sábado, 25 noviembre 2017
05:04
, última actualización

Golpe al narcotráfico al interceptar ocho toneladas de cocaína

La Policía Nacional forma parte de dos operaciones internacionales que han aprehendido dos buques con droga. Entre ambas hay más de 30 detenidos

15 may 2017 / 20:45 h - Actualizado: 15 may 2017 / 21:54 h.
  • Alijo de droga interceptado por la Policía Nacional en aguas de Martinica. / Elvira Urquijo (Efe)
    Alijo de droga interceptado por la Policía Nacional en aguas de Martinica. / Elvira Urquijo (Efe)

La Policía Nacional ha interceptado en las últimas semanas ocho toneladas de cocaína con destino al mercado negro europeo en dos buques, uno de ellos un pesquero venezolano que transportaba 2,4 toneladas y el otro un barco que navegaba con 5,5 toneladas en aguas de Ecuador.

En esta última operación, bautizada como Mocus-Coclón Marino, la Policía Nacional y el cuerpo ecuatoriano detuvo a 24 personas que formaban parte de «una gran organización» de narcotráfico entre España y Sudamérica. 20 de los detenidos fueron aprehendidos en el buque que navegaba en aguas de jurisdicción ecuatoriana. Los cuatro restantes fueron capturados en España, dos en Madrid y otros dos en Vigo, desde donde una organización dirigía la operación.

La de Ecuador está considerada una de las mayores aprehensiones de cocaína de la historia con destino a España y ha desvelado un novedoso modus operandi de los narcotraficantes para este tipo de envíos transatlánticos que consistía en cruzar el Canal de Panamá. Según el Ministerio del Interior, el plan de los narcotraficantes era que, una vez el mercante cruzara Panamá y el Atlántico, la droga se introdujese en España a través de embarcaciones rápidas. Uno de los arrestados, un madrileño con contactos en Galicia y Colombia, ya fue condenado a 13 años de cárcel por tráfico de droga.

Por su parte, las fuerzas de seguridad españolas interceptaron el 4 de mayo un pesquero venezolano con 2.400 kilos de cocaína en aguas de Martinica, el departamento francés situado en el Caribe. Sus siete tripulantes, también venezolanos, fueron conducidos ayer por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Agencia Tributaria a la base de la Armada en Las Palmas de Gran Canaria para descargar los fardos de cocaína que transportaba en sus bodegas. La investigación se puso en marcha en enero, con la colaboración del departamento antidrogas de Estados Unidos, la agencia británica contra el crimen organizado y la Policía de Portugal.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016