sábado, 23 marzo 2019
09:59
, última actualización
Economía

300 marcajes al empresario

Historias de comienzos, de penurias, de alegrías y de futuro. Empresas con buena salud, empresas que se defienden, empresas que murieron y empresas que son paridas –benditos sean sus ‘locos’– en plena crisis se han reflejado en las páginas de El Correo.

el 15 feb 2014 / 22:30 h.

TAGS:

Pulsa en la imagen para cargar el PDF. Pulsa en la imagen para cargar el PDF (900KB). Y parece que fue ayer... 300 rostros ya y la tercera orla de esta serie de entrevistas que, bajo el nombre de Marcaje al Empresario, estrenáramos un domingo 25 de noviembre de 2007 para dar voz a los hombres y las mujeres que hacen empresa en la provincia de Sevilla, abordándolos tanto desde el punto de vista personal como profesional. Un qué haces, un cómo eres, un qué te propones, un porqué te empeñaste en ser empresario con tantos sinsabores y tan escasamente reconocida labor. Desde entonces, 300 personajes de aquí, de Sevilla, todos distintos, hombres y mujeres, grandes y pequeños, consolidados y emprendedores, conocidos o por descubrir, acostumbrados o novatos al enfrentarse a un periodista y al respeto que siempre infunde una grabadora, que nos relatarían después alegrías y penas, comienzos y proyectos, historia, presente y, sobre todo, futuro. Como los grandes siempre tienen repercusión, especial mimo tuvimos para sacar a la luz aquellos empresarios anónimos que, ignorados por los medios de comunicación generalistas, tenían, sin embargo, muchísimo que decir, y también a quienes se iniciaban en el vértigo de la aventura empresarial y –¿por qué no decirlo?– pedían a gritos una oportunidad porque lo suyo, sinceramente, no es precisamente fácil. En aquel otoño en el que arrancaba esta serie nadie adivinaba que nos íbamos a adentrar en una larguísima crisis económica que, tras un sexenio, aún tratamos de sacudirnos. Y en este tiempo, algunos de nuestros protagonistas tuvieron que cerrar sus empresas, otros desembocaron en concursos de acreedores –o suspensiones de pagos–, unos terceros vendieron y sus compañías, por ende, cambiarían de manos, y hasta los hay que están siendo investigados por la Justicia por presuntas irregularidades en el muy extenso caso de los ERE de Andalucía –garbanzos negros se cuecen en todas las casas–. Por ello, los rostros que asoman en esta orla no tienen por qué coincidir con las empresas actuales que en su día regentaran. Lejos de echarnos para atrás, optamos por continuar la serie, no era el momento de abandonar. Al contrario, cuando sólo se hablaba de penurias empresariales y penurias laborales, estaban quienes resistían, quienes se adentraban en proyectos y quienes, loados locos, encaraban la negrura emprendiendo. Porque nadie dijo que hacer empresa fuera fácil, ni tampoco verla desmoronarse en muchas ocasiones por causas ajenas a la propia voluntad. Es más, existen empresarios entrañables cuyas caídas en desgracia nos dolieron especialmente –por ejemplo Martín Arance, del grupo Arance, y hoy en día confiamos todavía en la remontada de Francisco León, fundador de la cadena Merkamueble, que lucha y se defiende como un gato panza arriba–, y otros que nos sorprendieron con su negocio, en especial quienes procedían del mundo de las tecnologías (Intelliment Security, Nimbovisión) y de las aplicaciones de móviles, softwares o videojuegos (Innopro Advanced, Nébula), al tiempo que revelamos el triunfo de la innovación –y la imaginación– en alimentos tan habituales como helados (Villar) o hamburguesas (Masquepostres), combinamos gastrobares (El Antojo) con cafeterías y bares tradicionales (Ochoa, Blanco Cerrillo) y sacudimos el complejo de los diseñadores de moda al considerarlos también como emprendedores y empresarios (Nuria Cobo, María Ramos, Miriam Castillo, Felipe G. Vivas). No en vano, en esta tercera orla hay más emprendedores sevillanos que en las precedentes y, esto es novedad, destinamos una sincera atención a los negocios culturales y educativos: La Mercería, Un gato en bicicleta, Engranajes culturales, La Claqueta, Giralda Center, Editorial Didop... Nuestra primera orla con sus cien empresarios se la dedicamos a Rafael Álvarez Colunga, que nos concedió la última entrevista a un periódico antes de fallecer trágicamente en el mar. La segunda la ofrecimos en memoria de quien fuera presidente de la patronal sevillana CES Fernando Guerrero. Esta tercera va para todos los emprendedores. Y dispuestos a enfilar la cuarta.

  • 1