sábado, 13 julio 2019
21:52
, última actualización

«Ver a una mujer al frente de un cañón ya es algo normal»

Los complementos alimenticios, los complejos vitamínicos y los productos naturales se han abierto paso y se han generalizado en España

07 feb 2017 / 22:02 h - Actualizado: 09 feb 2017 / 15:47 h.

Una mañana que el físico e inmunólogo Jacob Harich trabajaba en su jardín observó que en el abono orgánico que utilizaba para sus plantas había semillas de pomelo que no se habían podrido. Empezó a investigar hasta llegar a la conclusión de que los componentes de esas pepitas poseen propiedades germinicidas. A partir de la década de los 90 del pasado siglo muchos médicos y terapeutas estadounidenses empezaron a investigar y a utilizar extracto de semilla de pomelo para tratar a sus pacientes. Llegaron a la conclusión de que se podía estar ante el más poderoso antibiótico natural conocido. Se ha contrastado su eficacia en cerca de 800 cepas diferentes de bacterias y virus así como un centenar de hongos y un gran número de parásitos. El extracto de semillas de pomelo tiene gran cantidad de activos contra enfermedades, antioxidantes que eliminan los radicales libres, y fitonutrientes llamados bioflavonoides. Uno de estos potentes bioflavonoides contiene hesperidina, un conocido estimulador natural del sistema inmunitario. «Internet ha revolucionado el negocio de las herboristerías y las parafarmacias. El nivel de conocimiento e información de la gente ha crecido una barbaridad. Nos contaban que es lo que les ocurría y entonces le recomendábamos algún producto. Ahora vienen con todo estudiado y leído. El extracto de pepita de pomelo me lo comentó un cliente y a partir de ahí empecé a tenerlo en mi tienda», cuenta Carlos, propietario de una herboristería en Sevilla.

Desde la década de los ochenta, la medicina natural ha ganado mucho terreno, igual que la alimentación y cosmética biológica. La mayoría de los usuarios de las terapias y medicinas alternativas se han volcado a ellas, porque se han sentido desengañados con la medicina tradicional. Es tan importante el crecimiento de la medicina natural, que los más importantes laboratorios de especialidades medicinales han creado otras divisiones de productos naturales, en la rama de la salud y cosmética. En España el mercado de prescripción está experimentando un claro estancamiento suponiendo un valor total de 12.841 millones en 2005 y de 12.918 millones en 2014. Por el contrario, el mercado global de productos de nutrición ha pasado desde los 472, 7 millones en 2005 a los 608,3 millones en 2014. De estos, es el segmento de los complementos alimenticios el que mayor mercado ocupa (440 millones en 2014, un 3,5 por ciento más que en 2013).

Muchas de las empresas dedicadas a las ventas de medicina naturista utilizan una muy buena promoción que poco a poco atraen a más consumidores. Algunos de las empresas señalan que la medicina naturista ayuda a prevenir el cáncer, a evitar el envejecimiento, las arrugas, la celulitis, la pérdida del cabello y claro está no podían faltar productos para multiplicar la potencia sexual.

«Una pastilla de hierro, dos de serrapeptasa, una de vitamina C, dos de hierba de San Juan y otra de echinacea. Siete pastillas me tomo nada más levantarme con un zumo de naranja», cuenta Luis, sevillano entrado en la cuarentena que lleva años recurriendo a los productos de la medicina natural. La preocupación por la salud y el bienestar se ha expandido hasta niveles desconocidos, de hecho hay coincidencia en señalar que entre los negocios que más rentabilidad han dado en los últimos años en España se encuentran los relacionados con este tipo de productos. «Gente más informada, una variedad de productos como nunca habíamos conocido. Hemos notado un repunte de las ventas, pero también hay que señalar que la competencia ha aumentado. En este gremio las compras por internet son muy frecuentes porque la gente quiere productos que al principio eran difíciles de adquirir en España. Se acostumbran a ese tipo de compra y ya es complicado que recurran al método tradicional», asegura Carlos. Otro de los asuntos delicados de este negocio es la generalización, «el otro día fui a hacer la compra a un supermercado y me encontré con que ya podías adquirir allí mismo productos como la melatonina. Son más baratos que los que vendemos en nuestras tiendas, pero dudo de que la calidad sea la misma», explica Carlos.

El trastorno del sueño fue el problema de salud que más buscaron los españoles en internet durante 2016. En el caso del insomnio, los datos apuntan a que alrededor de un 30 por ciento de la población lo padece. La aparición de la melatonina revolucionó el tratamiento de un problema que hasta entonces no iba más allá de la tila o la valeriana. «Desde Estados Unidos empezaron a llegar noticias de un producto que favorecía el sueño, pero en España se prohibió su venta durante unos años cuando se consideró que era un medicamento. Entonces había que recurrir a Gibraltar, Andorra o internet cuando se generalizó la venta online. Ahora la puedes encontrar en la tienda de la esquina», apunta Luis.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016