lunes, 24 junio 2019
23:11
, última actualización

La DGT estudia aumentar la sanción por chatear al volante

Actualmente, usar el móvil mientras se conduce comporta una pérdida de tres puntos. La idea prevé que la retirada esté entre los cuatro y los seis puntos

30 jul 2018 / 21:30 h - Actualizado: 30 jul 2018 / 22:53 h.
  • Las distracciones son la primera causa de muerte al volante. / El Correo
    Las distracciones son la primera causa de muerte al volante. / El Correo

El director general de Tráfico, Pere Navarro, anunció que el Gobierno está estudiando aumentar la sanción por chatear con el móvil mientras se conduce. En concreto, plantea una retirada de entre cuatro y seis puntos en lugar de los tres que actualmente supone la multa por este tipo de acción al volante. «Chatear conduciendo con el móvil, de tres puntos, va a subir a más puntos, entre cuatro y seis está la discusión; si es el tema de máxima alarma, tendrá que tener su reflejo», afirmó Navarro en una entrevista para Cadena SER.

Según indicó, el actual permiso por puntos –del que Navarro fue uno de los impulsores–, supuso «un antes y un después» cuando entró en vigor en 2006 porque «dio visibilidad a la política de la Seguridad Vial», pero recordó la necesidad de «aprovechar la experiencia acumulada para ponerlo al día», ya que «han pasado 12 años». «Para que tenga credibilidad un discurso, tiene que haber medidas, con el discurso no es suficiente, y una movilización social», añadió. De hecho, hizo hincapié en que desde 2016, las distracciones se han posicionado como primera causa de accidente mortal en España, por delante incluso del consumo de alcohol o la velocidad. «Estas distracciones tienen un nombre, el uso excesivo o inadecuado del móvil», alertó Navarro, que además advirtió de que se trata de «un problema generalizado en Europa».

Igualmente, alertó de que no es menos «nocivo» hablar por teléfono al volante con el manos libres, puesto que a su juicio, el simple hecho de estar hablando supone una mayor distracción que si se tiene el dispositivo móvil en la mano. «El manos libres no ha sido una buena idea, punto», opinó.

Navarro lamentó también que la industria tecnológica no admitiera la sugerencia de la DGT de no permitir escribir una dirección en un navegador o GPS mientras el coche está en marcha. «Es tal la potencia de la industria que no lo pudimos conseguir», dijo. Otra de las medidas que Navarro ya anunció que se estaba planteando era que las compañías de telefonía generalicen el modo coche como el modo avión para evitar las distracciones en carretera. Preguntado sobre esto, insistió en que «todos» los fabricantes de telefonía «van a tener que mover ficha» y realizar una acción de responsabilidad social corporativa para «atender los problemas que puede haber creado un uso excesivo» de sus productos.

Con respecto a la tasa de alcohol permitida para conducir, el director general de Tráfico no es partidario de aplicar la tasa cero, pues ha manifestado que aquellos países donde se aplica «no tienen mejor resultados ni de lejos» y que, por ejemplo, países como Suecia, Reino Unido u Holanda, «grandes referentes» en materia de Seguridad Vial, tienen la misma tasa que España. «El tema no es rebajarla, sino que se cumpla», advirtió Navarro, que tampoco está de acuerdo en incorporar alcoholímetros en los coches, ya que incidiría en una de las prioridades de la DGT: atajar las distracciones.

Por otro lado, el responsable de la DGT reconoció no ser un «especialista» en drogas al volante, pero insistió en lo seria que es la conducción. «Puedes tener un accidente y matar a otro. Como lo hagas, tu vida se ha acabado. No puedes dormir, mirarte al espejo, tienes antecedentes penales... Es tal el drama que a partir de aquí su vida se rompe», describió.

Navarro también criticó el «deterioro» de los últimos años en los servicios públicos en España. «España tiene problemas, como todo el mundo, pero pocos problemas le cuestan a este país 1.830 muertos al año, y 9.500 heridos graves», lamentó Navarro.

Fomentar una «cultura de valores» en la carretera

Para el director general de la DGT, Pere Navarro, la edad no supone en un factor de peligrosidad al volante como tal. Navarro considera que si el conductor «ha crecido en una cultura de valores» y «está educado en esos valores y es consciente de que comparte la vía pública con los demás, que no esta solo y de que hay unas normas que no son un capricho, no tiene por qué ser un peligro». En este sentido, Navarro admitió que quienes suponen un mayor peligro en la carretera en relación al consumo de alcohol son las personas de entre 45 y 55 años.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016