martes, 16 julio 2019
17:57
, última actualización

Puigdemont insta a Sánchez a que «corresponda» al apoyo nacionalista

El Gobierno pide diálogo con el Ejecutivo catalán sin el expresident como interlocutor

25 jul 2018 / 21:56 h - Actualizado: 25 jul 2018 / 23:48 h.
  • Puigdemont conversa con la delegada del Govern en Alemania Marie Kapretz y sus abogados, ayer en Berlín. / Clemens Bilan (Efe)
    Puigdemont conversa con la delegada del Govern en Alemania Marie Kapretz y sus abogados, ayer en Berlín. / Clemens Bilan (Efe)

El expresidente catalán Carles Puigdemont anunció este miércoles su inmediata vuelta a la arena política y advirtió al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que debe corresponder al nacionalismo catalán si quiere su apoyo en el Congreso. Por su parte, la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, se ha mostró este miércoles partidaria del diálogo «de gobierno a gobierno» entre los ejecutivos español y catalán sin Puigdemont como interlocutor, y confía en que la reunión de la comisión bilateral sirva para alcanzar acuerdos.

En una comparecencia en Berlín para poner punto final a cuatro meses de proceso judicial en Alemania –cerrado por la retirada de su orden de extradición–, Puigdemont se reafirmó en sus posiciones y se mostró dispuesto a reemprender su actividad desde Bruselas, aunque «marcado» por esta etapa.

«El señor (Pedro) Sánchez ha tenido los votos de nuestro grupo parlamentario para ser elegido, y lo que es normal es que alguien que reciba los votos, corresponda. Mientras eso sea así no veo ningún problema para cambiar el sentido de la intención de voto», aseguró.

Puigdemont respondió así, en términos generales, al ser interrogado sobre la posición del PDeCAT en las votaciones de esta semana sobre RTVE en el Congreso, pero rehuyó avanzar la postura del partido en esta cuestión concreta alegando que él no tiene «responsabilidad» en lo que hace el grupo parlamentario y que desconoce los detalles.

El líder soberanista apreció que con el nuevo Gobierno español se ha producido un «cambio de estilo, de clima y de lenguaje» y puso como ejemplo la entrevista que mantuvieron Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, que se produjo de «manera respetuosa».

No obstante, afirmó que «ahora tiene que venir el tiempo, no de los gestos, sino de los hechos», para agregar que el bloque soberanista «siempre» estará dispuesto al «diálogo» de «lo esencial», un «proyecto político para Cataluña», una visión de cómo «pueda continuar Cataluña dentro de España».

Aquí calificó de «absurdo» que en el pasado el Estado español se haya reunido con «terroristas de ETA», pero tenga reparos en dialogar con el «movimiento independentista catalán», al que calificó de «democrático» y «absolutamente europeísta».

El líder soberanista evitó trazar líneas rojas de cara a una posible negociación con Madrid asegurando que el no tiene que hacer «ofertas mínimas o máximas» y subrayó que si el Gobierno español apuesta por un referéndum en Cataluña, tendría su «apoyo». En este sentido, reiteró su apuesta por una consulta a la escocesa, un «buen modelo», y reconoció que «igual que en una Cataluña autonómica había gente que quería la independencia, en una Cataluña independiente habría quienes no querrían» ese estatus político.

Como condición para volver a la «normalidad interrumpida» por el artículo 155, prosiguió Puigdemont, pasa por que los políticos soberanistas que se encuentran «en el exilio o en la cárcel» vuelvan a sus puestos, eso sería «una parte del principio de la solución».

Puigdemont explicó que el sábado regresará a Bruselas, donde retomará en breve su actividad al frente del denominado Consejo de la República y desde donde empezará a coordinarse con los otros dos políticos al frente de la Crida Nacional por la República, Torra y el diputado de JxCat encarcelado Jordi Sànchez. «Tengo la voluntad de continuar el mandato de la gente», afirmó el líder soberanista, que pidió «máxima unidad» al movimiento independentista.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016