viernes, 20 octubre 2017
00:27
, última actualización
La aventura del misterio

Aquella casa en la calle Torneo

La visión fue impactante: «Vi la espalda de aquella mujer... me dio tanto miedo que corrí a cerrar la puerta de mi cuarto y meterme en la cama rezando y esperando que aquello no volviera”

16 ago 2016 / 18:28 h - Actualizado: 16 ago 2016 / 18:49 h.
  • Aquella casa en la calle Torneo

En pleno centro de Sevilla, junto a una de las “arterías” principales de esta ciudad, entre sonidos de autos en un ir y venir sin fin, el jaleo bullicioso de los viandantes o el suave manto fresco de la cercanía del Guadalquivir, en la calle Torneo, encontramos una de esas viviendas que sin saber bien por qué tiene entre sus habitantes un incómodo e indeseado inquilino...

Todo comenzó una noche de invierno, llovía en Sevilla, las luces parecían comportarse como si estuvieran en el ojo de una fuerte tormenta... Se apagan, encendían, los aparatos eléctricos no parecían funcionar con normalidad y nuestro protagonista se preparaba para pasar una noche escuchando la radio en el cómodo calor de su dormitorio. Fue entonces cuando al salir al largo pasillo que atraviesa la vivienda vio clara y definidamente la silueta de una mujer que parecía alejarse por el mismo pasillo al que él se asomaba ahora, la visión fue impactante, Javier López nos los relataba de la siguiente forma: ”Salí al pasillo, iba a la cocina a echarme un vaso de agua, pero nada más girar la cabeza a la izquierda vi la espalda de aquella mujer, una silueta femenina que se alejaba por el pasillo, sin hacer ruido y casi traslúcida... El pasillo estaba muy frío y me dio tanto miedo que corrí a cerrar la puerta de mi cuarto y meterme en la cama rezando y esperando que aquello no volviera y me visitara”.

Días de silencio siguieron a esta visión de Javier cuando, como si una fuerza que lo estuviera ahogando, decidió hacer partícipe de su experiencia a su amigo Antonio Castro. Aquello superaba en mucho cualquier experiencia que pudieran haber vivido y conocedores del mal llamado juego de la ouija decidieron comenzar a hacer sesiones en aquella casa, como una obsesión. Los principios fueron desoladores pero posteriormente comenzaron a obtener resultados de diferente naturaleza..., todo ello vía ese medio que abre las puertas de un más allá o quizás de nuestro propio subconsciente.

Los días pasaban y las sesiones se acumulaban, Javier López vuelve a repetir una nueva experiencia paranormal entre las paredes de aquella vivienda, en este caso cuando no creía que fuera a volver a vivir algo similar se encontró frente a frente con la “presencia” de un “muchacho”, un personaje espectral, que lo miraba con tanta curiosidad como él... Tras la fuerte impresión inicial Javier López asoció aquella casi quimérica imagen aparecida ante él a un antiguo amigo que falleció ahogado hacía ya casi tres décadas. Aquella misma noche sin saber cómo una voz lo llamó y le pidió ayuda. Era la voz de aquel muchacho que reclamaba un poco de atención y la presteza de su viejo y vivo amigo. Aquella voz asociada a aquella visión de su infancia le afirmó que: “No lo dejaría hasta que no visitara el castillo de Javier en Navarra...” era como una promesa, como un imán y nuestro testigo-protagonista, Javier López cumplió su palabra y sin embargo la figura del joven aún permanece junto a él.

Antonio Castro por su parte nos relataba como:” una noche sentados en el sofá Javier me comenzó a contar toda esta historia, lo que él creía que era... no le presté mucha atención pero algo hizo que me comenzara a sentir muy mal, sentía mucha negatividad, me ponía muy mal, jamás me había sentido así. No sé pero le dije que si me dejaba lo ayudaría y aquello fue pasando y note menos agobio, menos negatividad, menos maldad y me comencé a sentir mejor, a los quince minutos ya estaba recuperado pero convencido que allí había algo más que seres de este mundo”. Sobran más comentarios.

Incidentes de diversa índole se han registrado en el transcurso de nuestras investigaciones en aquella casa: bajada de temperaturas notables, extrañas alteraciones en las brújulas, mal funcionamiento de equipos de grabación, fotográficos o electrónicos, ruidos, raps, psicofonías, materialización de imágenes, visiones, mensajes mentales procedentes de ¿un más allá? y movimiento o desplazamiento de objetos ante la incrédula mirada de los testigos, todo un cuadro de casa encantada en una vivienda con antecedentes de violencia en su interior y algunos momentos trágicos de difícil recuerdo.

La visita al lugar de sensibles e hipnosensibles deparó nuevas sorpresas, entre ellas la descripción definida y detallada de las dos visiones surgidas al testigo sin conocer la historia ni los antecedentes del lugar y en nuestra particular investigación las anomalías referidas captadas por los diferentes equipos electrónicos e, incluso, la utilización de cámaras térmicas para reflejar lo que ocurre en el interior.

Javier López sin embargo es acompañado por estas dos presencias a decir de él mismo, que sin afectar su vida ordinaria, no dejan de manifestarse y demostrar su presencia en el inmueble. El último acontecimiento paranormal se produjo cuando a la luz de unas velas y realizando una sesión de ouija la temperatura bajó abruptamente y en un espejo pudieron ver la cara de alguien que parecía asomarse desde ese otro lado para dejar “huella” de su presencia. El pavor y los nervios atenazaron el resto de la noche a los sorprendidos testigos.

La situación se convierte tan extrema que para librarse de aquellas extrañas presencias deciden poner en venta el inmueble, céntrico y caro inmueble y nuestro protagonista, más el resto de testigos, por miedo a que se conozca la historia del piso encantado de la calle Torneos y dificulte su venta se vuelven más parcos en palabras y olvidadizos en recuerdos, pero pese a ello, los testimonios , las vivencias y las investigaciones son el fiel reflejo de que algo muy extraño están sucediendo en esta nueva casa encantada de Sevilla.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016