Economía

29-S La séptima huelga general en democracia

La de hoy será la séptima huelga general que viva España desde que comenzó el periodo democrático. Y no será la primera que viva un Gobierno socialista -que suma cinco-, aunque sí será novedad para el presidente del Ejecutivo actual, José Luis Rodríguez Zapatero.

el 28 sep 2010 / 16:35 h.

La primera huelga general de la democracia en España, 5 de abril de 1978.
-->--> -->

En total, el país ha afrontado seis paros de este tipo, el primero en 1978, cuando ocupaba la jefatura del Estado Adolfo Suárez, mientras que el último tuvo lugar en 2002, con José María Aznar al frente. Todas ellas han estado relacionadas con las políticas económicas desarrolladas por el Gobierno. El paro, las prestaciones por desempleo, las pensiones... han sido los motivos esgrimidos por los sindicatos mayoritarios para convocar huelgas generales en España. En esta ocasión hay una novedad: Gobierno y sindicatos han llegado a acuerdo en lo que respecta a los servicios mínimos en el transporte.

La última de ellas, la que se vivirá hoy, se debe a la reforma laboral aprobada por el Gobierno, que no ha gustado nada a los dos sindicatos mayoritarios. José Luis Rodríguez Zapatero, quien hasta hace pocos meses había contado con el beneplácito de CCOO y UGT -acusados en numerosas ocasiones de no haberse movilizado a pesar de las decisiones tomadas por el Gobierno en materia económica- explotaron después de conocer el contenido de la reforma que, aseguran, recorta los derechos de los trabajadores. Los siguientes son los motivos que provocaron movilizaciones similares en los últimos 32 años.

5 de abril de 1978. Se vivió en plena Transición, durante la presidencia de Adolfo Suárez (UCD). En ese periodo tan importante para la historia de España, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) convocó la primera huelga general que vivió el país en democracia, aunque sólo fuera de una hora de duración. Los sindicatos CCOO y UGT se unieron a las otras 28 organizaciones del continente que secundaron el paro. Según las cifras aportadas por los representantes de los trabajadores, unos cuatro millones de personas secundaron la huelga general, cuyo motivo fue el alto porcentaje de paro que vivía entonces Europa.

20 de junio de 1985. Esta vez fue Felipe González (PSOE) el que tuvo que afrontar una huelga general, y no sería ni la primera ni la última. De hecho, es el presidente en democracia que más ha sufrido este tipo de convocatorias, un total de cuatro veces durante su estancia en La Moncloa. La protesta, en esta ocasión -y siete años después de la primera- estuvo motivada por la reforma de las pensiones, que aumentaba el periodo de cálculo de las mismas de dos a ocho años. Esta vez el convocante principal fue Comisiones Obreras, junto a otras organizaciones minoritarias, y el seguimiento, de cuatro millones de personas, según CCOO, aunque el Gobierno redujo la cifra estimada a un millón.

14 de diciembre de 1988. Fue la gran huelga general que ha vivido el país hasta ahora. En esta ocasión, como en las anteriores y las posteriores, la política económica del Gobierno fue la causante de la convocatoria del paro por parte de UGT y CCOO, y en particular contra la retirada del plan de empleo juvenil, dentro de la reforma laboral que pretendía llevar a cabo el Ejecutivo de González. Tuvo un alto nivel de seguimiento, de ocho millones de personas, según los convocantes. El motivo se parece al esgrimido en la de hoy, ya que el abaratamiento del despido y el beneficio a la patronal, según los sindicatos, provocó la huelga, que sirvió para que el Gobierno se retractara y aumentara el gasto social.

28 de mayo de 1992. La peculiaridad de esta huelga general estuvo en el hecho de que fue de media jornada. A ello se unió que se vivía el gran año de promoción de España a través de dos citas de relevancia mundial: la celebración de la Exposición Universal en Sevilla y la de los Juegos Olímpicos en Barcelona. En esta ocasión, la protesta se debió a la oposición de los dos sindicatos mayoritarios al recorte de las prestaciones por desempleo y al proyecto de la ley de huelga. Además, se reclamaba la reindustrialización de España. A CCOO y UGT se anexionaron los sindicatos vascos ELA-STV y LAB. Las cifras sobre el seguimiento, muy dispares, ya que fue muy desigual dependiendo de los sectores de actividad. Según los convocantes un 80% de la población, mientras que el Gobierno de Felipe González situó el porcentaje en el 34,5%.

27 de enero de 1994. La última que vivió González en la presidencia del Gobierno en plena crisis económica, apenas dos años después que la anterior. El objetivo de la protesta: evitar que se aprobara la reforma laboral del Ejecutivo y que no siguieran adelante distintos recortes sociales. La convocaron CCOO, UGT, USO, CGT y CIG y tuvo un seguimiento, según los sindicatos, del 90%, mientras que el Ejecutivo lo cifró en el 30% y la patronal española en el 26%.

20 de junio de 2002. El Gobierno de José María Aznar también vivió en sus carnes una huelga general, después de ocho años sin que se convocara ninguna en España. El motivo fue el denominado decretazo. El decreto en sí suponía un recorte en las prestaciones por desempleo, además de dificultar el acceso a ellas, según los sindicatos. En Andalucía tuvo especial incidencia esta huelga, ya que tocaba de manera directa al PER y al número de jornadas exigibles para obtener subsidio. La guerra de cifras del 20-J fue sin duda una de las noticias más destacables de la jornada, ya que, mientras los sindicatos situaron la tasa de participación en el 84%, el Gobierno lo hizo en el 17%. De hecho, RTVE fue condenada por la Audiencia Nacional por la cobertura hecha de la huelga. El Gobierno, además, dio marcha atrás en la reforma laboral y el entonces ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, dimitió.

  • 1