sábado, 20 abril 2019
18:42
, última actualización
Local

290 millones de personas en 2025 sufrirán escasez de agua

Los países mediterráneos no cierran una estrategia sobre los recursos hídricos.

el 13 abr 2010 / 19:34 h.

TAGS:

El secretario de Estado egipcio, el alcalde de Barcelona y la ministra de Medio Ambiente, ayer.

Unos 290 millones personas de países mediterráneos tendrán, según la ONU, un acceso limitado al agua en el 2025 y ya hoy en día son 180 los millones de personas que padecen escasez de recursos hídricos, una situación que podría generar conflictos sociales y territoriales.


Pero pese a la magnitud del problema, ayer no hubo pacto. La falta de acuerdo sobre cómo definir los territorios ocupados en Oriente Próximo impidió que los representantes de los 43 países de la Unión para el Mediterráneo (UpM) pudieran aprobar en Barcelona una estrategia conjunta para garantizar los recursos hídricos de toda la cuenca.


De la IV Conferencia ministerial euromediterránea sobre el agua que se celebró ayer en la capital catalana tenía que salir un documento dirigido a promover iniciativas comunes sobre la gestión de este recurso en el que iba a ser el gran primer acuerdo de la recientemente creada UpM, que de esta forma recibe un fuerte revés sobre su capacidad de consenso en sus primeros momentos de vida, según explicaron los responsables de la Unión por el Mediterráneo.


El escollo insuperable fue un matiz terminológico, ya que los representantes de Israel no aceptaron que en el documento se hablase de "territorios ocupados" a la hora de establecer el alcance de la acción de esta estrategia conjunta y propusieron la fórmula "territorios bajo ocupación", rechazada por los representantes árabes.


Además de la denominación de estos territorios, el otro desencuentro fue el conflicto que mantiene Turquía con sus vecinos por la gestión de la navegabilidad de los ríos, y la falta de acuerdo sobre la financiación de la UpM, explicó el secretario general de la Unión, el jordano Ahmad Massa'deh, que cree que este último punto podría ralentizar la acción de la Secretaría.
Aunque se mostró preocupado por las "dudas" que genera el proyecto, Massa'deh señaló que: como "secretario de esta unión mantengo el objetivo de establecer cooperación real y ayudar a solucionar problemas, nobles objetivos que tienen que ser el punto de encuentro entre los países miembros". En este sentido, reclamó una reflexión. "¿Queremos seguir así o hay otras soluciones?" se preguntó Massa'deh sobre el futuro de la Unión, a la vez que indicó que la estrategia del agua es uno de los asuntos trascendente del Mediterráneo por lo que "se tiene que tocar la campana" y comenzar a trabajar sobre el terreno. No obstante, el secretario general de este organismo cree que los proyectos en marcha en materia hídrica no se paralizarán haya o no declaración, "pero los proyectos necesitan una Secretaría y una financiación fuerte".


El secretario de estado francés para asuntos Europeos, Pierre Lellouche, uno de los copresidentes de esta cumbre, lamentó el bloqueo a la estrategia sobre agua, aunque remarcó la validez de la UpM como proyecto esencial para la paz en la región, un ámbito de relación que, a pesar de este contratiempo, no perdió su validez. Y quiso quitar peso al bloqueo tras recordar que en la Unión hay 43 países, muchos de los cuales no tienen relaciones diplomáticas entre sí por los conflictos que mantienen.

  • 1