martes, 15 enero 2019
14:49
, última actualización
Local

15 días perdida en Triana

El dueño de la cobra de monóculo localizada el pasado fin de semana, asegura que el ejemplar llevaba dos semanas desaparecido. (VÍDEO)

el 10 oct 2014 / 13:00 h.

TAGS:

La serpiente capturada durante el pasado fin de semana en una calle del barrio de Triana llevaba 15 días desaparecida según aseguró su dueño cuando fue localizado por los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona). cobra-monoculo«Es lo más peligroso que hemos capturado en los dos años que llevo en Sevilla», asegura el Teniente del Seprona, Diego Morilla. Y es que es ta cobra de monóculo –cuyo nombre científico es naja kaouthia– es albina y venenosa ya que contiene una neurotoxina muy potente llamada citotoxina que, si no se aplica el antídoto, puede causar la muerte. La cobra, originaria de países asiáticos y que puede alcanzar los dos metros de longitud, tiene unos colmillos modificados para escupir veneno con un orificio de descarga bastante grande. Como otras serpientes, son activas principalmente de noche y atacan cuando se sienten amenazadas o en peligro. Es precisamente por esto por lo que el veterinario jefe del Zoosanitario de Sevilla, Francisco Peña, dio orden de que los técnicos no interactuasen con el reptil ya que la vacuna necesaria ante una posible picadura «no está disponible en España», asegura Peña. Fue así como la serpiente, que llevaba 15 días perdida por las calles de Triana sin ser alimentada, y tras ser tratada con cloroformo para evitar su sufrimiento, murió en las instalaciones municipales. Vídeo de una cobra de monóculo La Guardia Civil ha imputado al dueño de la cobra, que responde a las iniciales J.F.S.A., de 28 años, como presunto autor de una falta penal contra los intereses generales, ya que estos animales peligrosos no pueden estar en un domicilio y mucho menos en la vía pública. El Seprona recalca, además, que todo podría haber quedado en una sanción administrativa si en el momento de la huida del animal se hubiera dado aviso a las autoridades para su captura evitando así el riesgo durante esos días. «Este tipo de animales los puede tener cualquier loco», asegura Francisco Peña, «y digo loco porque por mucho cuidado que se tenga siempre se puede escapar y poner en peligro a gente». En el caso de la cobra de monóculo, se trata de una serpiente bonita que puede tomar un color rosado, «algo que a cualquier niño puede llamarle la atención y llegar a picarle». Y ahí es donde radica el peligro puesto que al no ser una especie propia de la zona ni tener notificación de su desaparición, «¿qué médico va a saber que la picadura es de este tipo de serpiente?», reitera. El hallazgo de este ejemplar no es algo aislado, aunque sí el más peligroso registrado en los últimos años. En Sevilla han aparecido en varias ocasiones pitones recius (dos de ellas, de hecho, en la casa del mismo dueño de la cobra), tarántulas, monos macacos en Sevilla Este; en Carmona y en alguna zona chabolista han encontrado monos bereber, en el Vacie y las Tres Mil Viviendas cochinos vietnamitas... Pero no todos los animales que encuentran los técnicos del Zoosanitario o del Seprona son fruto de un descuido, también en Sevilla hay especies curiosas que son autóctonas. Ejemplo de ello son las serpientes de escalera y de herradura. Estas no son especies peligrosas, aunque sí protegidas, y su picadura es similar a la del alacrán: dolorosa pero no venenosa. Este tipo de culebras suele aparecer en colegios, parques y jardines puesto que habita en zonas de matorral y esos lugares cuentan con una vigilancia que permite localizar más ejemplares de estas especies autóctonas que, asegura Peña, «huyen de la presencia humana y no son peligrosas». Otra especie propia de nuestra ciudad es la araña de rincón, más conocida como la araña parda, que hace unos meses provocó gran revuelo por la aparición de varios casos de picaduras en la zona de Montequinto. Desde el Zoosanitario aseguran que no se han vuelto a registrar casos de este tipo aunque, reiteran, su mordedura no es peligrosa, «es similar a la picadura de una abeja o una avispa», y que es necesario mantener unas condiciones de higiene propicias para que no aparezcan nuevos casos. Tanto desde el Francisco Peña como Diego Morilla recuerdan que la tenencia de animales salvajes peligrosos está prohibida en Andalucía y que incluso en los zoológicos de Castillo de las Guardas y Guillena no hay ejemplares de este tipo por el coste que supone contar con los antídotos para sus venenos. Si bien, hay que diferenciarlos de las especies exóticas o potencialmente peligrosas cuya tenencia en las casas es posible, acatando una serie de requisitos. En estos casos, lo que está prohibido es su suelta. El protocolo. Cuando un ciudadano alerta de la presencia de una especie rara en las calles de Sevilla se activa todo un proceso para su captura. Los servicios del Zoosanitario se ponen en marcha para la localización del animal y se procede a su apresamiento garantizando la seguridad de los técnicos y del ejemplar en cuestión. Una vez aprisionado se procede a su traslado a las instalaciones municipales donde se practica un reconocimiento. Dependiendo del caso, se comunica al Seprona o la Policía Local para la localización del dueño del ejemplar y su posterior sanción si procediera. Ambos organismos recuerdan que «la colaboración ciudadana es siempre fundamental» y que es posible denunciar cualquier aparición de este tipo de animales o prácticas ilegales en el 010 o los servicios de emergencias garantizando siempre el anonimato del informante.

  • 1