martes, 13 noviembre 2018
00:21
, última actualización

Estrasburgo condena a España por la «parcialidad» de una jueza contra Otegi

El tribunal considera que aceptar la recusación de la jueza en un caso y rechazarla en otro vulnera el Convenio Europeo de Derechos Humanos

06 nov 2018 / 16:47 h - Actualizado: 06 nov 2018 / 16:45 h.
  • El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. / EFE
    El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. / EFE

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó hoy por segunda vez a España en un caso relacionado con Arnaldo Otegi, esta vez por no reconocer la parcialidad de la jueza de la Audiencia Nacional Ángela Murillo contra el líder de la izquierda abertzale.

El tribunal considera que aceptar la recusación de la jueza por parcialidad contra Otegi en un caso y rechazarla en otro procedimiento diferente contra él y otros cuatro miembros de la izquierda abertzale sólo unos meses después vulnera el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En su sentencia por el conocido como caso «Bateragune» de la reconstrucción de Batasuna, afirma que el recelo de los cinco «podría considerarse objetivamente justificado».

Aparte de Otegi, fueron juzgados en 2011 Rafael Díez Usabiaga, Sonia Jacinto García, Miren Zabaleta Tellería y Arkaitz Rodríguez Torres. Los dos primeros fueron condenados a diez años de prisión y el resto a ocho. Todos están hoy en libertad tras haber cumplido sus condenas.

En el origen del recurso está la respuesta que dio Murillo cuando Otegi, en la vista de un procedimiento anterior, no quiso contestar si condenaba la violencia: «Ya sabía yo que no me iba a responder a esa pregunta». A lo que Otegi replicó: «Yo también sabía que lo iba a preguntar».

La Sala Cuarta de la Audiencia Nacional (AN) condenó a Otegi entonces a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo. El exportavoz de Batasuna recurrió la parcialidad de Murillo y el Tribunal Supremo le dio la razón. La sala de la AN, con diferente composición, lo absolvió en la repetición del juicio.

Dos meses después, en el juicio por «Bateragune» -donde se les imputaba a los cinco el delito de pertenencia a banda armada- se repitió la recusación contra Murillo pero esta vez sin éxito.

Una sala especial de la Audiencia Nacional la rechazó, al argumentar que la imputación por pertenencia a una organización terrorista no tenía «nada qué ver» con el enaltecimiento del terrorismo.

Los cinco demandantes recurrieron al Tribunal Supremo, que redujo sus penas. En cambio, no les dio la razón sobre la alegación de parcialidad y el Tribunal Constitucional tampoco.

Duda razonable

En su fallo, el Tribunal de Estrasburgo afirma que la imparcialidad «podía ser objeto de una duda razonable».

De hecho, hace notar que Murillo «utilizó expresiones que implicaban que ella ya se había formado una opinión desfavorable» de Otegi «antes de que el caso fuera decidido», lo que era «claramente incompatible con su participación en el segundo juicio».

De los cinco demandantes, sólo Díez Usabiaga reclamó al Tribunal de Estrasburgo una indemnización de 40.000 euros por daños morales y 4.000 por gastos.

Los jueces europeos estiman que su condena a España es suficiente reparación, por lo que rechazan su reclamación.

La jueza suiza Helen Keller emitió un voto parcialmente disidente sobre ese punto de la decisión de la Sala Tercera del TEDH -de la que forma parte la magistrada española María Elósegui-, ya que a su parecer es «inapropiado» creer que el fallo supone una «reparación suficiente».

Keller entiende que «hubiera sido preferible que el tribunal concediera al demandante una reparación justa» en vez de considerar que solo constatar la vulneración «supone en sí una indemnización suficiente».

No es la primera vez que la corte europea da la razón a Otegi. Ya lo hizo en marzo de 2011, cuando condenó a España por vulnerar su libertad de expresión al imponerle una pena que le pareció «desproporcionada» -un año de cárcel-, por un delito de injurias graves al Rey. Entonces, el TEDH sí decidió imponer una indemnización de 23.000 euros a favor de Otegi.

La sentencia de hoy no es firme. Las partes disponen de un plazo de tres meses para solicitar que el caso sea revisado por la Gran Sala de 17 jueces de la Corte europea.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016