miércoles, 18 septiembre 2019
10:12
, última actualización

Miradas que brillan en las redes sociales

Una ‘storie’ publicada por un joven fotógrafo sevillano revoluciona Instagram

02 feb 2018 / 22:49 h - Actualizado: 02 feb 2018 / 22:57 h.
  • La mujer contempla la imagen del cristo. / Manu Socarrás
    La mujer contempla la imagen del cristo. / Manu Socarrás
  • Detalle del cristo reflejado en los ojos. / Manu Socarrás
    Detalle del cristo reflejado en los ojos. / Manu Socarrás

Cuando en internet hablamos de algo viral casi siempre pensamos en Twitter, Youtube o influencers. Pero a veces no hace falta publicar un tuit, subir un vídeo, mostrar un post en Instagram o Facebook, ni tener decenas de miles de seguidores para encandilar a la red. En ocasiones una simple publicación efímera en el tiempo puede hacer que gran parte de una red social se movilice y deje miles de comentarios. Hace pocos días un joven fotógrafo sevillano subió una storie (publicaciones que duran solo 24 horas) en su perfil personal de Instagram donde aparecía una fotografía de su autoría que guardaba un secreto en su interior. A veces las fotos también contienen esa letra pequeña que casi nadie ve.

Manuel Sánchez Socarrás –Manu para los amigos– inmortalizó con su cámara de fotos la pasada Semana Santa la mirada de una mujer de raza gitana que se encontraba delante del paso de cristo de una cofradía de la Madrugá. Hasta aquí todo normal, pero horas después –ya delante de su ordenador– comprobó el secreto que reservaba dicha instantánea. Tras aumentar el tamaño de la foto pudo observar que en la pupila de la mujer fotografiada brillaba un hermosísimo reflejo del Señor de la Salud de la hermandad de Los Gitanos. A los pocos días subió la fotografía con entusiasmo a su blog personal pero no sería el día ni la hora para su puesta en escena. Casi un año más tarde Manu Socarrás apuesta esta vez por otro canal, el de las historias de Instagram, para plasmar su obra acompañada incluso de un vídeo donde se aprecia el resultado al aumentar la fotografía... Esta vez sí que era el día y la hora. Hay quien pueda pensar que se trata de un simple golpe de suerte, pero lo cierto es que si valoramos la galería de fotografías de este joven estudiante y fotógrafo freelance comprenderemos que la suerte –casi siempre– se busca, y a veces hasta se trabaja. Sevillano de 23 años y hermano de Los Gitanos desde pequeño, vive en pleno barrio de la Macarena y compagina sus estudios de laboratorio de imagen y artes gráficas con la fotografía de moda y deportiva. Es fotógrafo de la Grada de Animación del Real Betis y también colabora con una reconocida empresa española de marketing digital (Hello Monday). «Tengo la suerte de poder vivir muy desde dentro mis dos pasiones, el Real Betis y mi hermandad de Los Gitanos y todas esas vivencias me gusta mostrársela a mis seguidores a través de fotografías que expresan emociones», afirma.

La protagonista de la foto es Esperanza Bermúdez Cortés, bailaora. «Sinceramente no era consciente de que en los ojos de Esperanza se estaba reflejando el Señor de La Salud, fue casualidad, pero hay que aguantar muchos empujones, bullas, disparar y estar en el sitio... A mí lo que me llamó la atención de ella, que en ese momento no la conocía, fueron sus rasgos gitanos y planta delante del paso y eso es lo que yo quise inmortalizar. Llevaba toda la Madrugá fotografiando la reacción de la gente al pasar las imágenes y al verla a ella delante del paso, estaba viendo a una gitana de raza hablando con su padre. Al ponerme a elegir las fotografías en casa que iba a publicar, esta era una de la que más ganas tenía de ver porque no se me quitaba de la cabeza la forma en la que lo miraba y mi sorpresa fue máxima cuando vi el reflejo en sus ojos», asegura Socarrás.

Durante la entrevista con Manu le pedí que me diese un titular para su obra fotográfica, no lo dudó ni un segundo: «Una mirada llena de Salud». ¿Y por qué ahora, al tiempo, has vuelto a subir la fotografía? «Lleva publicada desde abril del año pasado en mi blog personal y perfil de Instagram, pero el otro día el director del boletín me pidió fotos para el anuario y al abrir la carpeta de la Madrugá una de las fotografías elegidas fue esa y como la publiqué hace tiempo y sorprendió mucho, decidí subir un InstaMoment aumentando la fotografía hasta el ojo de Esperanza. También hubo comentarios no tan buenos, como los típicos que por no tener conocimientos te dicen que eso es Photoshop... me hace hasta gracia, pero siempre hay que quedarse con los comentarios buenos, que han sido muchísimos. No soy de los que en Semana Santa salen a la calle a ponerse delante del paso para entorpecer el transcurso de la cofradía y después publicar fotos iguales a las del 90 por ciento de fotógrafos cofrades. Me gusta salir con mis amigos a ver cofradías, fijarme en las personas al ver pasar un paso y transmitir sus emociones... captar la emoción de una persona que tenga a mi lado al ver pasar una imagen... Busco la originalidad», matiza al tiempo que agradece a su Junta de Gobierno por «contar conmigo, en especial a José Manuel García, ya que sin él nada de esto hubiera sido posible».

Al borde de comenzar la Cuaresma las redes sociales parecen ya estar ansiosas de oler a incienso por las calles. Prueba de ello es la repercusión que ha tenido la fotografía de Manu Socarrás. Una foto que bien podría haber inspirado al más ilustre de nuestros poetas, Gustavo Adolfo Bécquer: «El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016