martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización

El alivio del sufrimiento ante una muerte inminente

Debe existir el derecho a una muerte digna sin dolor, sin sufrimiento, con un entorno familiar y espiritual digno y humano. Existe una demanda asistencial que no encuentran instrumentos donde apoyarse

20 oct 2017 / 14:13 h - Actualizado: 20 oct 2017 / 21:47 h.
  • El alivio del sufrimiento ante una muerte inminente

La muerte es parte de la vida, son las reglas del juego, todos tendremos el mismo final en esta aventura que parece eterna y que no lo es. Pero no tendremos la misma forma de despedirnos ni de saber que el momento ha llegado. Los más afortunados se irán sin darse cuenta y es ese el modo en el que todos queremos desaparecer, cada uno de nosotros firmaría ese contrato con una cláusula añadida a ser posible, la de que mientras más tarde mejor.

La manera de vivir tus últimos minutos, días o meses en este mundo es una auténtica lotería que se escapa a nuestro control y que no podemos elegir. Pero cuando el momento llega y lo hace de una manera lenta y dolorosa, de esa forma en la que ninguno estamparía su firma al final del papel y a sabiendas de que no existe remedio para el mal que sufrimos y el final es claro, la situación puede ser infernal. Hablo de los enfermos terminales o como ahora se le denomina, enfermos crónicos avanzados. La enfermedad no sólo afecta al enfermo, sino a todo su entorno, son enfermedades que se alargan en el tiempo y el paciente no dispone de calidad de vida, ni capacidad para enfrentarse a ella ni física ni mentalmente, por lo que depende de los que le rodean.

Llega el momento de los cuidados paliativos que la mayoría de las veces son muy insuficientes para que una persona pueda tener el derecho de morir dignamente. Son estos cuidados los encargados de abordar una enfermedad avanzada e incurable con la pretensión de mejorar la calidad de vida del paciente en el proceso como de sus familiares. La prevención y el alivio del sufrimiento son las pautas básicas a seguir. Pero la realidad dista mucho de lo que debería procurarse en estas situaciones tan delicadas.

Para llevar a cabo una atención integral deberían de interrelacionarse planos tan importantes como el de la medicina, la antropología, la psicología, la enfermería, fisioterapia, nutrición, cuidados espirituales y también de legislación.

El profesional debe saber poner límites a las situaciones que se presentan cuando un paciente vaeuta hacia una muerte segura y su situación es irreversible. Pacientes llenos de máquinas con respiración artificial, con tratamientos, son situaciones que en las que no se va a conseguir curar a la persona, sólo retrasar el momento de la muerte. Es una situación nueva alrededor de la muerte que se presenta por los avances médicos y es una realidad que el profesional debe saber manejar, no la familia.

El ámbito jurídico es muy importante, surgen temas como la eutanasia activa y la pasiva, el suicidio asistido médicamente, el testamento vital o las últimas voluntades, pero también hay otros aspectos que no debemos olvidar como son el antropológico, cultural y espiritual.

En España alrededor del 50% de los pacientes que requieren de cuidados paliativos no tienen oportunidad de acceder a los mismos. En todo el mundo más de 25 millones de personas pasan los últimos momentos de su vida que pueden ser días o años con un interminable y constante sufrimiento tanto físico como psicológico que no es apoyado con un cuidado paliativo.

Cualquier sistema de salud debe poder poner a disposición de los ciudadanos las coberturas necesarias en todas las disciplinas y planos implicados para que los pacientes tengan derecho a morir dignamente.

España se encuentra en esa lista de países europeos donde la medicina paliativa no es una especialidad? algo tiene cambiar ya. ¿No creen ustedes?


Todos los vídeos de Semana Santa 2016