domingo, 15 septiembre 2019
23:15
, última actualización
Local

115 vuelos cancelado en Sevilla por la nube de cenizas volcánica

El aeropuerto permaneció cerrado más de 12 horas.

el 11 may 2010 / 17:19 h.

TAGS:

No hay precedentes de una situación tan anómala en el aeropuerto de San Pablo. La pesadilla se prolongó durante más de 12 horas, el tiempo en que la nube de cenizas volcánicas procedente del volcán islandes Eyjafjalla, sometida al impredecible vaivén de los vientos, obligó a mantener cerrado ayer el aeropuerto sevillano de San Pablo. El impacto de esta nueva nube volcánica fue demoledor sobre el aeródromo sevillano, registrándose 115 cancelaciones del total de 116 vuelos programados para el día.

Clausurado desde las seis de la mañana, las veleidades atmosféricas, en función de la evolución de los vientos, convirtieron durante toda la jornada de ayer al aeropuerto sevillano en una gigantesca sala de espera, en la que los viajeros, resignados, aguardaban en interminables colas frente a los mostradores de las compañías aéreas afectadas para conocer la solución que les aguardaría.

Según informaron fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, los vuelos cancelados ayer martes tenían como origen o destinos principales París, Dublín, Londres, Milán, Amsterdam, Roma, Pissa, Frankfort y Niederrhein y ya en territorio español, las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia, Almería, Bilbao, Gerona, Alicante, Palma de Mallorca y Canarias.

El aeropuerto de San Pablo volvió a abrirse desde las 18.30 horas, tras permanecer inoperativo durante algo más de 12 horas, si bien su reapertura no sirvió finalmente para que pudieran operar los vuelos que quedaban programados a partir de esa hora, toda vez que las compañías aéreas tuvieron que hacer frente, después de un día caótico, a la reprogramación de sus planes de vuelos y tripulaciones.

Por un aeropuerto por el que pasan diariamente unos 12.000 pasajeros, el número de viajeros afectados por esta situación fue muy alto. Además, el aeropuerto se había dejado abierto toda la noche para dar abrigo a los pasajeros cuyos vuelos no operaron, de forma que 15 personas, a las que se le aprovisionó de mantas, pasaron la noche en el edificio terminal.

Fuentes de Aena agregaron que, pese a vivirse un día caótico en la terminal, los pasajeros afectados se lo estaban tomando con paciencia, ya que entendían que se trataba de un caso de fuerza mayor cuya resolución no dependía ni del aeropuerto ni de las compañías aéreas, algunas de las cuales ofrecieron a los pasajeros la posibilidad de realizar un cambio, un reembolso del importe o incluso un traslado en autobús, como el caso de Vueling, que a mediodía fletó un autobús con destino a Madrid para los pasajeros que viajaban a Barcelona.

Por un momento, se esperó el aterrizaje sobre las nueve de la noche de un vuelo procedente de Alicante, que fue desviado de su aeródromo de destino, aunque finalmente tomó tierra en Málaga.

Ya durante el pasado mes de abril, el caos aéreo que originó en Europa la nube de cenizas volcánica también tuvo sus efectos colaterales en el aeropuerto sevillano. Entre los días 15 y 21 de abril, ambos inclusive, el cierre del espacio aéreo en países como Reino Unido, Irlanda, Noruega, Dinamarca, Finlandia y Suecia, así como algunos aeropuertos del norte de España obligó a cancelar un total de 178 vuelos comerciales en el aeródromo de San Pablo.

Según indicaron a Europa Press fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, en el aeropuerto de Jerez, que también permanecía cerrado desde las 6.00 horas, resultaron cancelados 18 vuelos, es decir todos los vuelos comerciales programados para el día de ayer.

En el aeropuerto de Federico García Lorca Granada-Jaén, que quedó cerrado a las 17.30 horas y que permanecía aún cerrado, se vieron cancelados siete vuelos a raíz del cierre, que se suman a otros dos vuelos cancelados por la mañana debido a la restricción del espacio aéreo. En este aeropuerto había programados 22 vuelos para todo el día.
En el caso del aeropuerto de Almería, además de los dos vuelos cancelados con Sevilla, otro vuelo procedente de Leeds y que iba con destino a Málaga resultó desviado hasta el aeródromo almeriense.

Precisamente en el aeropuerto Pablo Ruiz Picasso de Málaga, que cerró a las 17.30 horas y permanecía cerrado, hasta esa hora de cierre, habían sido cancelados 74 vuelos y 98 sí habían operado, de forma que si se mantiene la situación actual, se podrían llegar a cancelar otros 95 vuelos que quedan por operar desde el cierre hasta el final del día. Hoy martes estaban programados 267 vuelos en el aeropuerto malagueño.

El cierre de los aeropuertos de Jerez y Sevilla, a partir de las 06.00 horas y posteriormente, a las 17.30 horas, la clausura de los de Málaga y Granada se adoptó en virtud de la información proporcionada por la agencia europea para el control del tráfico aéreo (Eurocontrol) sobre la evolución de nube de cenizas volcánica sobre el espacio aéreo español.

Aena recomienda a los pasajeros que se informen del estado de sus vuelos antes de acudir al aeropuerto, llamando a sus compañías aéreas o al teléfono de información de AENA: 902 404 704 o (+34)91 321 10 00.

Por su parte, el secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, consideró ayer que la nube de ceniza que está afectando estos días al tráfico aéreo de España y otras partes de Europa tendrá un impacto "limitado", y en todo caso será "mucho menor" que la primera situación, que causó el cierre del espacio aéreo europeo durante seis días.
El responsable de Turismo explicó, en declaraciones a Europa Press, que la evolución de la nube depende de factores climatológicos "absolutamente ingobernables e impredecibles", aunque aventuró que, en función de la evolución de los vientos, "es posible que se vaya alejando y no cause más perjuicios de los que ya ha causado".


  • 1