martes, 19 junio 2018
23:51
, última actualización

El Gobierno recurrirá de inmediato una investidura no presencial

Méndez de Vigo asegura que la posibilidad es «irrealizable» por ir contra cualquier norma jurídica

12 ene 2018 / 21:39 h - Actualizado: 12 ene 2018 / 22:07 h.
  • El expresidente catalán Carles Puigdemont en Bruselas. / Efe
    El expresidente catalán Carles Puigdemont en Bruselas. / Efe

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, aseguró ayer que el Ejecutivo recurrirá «inmediatamente» y «sin ninguna vacilación» cualquier tipo de «añagaza» para investir al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont de manera no presencial.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Méndez de Vigo afirmó que esta posibilidad es «una falacia» y una «pretensión irrealizable» porque va no solo contra cualquier normativa jurídica, sino también «contra todo sentido común».

Pero, en el caso de que se produjese, el Gobierno está preparado para actuar y recurrir de manera inmediata, ya que hay razones jurídicas que avalan que la investidura del presidente tiene que ser presencial y el candidato «puede hablar desde la tribuna o el escaño, no desde el plasma».

Según explicó, el reglamento del Parlament «es muy claro» en este sentido y exige la presencia del candidato para que solicite la confianza del pleno y «no contempla la posibilidad de una presentación que no sea presencial, no cabe» dado que el presidente de es la máxima autoridad de un Gobierno y «es imposible que se ejerzan esas funciones no estando presente». «Es meridianamente claro que eso que pretende Puigdemont, de investidura telemática, no es posible con la legislación actual», señaló Méndez de Vigo, y advirtió de que si se cuenta esto en cualquier país europeo «se quedarían boquiabiertos», por lo que ha concluido: «Seamos serios».

Por eso, instó a los dirigentes políticos catalanes a que se preocupen de los problemas de los ciudadanos y no de los problemas personales de Puigdemont, «un huido de la Justicia» que lo que tiene que hacer es presentarse ante ella «y no buscar otros atajos».

El también ministro de Educación y Cultura reprochó que Puigdemont actúa en ocasiones «de forma poco clara o poco racional» y está en situación «totalmente anormal», junto con los otros exconsellers huidos «mientras otros cumplen» con la Justicia.

El portavoz del Gobierno añadió que «esto de pretender huir de la Justicia y hacer cosas extravagantes para ser investido es intentar convertir al Parlament en algo que ya fue el 6 y 7 de septiembre y no debe ser así».

A su juicio, si algo se puede aprender de todo lo sucedido en Cataluña con el proceso secesionista es que «no se puede vulnerar la ley y actuar al margen como si no existiera porque es la garantía para todos de nuestras libertades». Así, manifestó que «el Gobierno que aplicó el 155 no dudará en seguir aplicando la ley».

Tras considerar que los efectos de la aplicación son lentos pero inexorables, Méndez de Vigo apuntó que lo que sí se ha podido constatar ya es que «no hay posibilidad de ejercer la política fuera de la ley», antes de citar algunos de los nombres más destacados del secesionismo que han dado un paso atrás en los últimos tiempos, como Carme Forcadell o Jordi Sánchez. Y es que, de acuerdo con sus palabras, la «realidad» es que los secesionistas no han conseguido ninguno de sus objetivos y lo único que han logrado es «hacer daño» a los catalanes en vez de servir a sus intereses.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016