sábado, 23 marzo 2019

Es hora de decir adiós a la ACB

El Betis Energía Plus afronta su último partido en la máxima competición el jueves después de 29 temporadas. Han sido tres décadas con cumbres de éxito y fosas de fracaso

22 may 2018 / 09:06 h - Actualizado: 21 may 2018 / 20:21 h.
  • Es hora de decir adiós a la ACB

Casi treinta años después la pregunta sigue sin respuesta: ¿Es o no es Sevilla una ciudad de baloncesto? A lo largo de las 29 temporadas que un equipo sevillano ha estado representado en la máxima competición del basket español ha habido momentos en los que parecía una cosa y otros en los que daba la impresión de todo lo contrario. Quizá, como en la vida, el baloncesto se valore y se tase en su justa medida en el momento en el que no se tenga. Desgraciadamente no va a hacer falta esperar mucho tiempo para comprobar cómo respira la ciudad cuando la ACB en Sevilla sea ya pasado. El jueves, el Betis Energía Plus, disputará, si ninguna carambola administrativa lo remedia, su último encuentro en la liga de los mejores después de 29 temporadas.

Habrán sido 1074 partidos en un recorrido irregular. Fueron tres décadas con cumbres de éxito y fosas de fracaso. Sin duda, lo peor han sido los últimos años. La catarata de malas decisiones han terminado como tenían que acabar. Era complicado estar más tiempo en la cuerda floja mientras el club iba sufriendo empujones que lo desestabilizaban, casi siempre desde dentro del mismo club.

«Cabeza, hay que tener cabeza», circula por Youtube un vídeo de un partido de la temporada 91-92 en la que José Alberto Pesquera habla a un corrillo de jugadores en el que estaban Raúl Pérez, Dan Bingenheimer, Darrell Lockhart o Quino Salvo. La frase del técnico sirve para explicar el por qué se ha llegado a esta situación: ni más ni menos, faltó cabeza.

Y lo peor es que hubo situaciones en las que con un poco más de acierto se habrían puesto las raíces de un equipo de la aristocracia de la ACB, pero en todas las ocasiones en las que disfrutó de esa reputación se despilfarró el éxito. Se va de la ACB una entidad que ha jugado dos finales de Liga, una de Copa, otra de competición europea y que ha disfrutado de la Euroliga.

La lista de buenos jugadores que han pasado por el parqué de Amate y San Pablo es muy larga, pero la de fichajes desastrosos se ha hecho obesa en las últimas temporadas. A pesar de los pesares, hace cuatro cursos hubo una última oportunidad de enderezar el rumbo. La llegada de Aíto García Reneses, a día de hoy mejor entrenador del año en Alemania, aireó con sentido común al club, pero el cambio de propietarios dejó el equipo en manos poco transparentes, que apartaron al sabio Reneses de un proyecto que volvió a hacer tilín a la gente en Sevilla.

Toca semana de recuerdos, de viejas fotos, de partidos memorables y seguir preguntándose si esta ciudad es o no de baloncesto.

El 19 de septiembre de 1989 se hablaba en España de la posibilidad de eliminar el servicio militar o de legalizar las drogas. En el ámbito más local de Sevilla fue el día en el que el Caja San Fernando debutaba en la liga ACB después de un playoff de ascenso, que lleva, por supuesto el apellido Jeelani. El estadounidense, muy muy lesionado, fue capaz de llevar en volandas al equipo hasta la ACB. Ese 19 de septiembre, el conjunto sevillano viajó hasta Granada para enfrentarse al Puleva. No comenzó mal el estreno porque a tres minutos del descanso los hombres de José Alberto Pesquera vencían por 15 (30-45). Los estadounidenses Stroeder y Bingenheimer hicieron daño a los hombres interiores del Granada y cuando su entrenador se refugió en una zona 2-3 o 1-2-2, los triples de Chinche Lafuente y Javi García la fumigaban. Todo se vino abajo en el segundo tiempo y al final hubo derrota por tres puntos (82-79).

Desde entonces, 1073 partidos más en el historial del conjunto sevillano en 29 temporadas.

Luego llegaron partidos inolvidables como los de la eliminatoria de cuartos ante el Real Madrid de Obradovic, el quinto en Manresa que dio paso a la primera final, otra serie ante los blancos antes de medirse al Barcelona por el título.

El club ha participado dos veces en la Euroliga, cuatro veces en la EuroCup, una vez en la Euro Challenge y otra en la Copa Saporta, quedando en algunas ocasiones dentro el Top 16. La mayor cota la alcanzó en la temporada 2010/11, cuando se volvió a quedar a las puertas de un título, cayendo en la final de la EuroCup ante el Unics.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016