sábado, 16 febrero 2019
09:05
, última actualización

Díaz: «El PSOE no le va a dar un cheque en blanco a Rajoy»

La presidenta andaluza sostiene que «no se puede poner en hombros de un partido con 85 escaños la responsabilidad de formar gobierno», y se «alegra» de que piensen en ella para liderar el PSOE, pero dice que «ahora no toca».

28 jun 2016 / 11:39 h - Actualizado: 28 jun 2016 / 14:32 h.
  • La presidenta andaluza, Susana Díaz, junto al portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez.
    La presidenta andaluza, Susana Díaz, junto al portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez.

La presidenta andaluza y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha admitido este martes que se “alegra” de que piensen en ella para dirigir el partido a nivel nacional porque ella “sabe ganar elecciones”. Sin embargo, la sevillana ha vuelto a desviar el tiro cuando le han preguntado si finalmente se postulará para suceder a Pedro Sánchez en el próximo congreso federal, que previsiblemente se celebrará en otoño. “Ahora no toca hablar de eso”, ha dicho. Díaz ha reiterado en una entrevista en la Cadena Ser que el PSOE debe asumir la derrota de las elecciones generales y pasar a la oposición para “reconstruir” su proyecto político.

Nada ha dicho acerca de quién debe liderar ese nuevo proyecto, o si Sánchez está obligado a dar un paso atrás después de cosechar los peores resultados del partido en su historia (85 diputados). “Yo no voy a decirle a nadie qué tiene que hacer”, ha subrayado, tras reconocer que el candidato socialista “se ha esforzado y lo habrá hecho pensando en lo mejor para España”. La presidenta de la Junta ha sido preguntada sobre la posibilidad de que otro socialista, Eduardo Madina, vuelva a disputar la secretaría general del PSOE a Sánchez. Madina ya se postuló en las últimas primarias, pero perdió frente al actual líder, precisamente porque la andaluza volcó el apoyo de su federación, la más numerosa, en el madrileño. Desde entonces, Díaz ha recompuesto su relación con el diputado vasco, y este martes ha admitido que “Madina es de las personas que ha sabido conectar con sectores que no estaban cerca del PSOE”.

La presidenta de la Junta es rotunda al pedir que su partido se quede en la oposición, pero hasta ahora no ha mencionado explícitamente la abstención como fórmula para dejar gobernar al PP. “Rajoy no puede estar a verlas venir esperando que los demás le solucionen los problemas. No se puede poner en los hombros de un partido que ha conseguido 85 escaños (PSOE) la responsabilidad de quien ha ganado las elecciones. Todo el mundo mira al PSOE pero nadie mira a Rajoy que es que tiene la responsabilidad de buscar esos apoyos”, ha dicho. El mensaje iba dirigido tanto al presidente en funciones como a la dirección federal de su propio partido, que el mismo lunes avanzó que no facilitaría la investidura de Rajoy “ni por acción ni por omisión”. De momento el PSOE va a dejar que el candidato del PP proponga su investidura para presidir el Gobierno, algo que no hizo tras el 20D por falta de apoyos en el Congreso. Esta vez tampoco los tiene. “No creo que ningún grupo parlamentario le vaya a dar un cheque en blanco a Rajoy”, ha dicho Díaz. En las próximas semanas los socialistas tienen que decidir si entran en un gobierno de coalición con el PP (alto improbable), si facilitan la investidura de Rajoy, votando a favor o absteniéndose (por ahora han rechazado ambos extremos) o si dejan que el candidato popular fracase y retoman negociaciones para con Podemos y Ciudadanos para formar gobierno. Esta opción se antoja ahora poco probable, en tanto que los barones territoriales socialistas, como Díaz, Fernández Vara (Extremadura) o Emiliano García Page (Castilla La Mancha) ya han pedido a la dirección del PSOE que se quede en la oposición.

Díaz sostiene que la mera hipótesis de que los socialistas pudieran formar un gobierno con el partido de Pablo Iglesias es lo que ha hecho perder credibilidad al proyecto del PSOE y, por tanto, perder las elecciones generales. Sánchez negoció con Podemos porque los barones territoriales, incluida Díaz, le autorizaron a hacerlo en un comité federal posterior al 20D. El único veto que le pusieron era no pactar con el PP ni con los independentistas catalanes, lo cual incluía un rechazo manifiesto al referéndum de autodeterminación que defiende Podemos en su programa. La campaña electoral en Andalucía ha demostrado el rechazo visceral que Susana Díaz tiene al partido de Iglesias, al que ha logrado aventajar por más de medio millón de votos, frente a la distancia de 200.000 que les saca el PSOE en el conjunto del país. Sin embargo, el análisis de Díaz acerca de que la hipótesis de un gobierno conjunto de podemistas y socialistas es lo que ha desgastado al PSOE es compleja de entender. Podemos ya ha llegado a acuerdos de gobierno o investidura en Comunidad Valenciana, Barcelona o Madrid, donde ambas formaciones han mejorado sus resultados electorales respecto al 20D. No ha sido así en Extremadura y Castilla La Mancha, fueros tradicionales socialistas, donde el PSOE ha cosechado peores resultados. La andaluza también ha subrayado que si Rajoy ha ganado las elecciones ha sido por “una estrategia del miedo” al populismo, y no por cosechar apoyos para su proyecto político.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016