martes, 20 noviembre 2018
13:04
, última actualización
Deportes

10 millones de razones de los Rakitic

El futbolista croata cobrará en el Barcelona 8 millones por temporada, a lo que hay que añadir una prima de fichaje para su hermano y agente, que había pactado la renovación con el Sevilla.

el 12 jun 2014 / 00:47 h.

rakiticcroaciaIvan Rakitic será jugador del Barcelona en las próximas horas... o días. Lo lógico sería que la operación de traspaso entre el Sevilla y el club azulgrana se cerrase hoy mismo, antes de que el centrocampista croata debute en el Mundial esta noche en el partido inaugural ante Brasil (22.00). El más interesado es el propio futbolista, por aquello de que es mejor tener todo atado antes de exponerse al riesgo de que una inoportuna lesión pueda echar al traste la operación de su vida. Los representantes de ambas entidades siguen perfilando un acuerdo que ya tienen en las cifras gruesas, pero en otros aspectos de momento la cuestión no está tan clara, aunque en ningún caso va a hacer fracasar el traspaso. Ivan Rakitic va a cobrar alrededor de 8 millones de euros por temporada, una cifra a la que, ni de lejos, podía llegar el Sevilla, que lo iba a convertir en el futbolista mejor pagado de su plantilla. Pero además, el Barcelona ha convenido con Dejan Rakitic, hermano y agente del hasta ahora capitán sevillista, con una prima de fichaje, que según fuentes de la negociación está cerca de los 2 millones de euros. Es decir, que los Rakitic se embolsarán en su aterrizaje en el Nou Camp 10 millones de euros, un dineral que ha llevado a Dejan Rakitic a faltar a la palabra dada al presidente del Sevilla, Pepe Castro, que no solo tenía la renovación de su estrella ya pactada, sino también consensuada la posibilidad de hacerlo público en el momento en que la entidad lo estimase conveniente. El FC Barcelona ha sido el único club que ha llegado al Sevilla con una oferta por Ivan Rakitic. Mucho se ha hablado (incluso recientemente el propio padre del jugador) del interés de equipos como el Real Madrid, el Atlético de Madrid o distintos clubes ingleses, pero lo cierto es que sólo la entidad azulgrana ha sido la que se ha puesto en contacto con los rectores nervionenses, con los que Rakitic también ha tenido distintas conversaciones para allanar el camino para el acuerdo, aunque siempre entendiendo que el club estaba en su derecho de obtener todo el dinero que pueda por su jugador referente. El croata en ningún momento ha lanzado un ultimatum para forzar su salida, ni expuso su intención de tensar la cuerda en caso de que la oferta del Barcelona no se situase en unos niveles razonables para el Sevilla por su mejor futbolista, aunque con el condicionante de tener un solo año de contrato. Además, se verá obligado a renunciar a una importante cantidad de dinero que estaba pendiente de cobrar al término de la temporada con el Sevilla. Bien está lo que bien acaba, y aunque a Pepe Castro no le ha hecho ninguna gracia cómo ha operado Dejan Rakitic, lo cierto es que la operación va a reportar mucho dinero para el Sevilla, alrededor de 23 millones de euros, y la cesión de un futbolista de enorme talento y proyección como Denis Suárez durante dos temporadas. En este apartado es donde está el último escollo de una operación fijada ya incluso en los distintos plazos en los que el Barcelona pagará el traspaso. La cuestión de la opción de compra es una condición sine qua non para el Sevilla, pero el Barcelona no da su brazo a torcer, dado que es un futbolista que entra de forma inequívoca en sus planes de futuro. Incluso en el contrato que firmó el gallego con la entidad azulgrana en el verano de 2013, después de que el Barça abonara al Manchester City 1,5 millones de euros, quedó fijado que aunque la primera temporada iba a jugar en el filial en Segunda división, en las tres siguientes se iría incorporando al primer equipo. Pero el Sevilla entiende que no puede revalorizar al futbolista, pagar la mitad de la ficha y no tener la opción de quedárselo en propiedad aunque finalmente recalara en el Barcelona pagando una cantidad pactada. En la parte culé ven, por contra, que es un dislate pagar dos veces por la propiedad de un futbolista que ya les pertenece. El caso es que todo hace indicar que por este tema secundario no se va a romper una negociación que se ha convertido también en prioritaria para el Barcelona, que va a revolucionar su centro del campo con la salida de Cesc Fábregas y muy posiblemente de Xavi Hernández. El siguiente objetivo culé apunta al jugador internacional del Atlético Koke.

  • 1