miércoles, 23 enero 2019
23:41
, última actualización
Deportes

61-76: Otro día en la oficina para el CB Sevilla

CRÓNICA. Sexta derrota seguida de un equipo que se despeña hacia el descenso.

el 11 ene 2015 / 14:30 h.

El base estadounidense del Gipuzkoa Basket Jared Jordan (i) intenta avanzar ante el escolta del Baloncesto Sevilla Berni Rodríguez (d), durante el partido de la decimosexta jornada de la Liga ACB disputado hoy en el pabellón de San Pablo de Sevilla. EFE/José Manuel Vidal El base estadounidense del Gipuzkoa Basket Jared Jordan (i) intenta avanzar ante el escolta del Baloncesto Sevilla Berni Rodríguez (d), durante el partido de la decimosexta jornada de la Liga ACB disputado hoy en el pabellón de San Pablo de Sevilla. EFE/José Manuel Vidal En la cancha todo permanece igual, si sucede lo mismo en los despachos, este Baloncesto Sevilla está sentenciado. Bajará irremediablemente. Si el señor Meythaler, dueño del club, no reacciona rápido, estará apoyando la teoría de que no se trata más que de un liquidador, y en ese caso, por extensión, dejará en muy mal lugar a Caixabank, que dejó este histórico club en manos de Jefferson Capital Funding. En un estado de necesidad absoluta, Baloncesto Sevilla se encontró con un rival que no le dio tregua en ningún momento, que puso desde el principio a prueba su capacidad para soportar un extraordinario acierto desde el triple. Y claro, le afectó, y de qué manera. Su defensa entró en estado de shock. ¿Cómo el peor ataque de la Liga Endesa nos hace esto hoy a nosotros? La ley de Murphy, una vez más. El cinco de cinco desde el 6,75 en el primer cuarto desestabiliza a cualquiera, y a este equipo de Scott Roth, colista, ya lastrado por la desconfianza… 17-28 y Willy Hernagómez con dos faltas desde el minuto 6. Todos los jugadores de Jaume Ponsarnau aportaban, con una rotación corta pero bien engrasada, con jugadores determinantes. Es un buen equipo, que sabe a lo que juega. Un mal rival y además en estado de gracia. Los triples siguieron llegando a la canasta local, 9 al descanso (de 14 intentos, 69%) y la distancia (31-48) llamó al abucheo de la grada, con Scott Roth como principal destinatario. 25-66 era la diferencia en valoración tras 20 minutos. 8-0 para la esperanza de salida (37-48). Los silbidos tornaron en gritos de ánimo en cinco minutos que fueron un arreón de orgullo y dignidad con la guardia de Corps, Berni, Urtasun, Willy y Oriola. Puro espejismo en el desierto. Tras el tiempo muerto de Ponsarnau, Gipuzkoa no solo devolvió el parcial, iniciado con dos nuevos triples, cómo no, sino que lo amplió a 0-12 en cinco minutos que finiquitaron definitivamente el partido (39-60). El último cuarto sólo sirvió de desahogo para la grada, que pidió la dimisión de la directiva y la tomó especialmente con José Luis Galilea, el director general y deportivo. Incluso un grupo de aficionados de la Peña La Keka se trasladó al fondo opuesto para gritarle al exjugador, que veía el partido junto a Benito Doblado en su ubicación habitual cerca de la canasta. No fue a más la cuestión. Son los peores días de la historia de este equipo, sin duda. Roth y Galilea recibieron los abucheos y los jugadores, aplausos. Jeffrey Meythaler, quien debe decidir qué hacer con este equipo, no estuvo en el partido del CB Sevilla. FICHA TÉCNICA: Baloncesto Sevilla (17+14+8+22): Woodside (9), Urtasun (11), Byars (0), Oriola (4), Willy Hernangómez (8) -cinco inicial-, Radicevic (2), Porzingis (16), Balvin (0) y Berni Rodríguez (11). Gipuzkoa Basket (28+20+12+16): Jordan (9), Dean (16), Díez (10), Hanley (7), Doblas (11) -cinco inicial-, Huertas (3), Huskic (0), Olaizola (0), Iarochevitch (14), Franch (6). Árbitros: Conde, Calatrava y Cardús. Sin eliminados. Incidencias: Partido de la 16ª jornada de la Liga Endesa ACB. Unos 3.500 espectadores en San Pablo.

  • 1