viernes, 15 febrero 2019
22:29
, última actualización

Julio Anguita veía el futuro... y era Unidos Podemos

El histórico líder de IU defiende en Córdoba la unidad de toda la izquierda por encima del «patriotismo de cifras» y llama a consolidar la confluencia con la formación morada

22 jun 2016 / 22:10 h - Actualizado: 22 jun 2016 / 22:36 h.
  • Julio Anguita veía el futuro... y era Unidos Podemos

La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, se ha plantado este miércoles en Córdoba, ante miles de simpatizantes, a rememorar su pasado de alumna peleona, primera en protestas estudiantiles, que acabó «aquí» por «aquellos años en los que un señor salía por la tele diciendo una verdad tras otra». Ese señor, con su distintiva barba puntiaguda y el ceño permanentemente fruncido, se llama Julio Anguita, fue fundador de IU en 1986, y estaba sentado detrás de ella. Rodríguez jugaba en casa de IU, Córdoba, pero se sentía como en casa. Empezó recordando a su profesor de Latín, que hace años les explicó el mito griego de Casandra, aquella mujer que tenía el don de ver el futuro, pero la maldición de que nadie la creyera nunca. “Igual que a Anguita”, le explicó el maestro a la pequeña Rodríguez. Parece ser que Anguita veía el futuro, y el futuro es esto: Unidos Podemos, y el sorpasso al PSOE en el que nadie creyó. Hasta hoy. De aquellos años, entre finales de los ochenta y finales de los noventa, no se recuerda ni un solo mitin de IU en el que no se oyera al histórico dirigente comunista pronunciar esta frase: “Nosotros ya dijimos que esto iba a pasar”.

Hay dos formas de ver los mítines de Unidos Podemos. Desde la perspectiva de un simpatizante de IU o desde la mirada del votante de Podemos. Los primeros venían de mítines minoritarios, profusos en banderas rojas, republicanas y estrellas comunistas, el partido de los ideales más puristas de la izquierda, siempre menguada bajo la sombra del PSOE. Los segundos han nacido grandes, multitudinarios, estrellas de la televisión, líderes de masas, con resultados electorales que jamás alcanzaron sus compañeros en tres décadas.

Al mezclarse, los líderes de IU se han visto de repente ante miles de simpatizantes en campaña electoral. Son los mismos, pero están de moda. El revival de la política inconformista simbolizado en el regreso de Julio Anguita. A cambio, la confluencia que sellaron Pablo Iglesias y Alberto Garzón ha barrido las banderas republicanas y las estrellas rojas. Y los hombres y mujeres de IU se han convertido, en muchos casos, en teloneros de las estrellas nacientes de Podemos, cuando no han optado directamente por autoexcluirse (como en el primer mitin de Iglesias en Almería, donde no intervino ningún dirigente local de IU).

Esa visión comparativa entre lo que fue IU y ha dejado de ser, esa visión que retrata el desequilibrio en la visibilidad que están teniendo las dos fuerzas de la confluencia en esta campaña no es una inocente, sino interesada, y se escucha en boca de dirigentes del PSOE y entre los miembros de IU más escépticos con la coalición con Podemos. Pero desde dentro no parece preocupar, porque en los mítines, sobre todo en Andalucía, se percibe armonía entre los líderes de ambas formaciones. Ayer, en Córdoba, la capital roja, la que durante muchos años destacó IU por encima del resto de partidos, hubo un mitin multitudinario de Unidos Podemos en el que prevalecieron los viejos comunistas –Anguita, Manolo Moreneo y Antonio Parrado– sobre la marca morada. Esta vez, Teresa Rodríguez, estuvo en minoría, pero se la vio en su salsa, quizá porque es de las podemitas más próximas a la vieja izquierda. «Si estoy aquí es por aquellos años en los que un señor salía por la tele diciendo una verdad tras otra», dijo aludiendo a Anguita.

El de este miércoles fue de los poquísimos mítines en los que no se oyó al fundador de IU atizar al PSOE. «Tras el 26J hay que seguir unidos y sumando a la izquierda. Lo fundamental es la meta y no el patriotismo de siglas, lo aprendí en el PCE», dijo. Anguita pidió a la gente una «confluencia social que vaya más allá de la política». El actual líder de IU, Alberto Garzón, sí fue crítico con los socialistas. «El PSOE empezó la campaña diciendo que en Unidos Podemos éramos todos comunistas, algunos lo somos y con orgullo. Lo decían con sentido peyorativo. y ahora de repente Susana Díaz y Pedro Sánchez piden el voto comunista. Hay que recordarles que esto no va de etiquetas, sino de programas, y ellos han acabado pactando con el PP y haciendo políticas de derechas».

Rodríguez exigió al PSOE que aclarase «adónde irán sus votos». «Tantas veces nos lo han preguntado a nosotros y es la primera vez que se ven en esa disyuntiva, que lo digan ahora, antes del 26J». El líder andaluz de IU, Antonio Maíllo, animó a tejer una red de apoyos, y pidió a los presentes que «hagan campaña» con sus familiares y amigos. La sintonía entre Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo va más allá que la propia coalición de Unidos Podemos, hasta el punto de que ambos han insinuado que tras el 26J seguirán siendo «pareja de hecho» en las próximas elecciones andaluzas. Ahora, Podemos tiene 15 diputados e IU, cinco.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016