sábado, 23 marzo 2019
23:03
, última actualización
Local

2014: el año del empleo... aunque a tiempo parcial

El nuevo contrato por horas marcará el mercado laboral del nuevo ejercicio. El empresario dispone de más libertad para fijar a su antojo la jornada.

el 09 ene 2014 / 12:07 h.

TAGS:

COLA-PAROEn este 2014, una de las frases que más se van a escuchar en el mercado laboral será: “¿Puede venir a echar unas horas ”. Con muy poco tiempo de preaviso y con escaso margen para rechazarlo. El caso es que la última modificación de la legislación laboral aprobada 10 días antes de acabar el año y que ya está en vigor potencia el contrato a tiempo parcial, muy aplaudido por la patronal CEOE-CEPYME, que obtiene ventajas desconocidas de esta flexibilización de las relaciones laborales. A falta de los minijobs, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha optado por eliminar trabas en el contrato a tiempo parcial para seguir los deseos de los empresarios de contratar cuando puedan y como quieran en función de la carga de trabajo.

La contratación parcial avanza, sea temporal o indefinida. Según el índice laboral de Manpower, que coordina el catedrático de Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Josep Oliver, entre el tercer trimestre del 2007 y el tercer trimestre del 2013 la caída del empleo total había sido del 18,1%, mientras que el de tiempo parcial creció el 14,2% y los empleos de menos de 30 horas incrementaron el 17%. Durante la crisis esta modalidad de contratación ha facilitado 300.000 empleos.

El trabajo a tiempo parcial en España alcanza un porcentaje reducido (no supera el 15%), argumentan sus defensores, frente a países como Alemania (25%) y Holanda (50%) que se citan como modelos.

BAJÓN El servicio público de empleo señalaba que el mercado laboral, al cierre del 2013, está lejos de ser estable. De los 1.290.853 contratos firmados, 509.386 fueron indefinidos a tiempo parcial, y pese a ser de jornada reducida, bajaron respecto del año anterior el 23,21%.

La nueva regulación ha acabado con las horas extraordinarias pero han sido sustituidas por las complementarias. La ventaja para el empresario es que dispone de más poder en el uso flexible del tiempo de trabajo. El decreto, que ya esta en vigor, eleva del 15% al 30% el número de horas complementarias que se puede pactar en el convenio, aunque solo afecte a los trabajadores con contrato indefinido.

Otras ventajas para el empresario son que se reduce de siete a tres días el plazo de preaviso para que dé a conocer las horas a realizar, y se abaratan los costes para el empleador al rebajar la cotización por desempleo, que pasa del 9,30% al 8,30%.

Como perjuicio al trabajador cabe señalar que estas horas se pagan como las ordinarias (menos costosas que las extras). Además, se suprime la obligación legal de que el contrato especifique la distribución del tiempo contratado, salvo que el convenio colectivo de la empresa establezca la obligación.

Como explicó muy bien Juan Rosell, presidente de la CEOE, este contrato “es muy flexible”. En el sector servicios será la “estrella” y en general, el “camino de salida” de la crisis. Sin embargo, su incidencia en el empleo será escasa dado que ni el Gobierno ni ningún organismo internacional prevé que la tasa de paro baje del 26% este año.

FRACASO ESCONDIDO Tras esta nueva regulación el Ejecutivo esconde cierto fracaso de lo que presentó como la estrella de su reforma laboral del año 2012: el contrato de emprendedores, que no tiene indemnización por despido en el primer año y está subvencionado con 3.000 euros que el empresario se puede deducir siempre que mantenga la duración de tres años.

Estas condiciones son las que llevaron a la fundación Sagardoy en su barómetro del mercado laboral en el tercer trimestre a afirmar que es un contrato que “no termina de despegar”. Para presentar este contrato como un puente a la contratación indefinida el Gobierno ha rectificado y levanta la barrera impuesta al contrato de emprendedores, que se abre a la contratación parcial y bonificada proporcionalmente al tiempo de trabajo.

  • 1