lunes, 19 noviembre 2018
14:45
, última actualización

‘Docu-reality’: cuando la ficción supera a la realidad

El estilo de ‘El proyecto de la Bruja de Blair’ o ‘El experimento St. Francisville’son algunos ejemplos de falso documental

23 jun 2018 / 19:33 h - Actualizado: 24 jun 2018 / 09:23 h.
  • ‘Docu-reality’: cuando la ficción supera a la realidad
  • ‘Docu-reality’: cuando la ficción supera a la realidad
  • ‘Docu-reality’: cuando la ficción supera a la realidad

Hay un estilo de filmación dentro del cine que, en sus inicios, provocó una gran confusión al darse por reales hechos que, tal y como estaban filmados, podían inducir al error. Ese estilo es el de “docu-reality” o “mockumentary” –falso documental- y ejemplos de estos tenemos en los últimos años como el “Proyecto de la Bruja Blair” o “El experimento St. Francisville” entre otros, si bien es un filón casi agotado -que ya no llama a la sorpresa- si es cierto que dio el salto a la pequeña pantalla donde muchas series emplearon el mismo formato para dotar de mayor realidad sus grabaciones.

El “Caso McPherson” o “Abducción Alien”

Pero no es algo nuevo sino que tiene ya muchos años y tuvo uno de esos trabajos pioneros en el llamado “Caso McPherson” que grabado como falso documental por la cadena de televisión UPN en 1998 creó una gran controversia (y dudas) por lo que mostraba.

Los hechos que se mostraban eran los de unos presuntos sucesos reales ocurridos en el día de Acción de Gracias de 1997 teniendo como protagonistas a la familia McPherson, de Lake County, Minnesota (Estados Unidos); la familia habría desaparecido y cuando la policía llegó a la casa sólo encontró, como muda evidencia, una cinta de vídeo, una grabación, realizada por uno de los hijos en el que, ¡sorpresa!, se podía ver a unos seres de aspecto humanoide y grandes ojos, lo que los expertos ufólogos podrían llamar “grises”.

Además la cinta incluía una “nota de vídeo” de la Policía en la que se pedía la ayuda de todas aquellas personas que tuvieran algo que aportar sobre la desaparición de los McPherson: “El vídeo de la familia McPherson es el único testamento del destino de esta familia perdida. La UPN presentará un especial de una hora dedicado a un vídeo que muestra el supuesto encuentro de una familia con lo que pueden ser formas de vida extraterrestre. “Abducción extraterrestre: Incidente en Lake County” se transmitirá el 20 de enero (9:00 a 10:00 p.m., ET/PT). Este vídeo recientemente adquirido es lo único que queda de la familia McPherson, perdida desde el último Día de Acción de Gracias”.

El autor del vídeo, Thomas McPherson, de 16 años, lo grabó por partes y dentro del marco de la típica cena familiar junto a unos amigos celebrando el Día de Acción de Gracias, era el 27 de noviembre de 1997 (jueves). La grabación mostraba unos instantes iniciales que podríamos calificar como “dentro de lo normal” de este tipo de eventos hasta que comienzan a escucharse una serie de sonidos y la tensión en la familia crece, como si algo les estuviera acosando, incordiando... Estos extraños sucesos, el clima de tensión, la ansiedad, el miedo, fue creciendo paulatinamente hasta que se llega al momento más álgido de la grabación que es cuando se produce el encuentro con los extraños seres.

Lo curioso es que tras la emisión del “documental” fueron muchas las personas que llamaron a la cadena para informar que habían tenido experiencias similares.

En la versión americana se insertaban varios cortes en lo que aparecían personas aportando datos que dotaban de mayor veracidad el documentos, así el presunto sheriff local junto a los reporteros de la televisión local, una psicóloga y un supuesto abducido eran algunos de los “extras” de aquella emisión especial sobre la “abducción real de una familia”.

Fueron muchos los ufólogos que afirmaron que la grabación era real sin embargo había “huellas” que evidenciaban su naturaleza pues los movimientos de cámara no son los de un niño de 16 años sino los de un profesional, además el pulso no tiembla pese a los ataques a los que son sometidos los familiares y que, en cualquier caso o persona en situación real, harían temblar o, simplemente, dejar de grabar. Además la iluminación también indica que no se trata de una grabación de vídeo casero, doméstico, pues pese a estar todo a base de vela no hay apenas sombras ni errores que provoquen zonas “negras” de grabación.

El editor Sergio Sánchez R. comentó sobre la grabación: “Imborrable es la imagen de una niña (hija de los McPherson) que, en medio del pánico general, asume una actitud extrañamente serena. Se ve como poseída, mientras habla despacio, en una escena que nos recuerda a la pequeña de Poltergeist. Demasiado peliculesco como para no provocar sospechas. Pero lo divertido viene con las opiniones de un “psiquiatra”, para quien la niña no puede estar actuando...”.

Quizás más claro está cuando se leen los créditos finales -si bien la grabación original que los incluía es prácticamente imposible de encontrar- donde aparecen los nombres de los actores e, incluso, “extraterrestre 1” y el “extraterrestre 2”. En la grabación se tiene como actores a Aaron Pearl (Kurt) y a Kristian Ayre (Tommy) de los episodios 1969 y “The Light” de la serie “Stargate SG-1” o “Ghost Writer Mysteries”, “Space Cases” o “The Outer Limits”. La psicóloga se trataba de una actriz que llegó a protagonizar varios anuncios o Ingrid Kavelaars (Linda), de “Code name: Eternity”.

Otro experto, como el director y escritor Dean Alioto, explicaba: “Si, “Alien Abduction” salió un año antes que la “Bruja de Blair”, aunque mi versión original “UFO Abduction” es de 1989. Debo admitir que me ha impactado el culto nefario que ha tenido mi película en la UPN. Yo sólo quise hacer la película más realista de una abducción que nunca antes se hubiese visto. La forma en que Dick Clark y la UPN tomaron mi proyecto y lo editaron, añadiendo la entrevista de Stanton, estuvo fuera de mis manos, pero eso es sólo parte de una historia muy extraña”.

La entrevista a Stanton Friedman, conocido científico, experto y habitual en las opiniones ufológicas, dotaba de veracidad a la grabación y fue usado como argumento para que se acusara de una campaña de desinformación OVNI a la cadena UPN.

Como secuela, teniendo como fuente de inspiración esta película, surgieron otras muchas, la que más impacto tuvo fue “Proyecto de la Bruja de Blair” o, más recientemente y en la misma línea, la película “Cuarta Fase” que se desarrolla en la localidad de Nome en Alaska (Estados Unidos).

El experimento St. Francisville y sus fantasmas

Reconozco que “Abducción Alien” me impactó cuando la vi emitir en una televisión local de Sevilla hacia el año 1999 o, tal vez, 2000. El clima de intriga y ansiedad atrapan al espectador creyendo que lo que está sucediendo es real, aunque otra película iba a resultarme igualmente apasionante, se trataba –bajo el mismo formato- del “St. Francisville Experiment”.

En la promoción en la película, “vendida” como un documental real, se decía: “¿Qué pasa si coges a cuatro personas, conocedores de fenómenos paranormales, las observas en una casa supuestamente encantada durante noches y grabas todo lo que ocurre en el lugar? El resultado puede ser realmente de miedo...”. Además se remarcaba más la presunta realidad de la grabación como “una película sin actores, sin guion, basada en un hecho real. La historia de los horrendos y misteriosos asesinatos de LaLaurie”, tratándose esta última de una casa encantada.

Así un grupo de jóvenes entra en una casa, una vieja plantación en Nueva Orleans, con justificada fama de estar encantada, es la casa de la familia LaLaurie de la que se decía que estaba habitada por los fantasmas de los esclavos muertos en horribles condiciones en 1834.

Todo ello nos haría remontarnos a unos hechos, esta vez reales, que tienen como protagonista a Madame Marie Delphine LaLaurie (1780-1842) que fue una asesina en serie de Estados Unidos a la que gustaba torturar y matar cruelmente a los esclavos negros de la plantación. Casada tres veces era considerada como una dama de la alta sociedad de su época hasta que se declaró un incendio en su mansión de Royal Street el 10 de abril de 1834, allí se descubrió algo estremecedor: esclavos atados que habían sido torturados. La casa sería saqueada por los vecinos de la ciudad enfurecidos mientras ella huyó a París.

Con ese referente histórico cuatro presuntos jóvenes aficionados al misterio, a los fantasmas y la investigación de fenómenos paranormales entran en la mansión de St. Francisville con el objetivo de grabar todo lo que suceda. A lo largo de la noche comienzan a experimentar fenómenos inexplicables muy intensos, tanto que se producen desapariciones y agresiones “de nadie”.

Pese a que se trató de decir, para una mejor comercialización, que la grabación era la cinta grabada por los jóvenes lo cierto es que es un nuevo docu-reality dirigido en el año 2000 por Ted Nicolaou a bajo coste. Una nueva ficción “vendida” como real.

El “Proyecto de la Bruja de Blair”

El premio en estas películas logran confundir al espectador lo tiene, sin duda, el “Proyecto de la Bruja de Blair”. Nacida como un “docu-reality” pronto vio que aquella modesta grabación se iba a convertir en una mina de oro gracias al formato, a como trascendió la historia filmada y como se quiso pasar por real, quedando aún dudas en sus muchos incondicionales. Lo mezclaba todo: leyendas, una historia de terror, intriga, el modo de grabación y muchas dosis de interpretación “amateur” para Artisan Entertaiment.

El proyecto de la bruja de Blair o “Curse of Blair Witch” (1999) está grabado como un falso documental de terror dirigido por Eduardo Sánchez y Dan Myrick y se apoyaba en una vieja leyenda de la propia bruja, Elly Kedward y el episodio de Rustin Parr, el asesino de niños.

En la grabación se la historia de tres jóvenes aficionados al cine (Heather Donahue, Joshua Leonard, y Michael C. Williams) que desaparecen misteriosamente en 1994 dejando sólo una cinta cómo el presunto testimonio de lo que les había sucedido, todos se internan en las Colinas Negras cerca de Burkittsville, Maryland (Estados Unidos), un lugar de leyenda y brujas.

En ese formato “doméstico” los chicos llegan al pueblo donde entrevistan sobre la leyenda de la bruja y los asesinatos a los lugareños, uno de ellos cuenta el caso de Rustin Parr, un hombre que entre 1940 y 1941 secuestró a ocho niños asesinando a siete de ellos bajo el influjo de “la voz de una anciana”. Sólo hubo un superviviente: Kyle Brody, que dijo que Parr lo obligaba a ponerse en un rincón mientras mataba a sus víctimas. Parr se entregó y señaló en lugar donde estaban los cuerpos de los chicos: una cabaña en el medio del bosque. Fue condenado a muerte y la cabaña derribada para que nadie recordara jamás aquellos sucesos terribles. La leyenda narra cómo una anciana llamada Mary Brown se encontró con la Bruja de Blair, flotando en el aire y adornada con unas especies de plumas que cubrían su cuerpo.

La película se presentaba como el “metraje recuperado” y con una inversión de apenas 20.000 euros lograron la cifra en taquilla de casi 400 millones de euros y crear la duda de si lo proyectado era real o no.

...y volvemos a los humanoides

Otra película con el mismo planteamiento de falso documental es la “Cuarta Fase”, llevando un poco más allá los “Encuentros en la Tercera Fase” del mítico Steven Spielberg. Aunque cuenta con actores consagrados en el reparto de la cinta, como Milla Jovovich, y está dirigida por el escritor y director Olatunde Osunsanmi, se dijo que era una recreación de una grabación original y real, además utilizaba imágenes de video nunca vistas “rescatadas” de un suceso en Nome, en Alaska (Estados Unidos).

La película trata de sembrar la duda en los espectadores (y con muchos lo logró) de si la historia tal cual la exponían era real o no. Así, según el diario Fairbanks Daily News-Miner, en determinadas poblaciones de Alaska se habría producido una serie de desapariciones extrañas y la localidad de Nome se encuentra dentro de las señaladas. La Policía daba carpetazo a todas esas desapariciones argumentando que se debían a personas que bebían mucho alcohol y penetraban en las gélidas zonas más remotas de Alaska para perderse para siempre en la nieve.

Pero en ella se pone de manifiesto toda una experiencia de avistamiento de OVNIs para, posteriormente, como en “Abducción Alien”, ser contactados con humanoides que, incluso, llegan a experimentar con humanos, todo ello antes las cámaras...

Toda esta experiencia, como eran de suponer, no estaban basados en hechos reales pero la campaña de promoción así lo vendía, además la actriz que hacía de doctora Abigail Tyler es Charlotte Milchard figurando en el reparto al final de la película junto a Valentin Ganev, Vladimir Kolev, Jay Glenn Sunberg y Sylvia Loulcheva, todo ellos como “Residentes de Nome”.

Para dar mayor credibilidad se presenta la actriz Milla Jovovich: “Hola, soy la actriz Milla Jovovich e interpreto a la psicóloga Abbey Tyler” indicando que lo que va a emitir es una reconstrucción de lo sucedido en el pueblo de Nome donde los nombres de los protagonistas se han cambiado para salvaguardar su intimidad, además se combina la interpretación con el insertar imágenes supuestamente reales que entran dentro del juego de la confusa historia que se narra... Nada es real. Pese a que el empleó una campaña en la que se crearon varias webs con la intención de que el espectador, al buscar en internet, encontrara información “real” sobre ello. Toda la historia es falsa y lejos de estar grabada en Alaska se hizo en Los Ángeles (Estados Unidos) y Bulgaria.

Películas que nos hicieron creer que eran casos reales y sin embargo... En esta ocasión la ficción superó a la realidad.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016