Local

190 kilómetros más de carril bici: meta para la Gran Sevilla

La red ciclista prácticamente se duplicará con el horizonte puesto en el año 2020. La previsión es enlazar la capital y la corona e interconectar pueblos del Aljarafe y la Vega.

el 02 sep 2013 / 09:00 h.

TAGS:

Carril bici metropolitano por el centro de una de las avenidas principales de Montequinto. Carril bici metropolitano por el centro de una de las avenidas principales de Montequinto. Sevilla contará con 190 kilómetros más de carriles bici repartidos entre la capital y el área metropolitana. Es la meta que se marca, al menos sobre el papel, el Plan Andaluz de la Bicicleta de aquí a dentro de siete años, plazo en el que quieren prácticamente duplicar el número de kilómetros de la ya de por sí tupida red de carriles bici sevillana: de los 243,8 kilómetros existentes actualmente a los 434 que se proyectan con vistas al año 2020. Con ello se pretende, según precisa el propio plan, exprimir el éxito de ese medio de transporte, que pasó de representar el 0,6 % de desplazamientos en 2006 a acaparar el 9% en 2011. Para 2020, el listón fijado se sitúa sobre el 15 %. El esfuerzo se centrará más en el área metropolitana: conectar los pueblos del Aljarafe y la Vega –con carriles hasta la capital– y la unión de dos grandes núcleos como Dos Hermanas yAlcalá de Guadaíra a a través de un carril bici de seis kilómetros que se construiría junto a la carretera A-392. De hecho, el 81 % de los kilómetros de carriles bici proyectados se acometerán en pueblos. O lo que es lo mismo 155 kilómetros, frente a los 35 que se ampliará en la capital hispalense. Ese reparto reúne cierta lógica, ya que la ciudad cuenta con una tupida red de carriles bici. No en vano, el modelo de Sevilla, con sus 138 kilómetros de trazado ciclista, ha inspirado a la Consejería de Fomento y Vivienda para “exportar sus logros” al resto de grandes ciudades a través de este Plan Andaluz de la Bicicleta. El carril bici metropolitano a su paso por Montequinto. El carril bici metropolitano a su paso por Montequinto. Por tanto, el trabajo que se acometerá en la capital se centra más en acercar la periferia a través de la bici. El plan recoge prolongaciones al norte y al sur hasta San Jerónimo y Bellavista y un eje, al otro margen del río, que discurre por Cartuja, Triana y Los Remedios. En ese sentido, se plantea esa última ampliación por la avenida García Morato. El resto del crecimiento de la red se centra en propiciar conexiones con el Aljarafe y la Vega. Con el primero, a través de tres pasos del río a la altura de Santiponce, Camas –desde el Alamillo y Puerta Triana– y San Juan de Aznalfarache –en este último es el que se concreta la propuesta de pasarela ciclista sobre la ronda de circunvalación SE-30, que está en proceso de licitación–. Por tanto, la prioridad es solventar un mal endémico que tienen las rutas ciclistas a extramuros: la falta de conexiones en la corona metropolitana, donde hay tramos de carriles bicis pero que pierden potencial, al no estar interconectados entre sí. Ahí, en ese trabajo de campo, el PlanAndaluz de la Bicicleta contempla hasta 45 actuaciones que suman un total de 155,4 kilómetros. De ellas, más de una docena de nuevos recorridos tienen como cometido conectar, a través de rutas ciclistas, a los vecinos con las estaciones de Cercanías que, por lo general, su construcción suele estar alejada de los núcleos urbanos. Alcolea del Río, Tocina, Cantillana, Villaverde del Río, por la parte de la Vega, contarán con carriles bici a las estaciones por donde circula la línea C-1 (Utrera-Sevilla-Lora del Río). Al otro lado, en el Aljarafe, tanto de lo mismo: Villanueva del Ariscal, Umbrete, Santiponce o Valencina de la Concepción limarán las distancias con el Cercanías del Aljarafe Norte (C-5).También habrá tramos ciclista desde la estación de Benacazón hasta Aznalcázar, facilitando una alternativa a una demanda planteada por este Ayuntamiento al Gobierno central: que se ampliara el trazado de la línea C-5 hasta llegar a su municipio. La apuesta por la intermodalidad se completa con un recorrido directo a la estación de Metro de San Juan Bajo desde Tomares y Gelves, que no serían los únicos pueblos beneficiados, ya que la nueva red ciclista proyectada contempla una malla que una todos los pueblos del Aljarafe a través de seis rutas. Cuatro serán ejes radiales, como Camas-Olivares (coincidente con la carretera de los dólmenes), Castilleja de la Cuesta-Sanlúcar la Mayor; la unión Mairena delAljarafe-Almensilla y San Juan de Aznalfarache-Coria (ruta ribereña). Las otras dos serán transversales y cubrirán los trayectos Valencina-Gines-Palomares-Coria y Olivares, Umbrete-Bollullos-Coria. Pero el Aljarafe no es el único reto. También lo es la conexión de los pueblos al Norte de Sevilla. De hecho, la actuación que contempla más recorrido es el tramo ciclista que se levantará desde la capital hasta La Algaba y Santiponce, con una extensión de nueve kilómetros y medio. También es considerable el esperado carril bici de Sevilla a La Rinconada, con seis kilómetros. Además, tendrá su continuidad con otro trazado hasta el vecino Alcalá del Río. Además, se estructura un triángulo de ruta ciclista entre las principales ciudades, esto es, la capital, Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra. De hecho, además del trazado de 6,3 kilómetros que tienen previsto construir entre estas dos últimas ciudades en paralelo a la carretera A-392, también se dibuja en los planos la intención de completar la unión de Alcalá de Guadaíra con la Universidad Pablo Olavide y la extensión con la A-92 –en un recorrido de 8,7 kilómetros–. Por último, el Plan Andaluz de la Bicicleta pretende fomentar el acceso seguro a las vías de ocio existente, como el Corredor Verde, la Vía Verde de Itálica, el camino de Santiago o la Ruta del Agua. El PlanAndaluz de la Bicicleta comprende 1.064 kilómetros de nuevas vías ciclistas en el conjunto de la comunidad, aunque es en Sevilla donde se ejecutará mayor número de kilómetros frente a otras áreas metropolitanas con menores infraestructuras como Huelva (182 kilómetros que se sumarán a los 126 existentes), Málaga (154) o la Bahía de Cádiz (148 más). El plan parte de la base de los beneficios que puede tener el uso de la bicicleta. Así, el documento, que está en información pública hasta final de septiembre, destaca la disminución de la emisión de gases de efecto invernado. Ahí recurre de nuevo al ejemplo de la capital, donde unos 20.000 desplazamientos en bicicleta se realizaban antes en coche.Eso supone un ahorro de combustible y de emisiones cuantificado en 27.151 barriles de petróleo y en más de 8.000 toneladas de CO2 al año.

  • 1