Economía

100 Marcajes al Empresario

Cien empresarios sevillanos se han enfrentado a nuestro marcaje. En este tiempo se nos fue Colunga. A él dedicamos esta tanda

el 07 nov 2009 / 18:49 h.

El fotógrafo argentino Humberto Luis Rivas ha fallecido en Barcelona a los 72 años.

El 25 de noviembre de 2007 nacía en la Sección de Economía de El Correo de Andalucía una serie de entrevistas que, con el nombre de Marcaje al Empresario, quería dar voz a los hombres y mujeres que hacen empresa en la provincia de Sevilla, y abordarlos tanto desde el punto de vista personal como profesional. Desde entonces, 100 personajes han pasado por nuestras páginas, fueran conocidos o por descubrir, de firmas grandes o pequeñas, duchos al lidiar con periodistas o novatos y nerviosos al enfrentarse a un rosario de preguntas y a una grabadora.

Si hay algo de lo que realmente estamos orgullosos al publicar la serie es haber trasladado a los lectores la existencia de empresarios anónimos, ignorados por los medios de comunicación generalistas y que, sin embargo, tienen una gran importancia en sus sectores y el respeto de sus trabajadores y rivales.

Se sorprendía María Luisa Cabrera -de la casa de moda Luchi Cabrera- de que la entrevistaran más como empresaria que como diseñadora. El mayorista de pescado Francisco Ortiz, el más importante de Mercasevilla, se emocionaba al recibir a la periodista y contarle sus difíciles comienzos. En el momento de la fotografía, Ana Llopis reivindicaba delante de las cubas que el de la construcción no es sólo un negocio de hombres. Movíase inquieto Jesús Egea Ríos, de Agrotractor, ante el lento rodar de la cinta de la grabadora. Escopeta en mano y entre latones de productos químicos, el joven Fidel Pérez Fernández-Ceballos hablaba de su negocio, los efectos especiales en el cine. Y Augusto Jannone se deshacía en alabanzas hacia sus hijos, a los que había cedido la gestión de la empresa, mientras que David Reyero hacía tres cuartos de lo mismo pero hacia su padre, que recientemente le había dado las riendas de Dinotec, y Marco Román elogiaba el sacrificio de su madre, reflejado en robustas manos curtidas por la recogida de patatas en el campo.

Un especial mimo hemos destinado a las mujeres empresarias, que cada vez son más, aunque no tantas como para dejar de seguir siendo minoría. Del centenar de entrevistados, 15 féminas, y contundente fue María del Carmen Vázquez, de Quesos Los Vázquez, quien sentenciaba que, a pesar de estar rodeada de hermanos en la empresa, quien realmente mandaba era ella.

Muchísimos, en cambio, se cayeron a última hora, por dos motivos principales. El primero, seguir manteniendo su discreción, la labor silenciosa, una forma eufemística de decir que no querían saber nada de la prensa -una lástima, porque sus compañías merecen la pena-. Y el segundo, y la razón más esgrimida para su negativa, ha sido que en estos tiempos de crisis, mejor no hablar.

No había estallado con toda su crudeza esa crisis, pero a final de 2007 era una tema recurrente en todas las entrevistas, en una mezcla de temores y esperanzas, proyectos a medio emprender y otros paralizados, con una vela puesta a Dios y otra al diablo para salir cuanto antes.

Pero pese a la difícil coyuntura, el ser empresarial se crece. De hecho, en ninguna de las cien entrevistas imperaba el pesimismo, sino el deseo de continuar y apostar por Sevilla, y ahí está el ejemplo de Francisco León con las inversiones de Merkamueble, o del presidente de la cooperativa Corsevilla, Fernando Cornello, quien sufre otra crisis, la de la ganadería. Sí, también se incluyeron cooperativas, pues sin ellas no se entendería el tejido empresarial de la provincia.

En este tiempo se nos fue Rafael Álvarez Colunga. Nos dio su última entrevista a un periódico antes de morir trágicamente. A él dedicamos esta tanda de cien.

  • 1