martes, 23 julio 2019

El alto precio de un hobby en plena naturaleza submarina

Un pescador que se estrene en la captura de altura desembolsará unos 45.000 euros. El barco, el mayor gasto. Los premios por la captura de atunes de mayor peso alcanzan los 1.500 euros.

04 oct 2016 / 09:21 h - Actualizado: 04 oct 2016 / 09:25 h.
  • José Antonio Neto, un habitual de la pesca de altura, posa con una llampuga. / El Correo
    José Antonio Neto, un habitual de la pesca de altura, posa con una llampuga. / El Correo

Las imágenes de los pescadores, con caña y señuelo en ristre, en los márgenes de los idílicos embalses en busca de barbos, lucios, black-bass o truchas comunes son estampas habituales en Andalucía. La pesca no es un deporte especialmente caro, aunque la modalidad de altura con embarcación se ha convertido en un hobby prohibitivo para los mileuristas. Aquella personas que, atraídas por la seductora naturaleza submarina de las aguas del Atlántico y el Mediterráneo, se inician en el universo deben desembolsar unos 45.000 euros de media.

Las especies más codiciadas en la pesca de altura son el atún rojo, el marlín azul, el marlín blanco y la llampuga, presas que requieren de un excelente equipo para ser atrapadas. El atún rojo es el rey de los mares andaluces. Su captura, que debe ser declarada oficialmente por las embarcaciones que surquen las aguas del Sur, sólo está autorizada desde junio y hasta completar la cuota asignada. Los precios para reunir el equipo necesario de pesca sólo es apto para personas con un poder adquisitivo alto. La Agencia de Puertos de Andalucía asigna un pantalán a través de una concesión por 50 años. En Marina Nuevo Portil, uno de los centros más activos de la modalidad de altura, las tarifas oscilan entre los 10.000 euros por un pantalán apto para embarcaciones de hasta 8 metros de eslora –de largo– y los 15.000 para las de 15 metros. Los socios, además, abonan 350 euros cada trimestre.

Otro de los detalles imprescindibles para cumplir con el ritual de la pesca de altura es la compra de la embarcación propia. Lógicamente, los usuarios esporádicos alquilan el barco, aunque en el caso de los adictos al deporte el precio se incrementa de manera sobresaliente. La longitud de las naves que se utilizan oscila entre los 6 y los 12 metros, aunque ambas son aptas para la captura de las especies reinas. El valor actual en el mercado de una embarcación de 6,45 metros de eslora, motor de 115 caballos y todos los equipamientos disponibles alcanza los 35.000 euros. Los de 12 metros de eslora superan, incluso, los 300.000. Otro de los factores que incrementa el desembolso es, lógicamente, el combustible necesario para surcar las aguas. La inversión media es de 150 euros por salida.

El último elemento imprescindible para la navegación es el equipo de captura. Con uno básico de caña y carrete de unos 250 euros, los pescadores podrán adquirir llampugas e, incluso, marlines blancos. La tasa crece de manera notoria hasta los 1.500 o los 2.500 para los más sofisticados en el caso de que las preseas sean atunes rojos o marlines azules. En total, la compra de los artilugios fundamentales para la pesca de altura alcanza los 45.000 euros. El alto precio de un hobby en plena naturaleza submarina.

La curiosa combinación de solidaridad y lujo

El X Concurso de pesca de altura Nuevo Portil, celebrado el fin de semana del 24 y 25 de septiembre en el Puerto Natural de la Ría del Piedras, fue un éxito de participación, ya que concurrieron unas 50 embarcaciones de la costa atlántica de las zonas de Huelva y Cádiz. Durante el certamen, en el que se premió con 1.000 euros a la captura de un marlín azul de más de 150 kilos, fueron atrapadas decenas de especies de alistados que alcanzaron en total los 1.400 kilos de peso. La organización decidió que la totalidad de las capturas fuesen destinadas a los diferentes comedores sociales de entidades benéficas que operan en la provincia de Huelva.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016