jueves, 15 noviembre 2018
Real Betis Energía Plus

62-109: Eutanasia, por caridad

El Betis Energía Plus pone un bochornoso punto y aparte a la trayectoria de 29 temporadas en la ACB del baloncesto sevillano

24 may 2018 / 22:22 h - Actualizado: 25 may 2018 / 08:51 h.
  • Alfonso Sánchez, ante Vasileiadis. / Jesús Barrera
    Alfonso Sánchez, ante Vasileiadis. / Jesús Barrera

Once camisetas adornaban uno de los fondos del pabellón San Pablo, donde se ubica la Peña Fondo Sioux, once camisetas en señal de duelo. Con sus distintos colores y nombres de propietarios, del Caja San Fernando a Cajasol pasando por Banca Cívica, hasta el Baloncesto Sevilla y el Real Betis Energía Plus. En ellas se resumen 29 temporadas en la Liga ACB, donde aterrizó un 19 de septiembre de 1989 para no marcharse nunca. Un equipo y un club que no tenían sentido sin la ACB, frase que repetía un presidente del Caja San Fernando en tiempos en los que, por primera vez, tras disputar una final de liga, hubo una dificultad clasificatoria, con Salva Maldonado, que acabó siendo destituido pese a estar lejos de los puestos de descenso. Pues si no tenía sentido entonces, ahora tendrá que buscarlo, y empezar a construir para regresar cuanto antes al lugar que le corresponde, el de una entidad que ocupa el puesto décimo en el ranking histórico de partidos disputados en la mejor competición de Europa.

Fue lo esperado. Una despedida casi entre amigos. Esas miles de sillas vacías son el reconocimiento de un gran fracaso. No se trata de una deserción, porque para eso ya han estado los jugadores que han conformado la peor plantilla de la historia de este club. Toca recuperar la ilusión de todos esos que faltaron, y ahora le toca al club dar motivos para la esperanza, para la ilusión. El Betis Energía Plus se lo tomó a pachanga. Tampoco, como se ha demostrado durante la temporada, es que hubiera garantía de ofrecer algo mejor si hubiese habido algo en juego. La diferencia entre un equipo ACB, el Iberostar Tenerife, un equipo de play off, y un equipo de LEB Oro, fue la que se podía imaginar. Incluso cuando en el calentamiento Fotis Katsikaris perdía a uno de sus bases, Josh Akognon, con el agravante de que Rodrigo San Miguel no comparecía por lesión en el último partido.

Pero daba igual, el Betis EP no iba a competir, no lo ha hecho en la mayor parte de la temporada, no lo iba a hacer en el último. El 3-10 de salida ya lo avanzaba. En el 11-15, el conjunto verdiblanco sólo contabilizaba dos anotadores, Anosike (8) y Booker (3). Aunque San Pablo no tenía ni ganas de silbar, lo hizo cuando Javi Carrasco sentó a Kelly. Hubiera sido lo mismo con Schilb, o Nelson, con cualquiera.

Eso sí, el Betis EP fue fue fiel a su estilo hasta el final. Al descanso había encajado 51 puntos. De los varios récords negativos que ha firmado en este año infausto, ahí están esos más de 90 de media por partido encajados, o la peor derrota en casa (62-106), ante Baskonia. Lo mejor al descanso (29-51) es que ya sólo quedaban 20 minutos para poner fin a la pesadilla, y por supuesto, la ilusión de los niños de las escuelas del club y del Colegio Santa Ana que saltaron al parquet al intermedio. Cuatro jugadores en valoración negativa, Anosike y Urtasun, los únicos con vergüenza torera.

En el palco, el presidente Fernando Moral junto a Ramón Alarcón, el consejero y director de negocio del Real Betis Balompié. En una esquina, el director deportivo, Antonio Alonso. Muy cerca, Arturo Montequi, quien fuera uno de los primeros entrenadores del equipo a finales de los 80. En los próximos días deben empezar a poner las bases del futuro, despejando en primer lugar la incógnita de si seguirá o no Alonso, que llegó el año pasado con la planificación ya pergeñada por Alejandro Martínez.

Visto lo visto, Carrasco puso en pista a un quinteto con cuatro españoles: Uriz, Urtasun, Sánchez, Cruz y Gacesa, un quinteto muy LEB Oro. Mientras, Nelson y Zagorac se lo pasaban muy bien en el banquillo. Sin rubor. Todos se van de rositas tras la fechoría de este descenso ignominioso. Que cierren al salir.

Para acabar, gritos de ‘Caja, Caja’, y cuando otros alentaron al grito de Betis, Betis, pitos. Hasta eso ha acabado mal esta temporada.

FICHA TÉCNICA:

Real Betis Energía Plus (13+16+13+20): Booker (9), Urtasun (21), Schilb (5), Kelly (2), Anosike (11), -cinco inicial-, Sánchez (0), Nelson (3), Cruz (3), Uriz (0), Gacesa (3), Zagorac (-) y Golubovic (5).

Iberostar Tenerife (22+29+28+30): Borg (7), Ponitka (4), Vasileiadis (10), Abromaitis (14), Vázquez (11) -cinco inicial-, Niang (0), Bassas (22), Tobey (9), Bonde (10), Beirán (10) y Odiase (12).

Árbitros: Hierrezuelo, Manuel y Rial. Sin eliminados.

Incidencias: partido de la jornada 34 de la Liga Endesa disputado en el pabellón San Pablo ante 1.315 espectadores.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016