lunes, 17 diciembre 2018
02:26
, última actualización
Local

27 empresas pujan por construir los dos primeros bloques nuevos de Los Pajaritos

Zoido dice propondrá a la empresa adjudicataria la contratación de "personas del barrio" para las obras.

el 19 feb 2015 / 12:27 h.

Foto: José Luis Montero Foto: José Luis Montero Un total de 27 empresas han concurrido al concurso público promovido por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, para contratar la construcción de dos bloques de viviendas sociales, de nueva planta, en sustitución de los dos edificios municipales de viviendas ya demolidos en el barrio de Los Pajaritos. El importe de licitación es de 5.251.347 euros y el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, espera que el contrato sea adjudicado "en las próximas semanas" para que las obras den comienzo "en mayo" y se ejecuten durante un plazo de 20 meses. Hablamos de la operación de regeneración urbana promovida por el Ayuntamiento de Sevilla, para derribar las 524 viviendas sociales municipales del barrio de Los Pajaritos y sustituir tales inmuebles por bloques de viviendas de nueva construcción. Recreación de los futuros bloques de Los Pajaritos. Recreación de los futuros bloques de Los Pajaritos. El pasado mes de agosto de 2014, recordémoslo, comenzaron los primeros trabajos de derribo de los antiguos bloques, después de que el Ayuntamiento hispalense aprobase y adjudicase la demolición de las manzanas números 8 y 9 de Los Pajaritos, que sumaban un total de 96 viviendas con portales a las calles Gavilán, Tordo y Estornino. Los derribos estaban precedidos por una operación previa para realojar a las familias que habitaban las viviendas demolidas entonces y que serán sustituidas por 62 nuevas viviendas en las calles Estornino y Gavilán. REALOJOS PROVISIONALES Concretamente, 66 de las familias que residían en estas viviendas sociales ya demolidas fueron realojadas de modo transitorio en el "edificio puente" construido por la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla (Emvisesa) en la avenida de Andalucía, junto a la avenida de Parque Amate; mientras nueve están reubicadas en Torreblanca, dos en el barrio de Aeropuerto Viejo y el resto en la promoción de viviendas públicas de Nuevo Amate, fruto de la demolición y reconstrucción de los antiguos bloques de viviendas de Regiones Devastadas. Ya este jueves, el alcalde hispalense, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado que un total de 27 empresas han concurrido al concurso público promovido por la Gerencia de Urbanismo, para contratar las obras de construcción de los dos bloques de viviendas municipales destinados a sustituir a los edificios ya derribados. El presupuesto base de licitación de las obras es de 5.251.347,20 euros, IVA incluido, y todo de financia "con dinero exclusivo del Ayuntamiento", según expone el alcalde. El proyecto de construcción, cuyo plazo de ejecución es de 20 meses, incorpora también las obras de reurbanización de las parcelas sobre las que se asentarán los futuros edificios, a fin de dotarlas de los servicios e infraestructuras necesarios. "El concurso se va a resolver en las próximas semanas con la elección de la mejor oferta desde el punto de vista técnico y económico", ha manifestado el alcalde, según el cual las obras podrían comenzar "aproximadamente en mayo" para prolongarse durante los citados 20 meses. "Esto es el cumplimiento de un compromiso", ha aseverado. Finalmente, ha anunciado que propondrá a la empresa adjudicataria de este contrato la contratación de "personas del barrio" para los trabajos de construcción, del mismo modo en el que ha sucedido en diversas actuaciones del Polígono Sur. LOS NUEVOS PAJARITOS Estos primeros edificios se construirán en las calles Estornino y Gavilán y albergarán un total de 62 viviendas protegidas, treinta y una en cada una de las manzanas, incluyendo también un aparcamiento subterráneo. El diseño de los nuevos bloques invierte el sentido de la superficie libre de parcela, que ahora ya no es el espacio residual del que se sirven las viviendas para actividades varias como tender la ropa, ventilar o, para ser ocupado por los que habitan las plantas bajas, sino que se convierte en el espacio principal de acceso, distribución, circulación y relación entre las viviendas, garantizando que el espacio común sea de todos y para todos.  

  • 1