viernes, 18 enero 2019
11:05
, última actualización
Deportes

81-75: El Cajasol presenta ante el Barça credenciales para una liga maravillosa

Gran defensa, notable ataque y excepcional Txemi Urtasun para una victoria de muchos quilates ante el Barcelona, que llevaba 19 victorias consecutivas.

el 16 oct 2011 / 21:08 h.

Dentro de muchos años los aficionados al basket seguirán repitiendo las frases con que llenaba de color las retransmisiones. Quizás no recuerden su nombre, porque el ‘tiempo es el olvido', pero alguien, en alguna cancha dirá ‘Vaya pincho de merluza', o un narrador gritará ‘Jugón' a través de las ondas. Ayer se cumplía el segundo aniversario de la desaparición del maestro Andrés Montes, que hubiese disfrutado de lo lindo en San Pablo con un partido grande de veras. Inmenso el Cajasol, en dirección a otra frase mítica, ‘Porque la vida puede ser maravillosa', tras una declaración de intenciones que desfiguró al que es, probablemente, el mejor equipo de baloncesto de Europa.

Los buenos ataques ganan partidos y las buenas defensas, campeonatos. Receta que figura en cualquier manual de baloncesto. El equipo de Plaza tiene argumentos por una y otra parte y ambas, condiciones sine qua non para poder derribar a un FC Barcelona que acumulaba 19 victorias consecutivas, llegaba como líder después de ajusticiar al Estudiantes (97-51) y sólo había encajado en los dos partidos precedentes una media de 52 puntos. El Cajasol supo adaptarse con éxito a las diferentes circunstancias que fueron apareciendo en la escena. En el primer cuarto, no sólo no acusó la salida en tromba del campeón de Liga y Copa (0-8), sino que le mantuvo la cara en diez minutos de anotación casi frenética, liderado por un Paul Davis, como era previsible, enchufado como siempre ante rivales de gran repercusión. El equipo de Xavi Pascual no tuvo forma de parar su producción en tiros de cuatro metros, y el pívot estadounidense estaba en 12 puntos de los 30 de los locales justo cuando Guille Rubio aportaba la canasta que cambiaba las tornas en el marcador (30-29).Eidson y Navarro habían sorteado la defensa cajista en ese tramo con sus tiros de distancia, pero salvo Fran Vázquez por dentro, no había más jugadores del Barcelona que encontrasen espacios y ninguno de ellos, ni siquiera el MVP del Eurobasket, se encontraba cómodo, perseguido por un Txemi Urtasun implacable, y al que le sobraban fuerzas para empezar a hacer daño en ataque. Al regreso de vestuarios Montes le hubiese regalado al escolta cajista aquello de ‘raza blanca tirador', porque hizo 11 puntos de corrido en pleno festival defensivo del Caja, que cobraba al Barça una cifra inusual de pérdidas. Los dos últimos puntos de Paul Davis en el partido subieron la máxima diferencia local al marcador (53-38).A partir de entonces, el Caja supo sobrevivir sin Davis, supo sobrevivir a la acometida defensiva del Barcelona, que en un visto y no visto, con los triples de Navarro, que jugaba de base, y Wallace asentaron un parcial de 0-10 (60-56) capaz de descomponer a cualquiera.

Pero los chicos de magenta mantuvieron la calma y ganaron en confianza con un triple de ‘Chocolate blanco Urtasun', al que respondió ‘Ratatatata Eidson' con otro. Hizo lo propio Bogdanovic y le imitó Rabaseda; llegó el de ‘Almirante Jasen' y un dos más uno de nuevo del ‘jugón Rabaseda'. Nadie cedía un centímetro, pero el tiempo corría a favor del Cajasol, que encontró una nueva canasta salvadora de Urtasun antes de que Bogdanovic completara su cuatro de cuatro en tiros libres para sentenciar .

La defensa del Caja sólo permitió que un jugador firmase dobles figuras en anotación en el Barça, forzó 18 pérdidas, cuando los catalanes promediaban sólo 11, y sólo recibió 9 y 12 puntos en el segundo y tercer cuartos. Pero también anotó 81 puntos a un equipo que promediaba 52. Lo dicho. Esta liga puede ser maravillosa para el Cajasol.

  • 1