domingo, 15 septiembre 2019
13:07
, última actualización

Un meta-análisis señala que la artroscopia no debería ser la primera opción para lesiones de menisco

Alrededor de 4 millones de personas en todo el mundo se somete a una cirugía de rodilla

27 ago 2019 / 10:15 h - Actualizado: 27 ago 2019 / 11:30 h.
  • Un meta-análisis señala que la artroscopia no debería ser la primera opción para lesiones de menisco

TAGS:

Las roturas de menisco son muy frecuentes en personas de mediana edad, aunque los jóvenes que practican deportes como el fútbol también son una población de riesgo propensa a experimentar estas lesiones. Actualmente, en cualquier tipo de casos, ya sean pacientes con alta capacidad de recuperación o personas mayores con cartílago desgarrado y fuertes dolores de rodilla, suele llevarse a cabo la famosa cirugía llamada artroscopia de rodilla, cuyo objetivo es reparar la fisura y eliminar el dolor de forma permanente. Aún siendo un procedimiento relativamente novedoso, al ser mínimamente invasivo, su implantación en pocos años ha crecido enormemente. Según la Sociedad Estadounidense de Ortopedia para la Medicina Deportiva, cada año alrededor de 4 millones de personas en todo el mundo se somete a una cirugía de rodilla, y la cifra va en aumento.

La intervención en sí consiste en realizar una pequeña incisión en la piel que se encuentra encima de la articulación para que, a continuación, el cirujano introduzca una cámara de pequeño tamaño en su interior. De esta forma, es capaz de identificar y diagnosticar en tiempo real el problema existente y llevar a cabo las pertinentes reparaciones de forma muy localizada. A lo largo de la intervención quirúrgica, y dependiendo del problema, el cirujano puede proceder de dos maneras diferentes: o bien extirpar todo el menisco o solo una parte de él.

Eso sí, el procedimiento de artroscopia no es algo barato, ya que aunque el precio final depende de cada paciente, suele ser superior a varios miles de de euros. Recientemente un nuevo estudio realizado por algunos investigadores de la Universidad de Oxford refleja que quizás la artroscopia de rodilla podría no ser la opción ideal en todos los casos y se propone el tratamiento con ejercicios y fisiotereapia especifica como opciones igual de eficaces que la cirugía, evitando en muchos casos tener que pasar por el angustioso trago de ir a quirófano.

Datos e información que refleja este nuevo meta-estudio de artroscopia

El estudio se publicó en BMJ (British Medical Journal), una revista médica publicada semanalmente en el Reino Unido por la Asociación Médica Británica. Para llevar a cabo este meta análisis, los investigadores han realizado un exhaustiva y sistemática revisión de 10 ensayos clínicos realizados en años anteriores, los cuales ofrecían de forma aleatoria la solución quirúrgica a diversos pacientes. Es decir, a algunos se les brindó la oportunidad de llevar a cabo una artroscopia mientras que otros experimentaron otras opciones que no incluían cirugía, como podía ser el ejercicio, rehabilitación con fisioterapia o medicación específica.

De este modo, los especialistas de la Universidad de Oxford compararon los efectos de la cirugía artroscópica y el tratamiento con ejercicios en pacientes de mediana edad con roturas de menisco degenerativas. De todo el grupo de voluntarios, unos 140 adultos (edad media de 50 años) fueron verificados con esta lesión mediante resonancia magnética, mientras que el resto no poseían pruebas de rayos X definitivo de la osteoartritis. Los participantes se dividieron en dos grupos equitativos: uno se realizó la cirugía artroscópica junto con una tabla de ejercicios diarios; el otro recibió un programa supervisado de ejercicio de más de 12 semanas.

El análisis reveló que la cirugía fue ligeramente más exitosa a la hora de reducir el dolor después de 6-12 meses en todos los pacientes, independientemente de si tenían o no dolor de artritis. Otros tres ensayos paralelos analizados, con 402 pacientes sin dolor de artritis, reflejaron la misma conclusión al notar de una pequeña a moderada mejora en el dolor de rodilla en ese periodo de tiempo.

Tras la revisión, se sugiere que el ejercicio supervisado debe ser considerado como una opción óptima para algunos pacientes con este tipo de daños en la rodilla. No obstante, es primordial que los profesionales traumatólogos sean los que ofrezcan esta oportunidad en base a las particularidades de cada caso.

Algunos expertos andaluces consultados por El Correo de Andalucía también sostienen esta tesis. Es el caso del Dr. Alfonso González Díaz, cirujano jefe de la Unidad de Traumatología de la Clínica Colón15 de Sevilla, al que preguntamos acerca de este meta-estudio. «Los datos que refleja la Universidad de Oxford son claros. La cirugía de artroscopia es una herramienta de un valor incalculable para nosotros, pero existen evidencias clínicas que sostienen que en el caso de la rodilla, la cirugía ofrece beneficios directos en cierto tipo de pacientes, no en todos de forma indiscriminada. Hay que seguir en la linea de trabajo que hemos estado haciendo: tratar cada caso de forma 100% individualizada y profundizar en las particularidades de cada historial, ahí radica la clave del éxito. No es lo mismo un chico de 16 años que pacientes de mediana edad con desgarro meniscal degenerativo y sin evidencia radiográfica de osteoartritis. En estos casos la fisioterapia y el ejercicio supervisado muestra efectos muy positivos en cuanto a la fuerza muscular, al menos a corto y medio plazo».

Simon Abram, director principal del estudio, afirma que «a pesar de que la cirugía debe estar disponible para todos los pacientes, es oportuno que estos tengan la oportunidad de probar primero la fisioterapia si la revisión de su caso considera que puede ser beneficiosa. Por supuesto la cirugía seguirá siendo necesaria en el resto de casos o si no funciona en primera instancia esa alternativa terapéutica».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016