marcar está ahora de oferta a 13 euros. En la web vamos cambiando los descuentos, pero nos movemos en unos precios muy competitivos», defiende.

Morales añade que ya atienden por casi toda la ciudad, si bien en barrios como Nervión y el Centro tienen más usuarios, así como también se desplazan a municipios cercanos a la capital.

«Espero –admite Morales– que pronto haya muchos coches de Pelumóvil por toda la ciudad y que trabajen para mí más personas porque mi intención es ampliar el negocio, crecer, aunque siempre ofreciendo como ahora un servicio de gran calidad».

Según opina, lo que les diferencia es el trato «tan profesional» que ofrece a los clientes, en su mayoría «pacientes que requieren de una persona que sepa moverlas y atenderlas, siempre contando con los aparatos y los materiales acorde con sus necesidades».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016