lunes, 27 mayo 2019
01:04
, última actualización
Local

30 familias de Begoña protestan por el desalojo de sus pisos

Una treintena de vecinos de la barriada de Begoña se concentró ante el Consistorio, durante 12 horas, para protestar por el desalojo del bloque en el que viven. Sostienen que están siendo presionados para irse y que no pueden pagar un alquiler al precio de mercado actual, ya que muchos son ancianos.

el 15 sep 2009 / 21:32 h.

TAGS:

Una treintena de vecinos de la barriada de Begoña se concentró el miércoles ante el Consistorio, durante 12 horas, para protestar por el desalojo del bloque en el que viven. Sostienen que están siendo presionados para irse y que no pueden pagar un alquiler al precio de mercado actual, ya que muchos de los desalojados son ancianos.

Según explicó el portavoz de los vecinos, Carlos Serrano, las viviendas, construidas en los años 50, han sido vendidas para levantar en la zona un bloque nuevo, por lo que el propietario está instando a los actuales residentes a marcharse. Apoyado por otras 30 personas de San Bernardo y el Centro y por la Asamblea por una Vivienda Digna, los vecinos relataron que están siendo "acosados por la especulación", que están recibiendo citaciones del juzgado para abandonar sus casas, situadas en las calles Guadalcanal y Valdelarco, en la Macarena.

"Estamos en una situación vulnerable y de extrema gravedad, pues entre la gente que se queda en la calle hay vecinos de mucha edad", añadió Serrano. Puso dos ejemplos: el de Esperanza Domínguez, de 88 años, juzgada el lunes por no querer irse de su piso, y el de Juan León, de 63, que tiene que caminar con muletas. En los dos últimos años, dijo, se ha desalojado a 12 familias; en los bloques quedan 13 familias viviendo, de las que cuatro han de salir de forma "inminente".

Lo que los vecinos proponen es que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla compren los inmuebles, porque entienden que es la única forma de evitar "quedarse en la calle" en los próximos meses. Las familias se encuentran en régimen de alquiler, pero no pagan una renta antigua salvo en dos o tres casos, sino a precio similar al de mercado, ya que tienen todas ellas rentas medias, según informaron fuentes de Otainsa, la Oficina de Asesoramiento a Inquilinos en Situación de Abusos del Ayuntamiento de Sevilla.

Esos contratos de alquiler son nuevos, de una duración de cinco años, por lo que no se trataría de un caso estricto de asustaviejas. Los vecinos insisten en que no tienen medios para pagar un alquiler al precio que tiene hoy día. Las mismas fuentes municipales explicaron que hay dos o tres vecinos que sí que podrían beneficiarse de una vivienda social, al tener una renta más baja.

Los residentes aseguran que el aviso de que los bloques se iban a vender se lo dio la constructora Ópera S.L. en marzo de 2007, cuando les dijo que no les iban a renovar los contratos y que les ofrecía la posibilidad de que comprasen su vivienda por unos 28 millones de las antiguas pesetas, un precio que ellos estimaron "abusivo". Entonces pidieron la ayuda al Consistorio, "que aún no ha contestado", según Serrano.

  • 1