sábado, 15 diciembre 2018
15:14
, última actualización

Maldiciones en el cine y objetos siniestros

Las películas de terror y los hechos extraños en la vida real han ido de la mano en numerosas ocasiones. Aquí mostramos algunos ejemplos muy interesantes

13 ene 2018 / 19:17 h - Actualizado: 13 ene 2018 / 19:36 h.
  • Maldiciones en el cine y objetos siniestros
  • Maldiciones en el cine y objetos siniestros

Cuántas veces hemos escuchado aquella expresión «la realidad supera a la ficción»? Pues a veces en el cine, en las grandes producciones cinematográficas, se dan circunstancias que van más allá de lo inexplicable, más allá de lo real...

Acompáñenme a visitar las producciones malditas de Hollywood y los hechos aterradores que en ellas se produjeron:

‘Poltergeist’

Película encuadrada dentro del género de terror con magníficos efectos especiales, en ella había una rara mezcla entre lo satánico y lo terrorífico. La película fue un referente en la década de los 80 y hoy día es considerada como un clásico de este tipo de cine. Se estrenó en 1982 y de ella se derivaron diferentes secuelas con menos arraigo que la primera y más espectacular.

Durante el rodaje de Poltergeist comienzan una serie de muerte que van más allá de lo explicable... Todo comienza con la muerte de Dominique Dune (Dana Freeling), que interpretaba el papel de la hermanas de la pequeña, y rubia. Tras el rodaje de Poltergeist la joven actriz fue estrangulada por su novio a la puerta de su casa...

Durante el rodaje de Poltergeist II se produjo la muerte de Julian Beck, que interpretaba al maléfico sacerdote Henry Kane, sufrió un cáncer fulminante que se detectó cuando ya no tenía solución... El actor indio Will Sampson, que interpretaba a un chamán, falleció en el hospital tras un transplante de corazón.

La joven actriz Heather O’Rourke, la pequeña niña de ojos azules que fue secuestrada por el televisor (famosa escena) murió debido a una estenosis intestinal con 12 años de edad sin ver estrenada la película.

Cuando fueron a rodar Poltergeist III los actores que hacían el papel de padres de la joven declinaron la oferta ante la maldición que decían que seguía a la película.

El guion de Poltergeist IV actualmente se guarda en los sótanos de la productora tildado como película maldita. Pese al éxito taquillero de la saga nadie se ha atrevido a rodar esta última entrega.

‘El exorcista’

Sin dudas una película de culto, una de esas películas de terror imposibles de olvidar... El Exorcista evoca los miedos del individuo, los miedos de una sociedad... El Exorcista es considerada como la obra cumbre del género de terror.

Durante el rodaje de El exorcista se produjeron una gran cantidad de incidentes extraños, la psicosis fue tal que se llegó a llevar a un sacerdote para que bendijera a los actores y al equipo técnico. Pero todo fue en balde... Se incendió el estudio de grabación, murieron hasta nueve personas del equipo en circunstancias extrañas, un actor murió después de rodar su propia muerte, desapareció parte del metraje rodado, familiares de los protagonistas de la película fallecieron o sufrieron fuertes accidentes... Todo ello se veía incrementado al estar la película basada en hechos reales y tener la certeza que se estaba profanando algún secreto, el productor de la película dijo: «era como si alguna fuerza maligna acechara la película».

Durante el estreno de la película se registraron muertes provocadas por la impresión y causó un gran revuelo sus imágenes subliminales... Curiosamente figura del demonio Pazuzu se perdió camino de Irak y apareció en Hong Kong.

La semilla del diablo

Se estrenó en el año 1968 y narraba la historia de una mujer embarazada del hijo del diablo. Su director fue el controvertido Roman Polanski que acabaría maldiciendo esa cinta y la hora en la que se le ocurrió grabarla... La película fue seguida, admirada y odiada por diferentes sectas satánicas debido a los secretos y rituales que ponían en escena, por ello Polansky fue reiteradamente amenazado. Parecía que todo quedaría así, en simples amenazas, hasta que la secta satánica la Familia que lideraba Charles Mason acabó con la vida de la esposa de Roman Polansky, la actriz Sharon Tate, que estaba embarazada de ocho meses, y a un grupo de cuatro amigos muertos en su casa.

‘La profecía’

Sublime el guion de esta película: el Anticristo personificado en la figura de un joven, de Damián, capaz de todo y de nada...

Tampoco escapa de las maldiciones esta película, durante la grabación de la misma se produjeron hechos tan terroríficos como impactantes... El primer suceso le ocurrió a Gregory Peck cuando viajaba en su avión y fue alcanzado por un rayo, salvo la vida pero el susto fue de muerte... Un guionista de la cinta hizo el mismo trayecto en días posteriores y también fue alcanzado por otro rayo... Curiosamente el avión que iban a utilizar para una escena de la película se estrelló contra un coche en el que viajaban la mujer e hijos del piloto.

El terrorismo también se vio involucrado en su rodaje y el IRA atentó en una estación de metro situada al lado del hotel en el que se alojaban el equipo de la película. Cuenta la leyenda negra de esta película que el técnico de efectos especiales sufrió un grave accidente de tráfico, el coche en el que viajaba con su novia salió de la carretera y al volcar la chica murió decapitada. Tratándose de una película sobre la figura del Anticristo el accidente se produjo en el kilómetro 66,6... Justo antes habían pasado por un cartel que señalaba «Ommen 66,6 km.». La Profecía traducido al castellano es The Omen. El director de la cinta, Richard Donner, dijo: «jamás había rodado en estas circunstancias, es como si algo hubiera que no quisiera que esta película se rodara, como si estuviera maldita».

‘El Cuervo’

No deben sorprendernos ya los diversos argumentos de las películas, que se elija un resucitado para vengar la muerte de su novia y la suya propia no deja de ser un argumento más en la historia del cine. Así la película El Cuervo tenía ese mismo argumento –grosso modo– y en el hijo del mítico Bruce Lee, Brandon Lee, a su protagonista. En aquella película Brandon Lee debía filmar su propia muerte al recibir un disparo, alguien –presuntamente por error– cargó una bala real entre las de fogueo que debían ser utilizadas. Al realizar la acrobacia el revolver realizó su disparo y Brandon Lee recibió el impacto en el estómago. El director mandó cortar la escena sorprendido del extremo realismo, cuando se acercó a Brando Lee comprobó como este yacía en el suelo mortalmente herido. Falleció en el hospital. No se aclararon las circunstancias de su muerte.

Esta trágica muerte hizo que se extendiera la creencia de que una maldición pesaba sobre la familia Lee. El propio Bruce Lee murió en extrañas circunstancias con 32 años. ¿Casualidad?

‘Batman, el caballero oscuro’

En la última gran producción que nos deja el extraño sabor de las películas malditas... Así a las aventuras del superhéroe habría que añadir la muerte de su último protagonista, el actor que encarnó al mítico personaje. Heath Ledger fallecía por una sobredosis accidental de fármacos en su casa de Nueva York.

El actor Christian Bale fue denunciado por una presunta agresión a su madre y su hermana pasando a disposición judicial.

El actor Morgan Freeman sufrió un accidente de coche que casi le cuesta la vida y mucho comenzaron a hablar de «la maldición del caballero negro».

Finalmente el actor Cameron Douglas (hijo de Michael Douglas) fue detenido por posesión de metanfetamina, conocida como cristal, para traficar con dicha sustancia... Fue el último acto de una película maldita.

Otras maldiciones

Cuando uno contempla una joya que ha pertenecido a la realeza, o admira la perfección del tallado de un diamante, o sus hermosos colores muchas veces uno se abstrae de la historia, en ocasiones Negra, que persigue a la joya...

Los casos más paradigmáticos son, sin dudas, los que afectan a los diamantes Hope y Orlov, así como el Zafiro púrpura de Delhi cuya tragedias, desgracias y mala suerte han perseguido a todos sus propietarios considerándolas hoy día como joyas; o gemas, malditas.

El Diamante Hope tiene un intenso color azul marino, tiene un peso de tiene un peso estimado de 45.52 quilates y su procedencia es India. Cuenta la leyenda que fue tallado por una deidad solar y fue robado del ojo de un ídolo esculpido en honor a la diosa hindú Siva. Tras el robo su primer propietario fue Juan-Baptiste Tavernier, que al poco tiempo de su compra se arruinó totalmente, tras ello huyó a Rusia donde se encontró su cadáver helado y semidevorado por los animales de la estepa...

El siguiente propietario sería Luis XIV, monarca de Francia, quién compró la joya –desconociendo su historia negra– para su amante Madame de Montespan, la desgracia persiguió a la amante del rey y cayó en desgracia hasta el día de su muerte en 1707, años después (ocho) el rey mostró la joya al embajador de Persia... Sería la última vez que la viera, murió meses después.

En 1774 reaparece en el esbelto cuello de María Antonieta, reina de Francia, esposa de Luis XVI, el diamante había estado 60 guardado pero la joven y codiciosa reina osó lucirla... Sería guillotinada en el transcurso de la Revolución Francesa junto a su esposo...

El diamante fue cortado en dos mitades, siendo adquiridas una de ellas por el duque de Brunswick, Carlos Federico Guillermo, quien se arruinó al poco tiempo de adquirirla. La otra mitad la adquirió el coleccionista Wilhelm Fals de Holanda, cuya tragedia hizo que muriera poco tiempo después a manos de su propio hijo por robarle el diamante, este, después del robo, se suicidó...

El Diamante Azul llegó a Inglaterra, para ser propiedad del rey Jorge IV quién mandó incrustar la joya en la corona de la realeza... Al poco tiempo murió. Pasó después al príncipe Iván Kanitowski, quien lo regaló a una vedette que moriría asesinada días más tarde...

El armador griego Simón Montarides, Abdul Hamid II y la familia MacLean fue sus posteriores propietarios y también les persiguió la mala suerte teniendo muertes trágicas, ya la leyenda negra se lo atribuía al Diamante maldito... En 1958 el Museo Smithsoniano de Historia Natural lo adquiere al joyero Harry Winston no volviéndose a producir ningún hecho luctuoso en torno a él.

Su nombre se lo debe a que en 1824 el diamante reapareció fue adquirido –para su colección– por parte de Henry Phillip Hope, al que no le fue mucho mejor que a sus anteriores propietarios y muere en 1839.

Sus propietarios fueron:

1. Jean-Baptiste Tavernier (1689): muerto de frío y medio devorado por las alimañas.

2. Nicolás Fouquet (1680): en prisión.

3. Luis XIV (1715); gangrena.

4. Princesa de Lamballe (1792): linchada.

5. Luis XVI y María Antonieta (1793); decapitados en la Revolución francesa.

6. Catalina la Grande (1796): apoplejía/infarto.

7. Wilhelm Fals; asesinado por su hijo Hendrik.

8. Hendrik Fals (1830): suicidio.

9. Jorge IV (1830): locura.

10. Francis Beaulieu: hambre.

11. Henry Philip Hope (1839).

12. Henry Thomas Hope (1862).

13. Jacques Colot (1904): suicidio por problemas mentales.

14. Lorens Ladue: asesinada por su amante Iván Kanitowski.

15. Príncipe Iván Kanitowski: asesinado por revolucionarios.

16. Subaya Hamid (1908): asesinada por su esposo:

17. Abdul Hamid II: depuesto en 1909 por la sublevación militar de los Jóvenes Turcos.

18. Simón Montarides y familia:

su carruaje cayó por un precipicio.

19. Vincent McLean (1938): atropellado.

20. Ned McLean (1941): locura.

21. Elizabeth McLean (1946): sobredosis.

22. Evalyn Walsh McLean (1947):

morfinomanía

23. Harry Winston (1978): ataque de corazón.

El Diamante Orlov Negro o también llamado El Ojo de Brahama, al igual que el Diamante Hope, fue una joya robada de un ídolo, existen en el sentido de que fue utilizado como el ojo de la estatua de Sri Ranganatha, deidad a la que se había consagrado el templo de Srirangam en el sur de la India, por un soldado francés que al poco murió de forma horrible. El diamante llagó a manos del príncipe Orlov que lo regaló a la zarina Catalina II, en manos del poder real –de la monarquía de los Romanov– estuvo hasta la Revolución Rusa de 1917.

Reapareció en 1932 en la persona de J. W. Paris, que se dedicaba a la compra de diamantes y la llevó a Estados Unidos. Al poco de tenerla en su poder se tiró por una ventana perdiendo la vida. A mediados de la década de los 40 reaparece en propiedad de las princesas rusas Nadia Vygein-Orlov y Leonila Galitsine-Bariatinsky, ambas se suicidaron...

Hay quién piensa que el diamante Orlov es una parte de otro famoso diamante ahora perdido, el Gran Mogol, perdido en Delhi (India) en 1739. Aunque las versiones son contradictorias en este respecto.

El escritor británico Wilkie Collins se inspiró en este diamante para escribir su novela La piedra lunar.

El diamante Orlov fue cortado en tres piezas y pasó a manos de coleccionistas privados deshaciendo su maldición.

La tercera piedra maldita es el Zafiro Púrpura de Delhi cuyo propietario fue Edward Heron-Allen, quién dijo de la valiosa piedra: «Está doblemente maldita y se tiñe con la sangre y la deshonra de todos los que la han poseído». Desde que lo adquirió a un soldado bengalí los problemas estuvieron en torno a ella.. Llegado a sus manos de parte de un soldado bengalí, el zafiro le causó problemas desde el día que lo adquirió. Heron-Allen la tiró a un río pero volvió a él cuando se drenó el río tras meses después de la mano de un joyero que conocía a Heron-Allen. Cuenta su leyenda que Heron-Allen: «encerró la joya en una caja fuerte enclaustrada dentro de otras siete cajas que tenían dentro de ellas decenas de amuletos para la buena suerte».

En 1943 el Museo de Historia natural de Londres, Inglaterra, adquirió la joya permaneciendo allí expuesta hasta el día de hoy.

Si alguna vez le ofrecen un diamante con una atractiva historia en la que se narra cómo fue arrancando de un ídolo hindú recele, la maldición puede perseguirle toda la vida...


Todos los vídeos de Semana Santa 2016