29.616 millones con respaldo de PSOE e IU y el rechazo del PP

PSOE e IU no aceptaron ninguna de las 350 enmiendas del PP al Presupuesto

el 19 dic 2013 / 21:48 h.

Susana Díaz y Diego Valderas estrechan ayer sus manos tras aprobarse el Presupuesto de 2014. Susana Díaz y Diego Valderas estrechan ayer sus manos tras aprobarse el Presupuesto de 2014. / EFE 29. 619. No es un número de la lotería que se jugará el domingo sino los millones de euros de los que dispondrá el Gobierno andaluz en 2014. Es la cifra del Presupuesto aprobado ayer en el Parlamento con los votos de los socios de Gobierno, PSOE e IU, y el rechazo del Partido Popular. Esta vez votaron a favor todos los diputados de Izquierda Unida, a excepción de Juan Manuel Sánchez Gordillo, que se ausentó de la votación aunque minutos después se paseó por los pasillos de la Cámara. IU logró frenar las ausencias de sus diputados como ocurrió el pasado año –hubo tres abstenciones–. La negociación de los socios de Gobierno ha sido tensa y llena de roces. Ha sido difícil cuadrar unos números que vuelven a recortar 1.200 millones para cumplir con el objetivo de déficit del 1%. El recorte a los empleados públicos –que por tercer año consecutivo no cobraran la parte de sus pagas extras que abona el Gobierno andaluz– ha sido uno de los grandes escollos. Además el PSOE ha impuesto su negativa a subir o crear nuevos impuestos para elevar los ingresos. Los socios exigen una tasa a las grande superficies por la que seguirán peleando. El sindicato CSIF-A hizo entrega ayer a los grupos de más de 50.000 firmas contra el proyecto. CSIF dejó claro que su lucha no se detiene con la entrega de las más de 50.000 firmas, ya que la asesoría jurídica estudia los posibles recursos ante un Presupuesto que “ataca directamente a los propios trabajadores de la administración e incluso la vacía de competencias para reforzar la llamada administración paralela”. Fue un debate de trámite y tan gris como la lluviosa jornada. Tampoco este año hubo villancicos cantados por los diputados al término y para poner fin al periodo de sesiones. El Parlamento entra en funciones hasta febrero, cuando sus señorías volverán a ocupar el escaño. Las cuentas son restrictivas y caen un 3,5%. El mayor recorte se lo vuelven a llevar las inversiones, con una caída del 13,2%, quedando reducido este capítulo a 3.305 millones de euros. La inversión ha caído a la mitad desde 2009 y no se emprenderán nuevas obras. Las prioridades son la educación, la sanidad y la dependencia. Estas tres políticas, que también sufren descensos, se llevan ocho de cada diez euros. La sanidad copa el 38% del gasto (8.222 millones de euros), la educación, el 30,5% (6.666 millones de euros) y la partida para dependencia se queda “intacta” con 1.094 millones. La creación de empleo, en una comunidad con millón y medio de parados (36,37% de la población activa), se sitúa como “prioridad” con 1.485 millones. No hay nuevos instrumentos, más allá de un plan de reindustrialización para las pequeñas y medianas empresas, dotado con 58 millones. El plan de choque contra el paro continuará en 2014 con otros 200 millones de euros, el bono joven –destinado a quienes buscan su primer trabajo– seguirá con 25 millones y los ayuntamientos dispondrán de otros 60 millones, dentro del plan de lucha contra la exclusión social, para contratar a parados de larga duración. La Junta se muestra mucho más moderada que el Gobierno central en cuanto a las perspectivas de recuperación económica y fija un crecimiento del PIB del 0,3%. La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, excusó el veto a todas las enmiendas del PP en que se ha buscado consenso “donde ha sido posible” y consideró que el Presupuesto “consolida a un gobierno progresista”. Defendió un mensaje de “esperanza y fuerza” para los ciudadanos y una línea clara de defensa de la igualdad de oportunidades. Desde el PP, Ana María Corredera, tildó la ley de “decepcionante” y fruto, dijo, de un “pacto de perdedores”, considerando que son un “duro golpe” para la comunidad. El portavoz de IU, Ignacio García, defendió unas cuentas “contra la dictadura de los mercados” y “sensible con las personas”.

  • 1