Economía

85.000 albañiles están llamados hoy a parar las obras en Sevilla

Unos 85.000 trabajadores de la construcción están llamados hoy a la huelga en la provincia de Sevilla para exigir a la patronal la ampliación de los días de jornada intensiva en el tajo en los meses de más calor. Por su parte, Gaesco aseguró que el argumento de la protesta, "utilizar" los accidentes laborales, es un "pretexto deleznable".

el 15 sep 2009 / 05:26 h.

Unos 85.000 trabajadores de la construcción están llamados hoy a la huelga en la provincia de Sevilla para exigir a la patronal la ampliación de los días de jornada intensiva en el tajo en los meses de más calor. Por su parte, Gaesco aseguró que el argumento de la protesta, "utilizar" los accidentes laborales, es un "pretexto deleznable".

En medio de la crisis del ladrillo y con una situación económica nada favorable, los sindicatos han convocado a los trabajadores de la construcción de la provincia de Sevilla a cinco días de huelga. Las dos primeras jornadas de paro están previstas para hoy martes y mañana miércoles, y las siguientes los días 3, 4 y 5 de junio. Más de 85.000 empleados del sector están llamados a secundarla por los sindicatos CCOO y UGT. En la de hoy no están previstas manifestaciones, aunque sí piquetes informativos en las principales obras, incluidas las del Metro.

La reivindicación fundamental de los representantes de los trabajadores es la ampliación de los días de jornada intensiva -de siete de la mañana a dos de la tarde- en los meses de más calor. En la actualidad, se aplica durante los meses de julio y agosto casi completos. Los sindicatos exigen que desde este año se implante desde el 18 de junio y que, a partir de 2011, sea durante los tres meses completos.

En este contexto, la patronal Gaesco salió al paso de las acusaciones de UGT y CCOO y su presidente, Miguel Rus, calificó de "pretexto deleznable" que los sindicatos aleguen cuestiones de seguridad a la hora de llamar al paro. Por ello, tildó de "injusta y carente de fundamento" la huelga en la provincia sevillana.

De este modo, el presidente de la patronal señaló que los planes de prevención de las empresas recogen que los trabajadores no estén encima del andamio en las horas de más calor, y que los trabajos más duros se realicen a primera hora de la mañana para evitar percances. "Reconocemos que puede haber problemas debido al calor, pero ya están previstas esas circunstancias en los planes de prevención que existen en cada obra", añadió. Rus reconoció que "a 50 grados no se puede trabajar", de ahí que se contemplen medidas como evitar las tareas pesadas en solitario y en las horas de más calor, el uso de ropa amplia y de color claro o la habilitación de zonas de descanso fresco. "La petición nos hace suponer que el interés real de los sindicatos no es tanto la prevención de riesgos como la pretensión de mejorar los niveles de calidad de vida en época estival".

En este sentido, el secretario general del sector de UGT, Anastasio Pavón, indicó que este tipo de cuestiones "no merecen ni comentarios".

Según la patronal, detrás de la reivindicación sindical "está trabajar menos" y que el calor no incide de igual manera en todos los oficios de la construcción. "No es lo mismo estar en un andamio que alicatando o enyesando", precisó Rus, que apeló a la responsabilidad de los trabajadores porque "éste no es el camino para conseguir una Andalucía más competitiva, teniendo en cuenta la situación del sector".

Por otro lado, Gaesco denunció que las organizaciones sindicales "se niegan reiteradamente a que se realicen controles de alcoholemia y drogas en las obras", una de las principales demandas de la patronal, que asegura que el consumo de este tipo de sustancias en el tajo "se elevaría incluso al 30% según sondeos recientes".

Por su parte, según Gaesco, han "aceptado todas las peticiones de conciliación y salarios propuestos, a excepción de la ampliación de la jornada continua". Entre ellas, se encuentra la subida del salario del 5,7%. Según Pavón, "este aumento es una cuestión recogida en el pacto del sector a nivel nacional, y no una reivindicación personal nuestra", que recoge el incremento del IPC más un 0,75%.

El futuro convenio colectivo contempla 1.746 horas anuales de trabajo y, en el caso de que se aplicara la jornada intensiva, se recuperarían las horas en otros momentos del año. La patronal asegura que si se lleva a cabo, caería un 30% la productividad.

  • 1