martes, 11 diciembre 2018
18:53
, última actualización

Paseo de Sánchez y Díaz-Canel por las calles de La Habana

Un grupo de catalanes le gritan “presos políticos” y le dicen a Borrell que no le van a escupir

24 nov 2018 / 08:36 h - Actualizado: 24 nov 2018 / 15:26 h.
  • Paseo de Sánchez y Díaz-Canel por las calles de La Habana

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y su esposa, Lis Cuesta, han acompañado este viernes al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y a su mujer, Begoña Gómez, en un breve paseo por La Habana Vieja, guiados por el historiador de la ciudad, Eusebio Leal.

Los cinco han paseado por las calles de la zona colonial de la ciudad, la más cuidada, restaurada y visitada por los turistas, atendiendo las explicaciones del historiador y, pese a las fuertes medidas de seguridad, han saludado a decenas de españoles que hacían turismo y también de cubanos, sorprendidos por la presencia de Díaz-Canel, mucho más dado a acercarse a la gente que sus antecesores.

"PRESOS POLÍTICOS"

A diferencia de lo que sucedió en 1999, cuando los Reyes de España y el presidente José María Aznar pasearon por una Habana Vieja cerrada al público, la comitiva hispano-cubana ha paseado entre turistas y curiosos, desde colegialas uniformadas y una señora de Sevilla que le daba la enhorabuena a lo lejos y, al final, un pequeño grupo de turistas catalanes que ha gritado 'presos políticos'. El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, se ha parado mirándolos, y éstos le han respondido asegurándole que no le iban a escupir.

Díaz-Canel, con quien Sánchez se reunió este jueves en el Palacio de la Revolución, ha acompañado el viernes a la delegación española, primero en el foro empresarial hispano-cubano y después en el acto de entrega de la 'Silla de Maceo', que permanecerá dos años en Cuba.

La silla, hecha de madera de palmera y con la estrella cubana y las iniciales del héroe de la independencia Antonio Maceo talladas en su respaldo, fue un botín de guerra que el general Valeriano Weyler llevó a Mallorca en 1896, tras la batalla en la que murió Maceo, dos años antes de que la isla lograse por fin la independencia.

Sánchez se la ha entregado a Eusebio Leal, en presencia de Díaz Canel, apostando por que ese acto simbólico "sirva para mirar al pasado con vocación de aprender de la historia y sobre todo para poner el acento en el reencuentro entre los pueblos".

El jefe del Ejecutivo español ha acudido después a la galería Lab 26 a inaugurar la exposición Archi Papers, de arquitectura española, y esta tarde ofrecerá una recepción a la colectividad española en la residencia del embajador español, antes de reunirse con representantes de la sociedad civil cubana.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016