Local

85 primaveras y sigue de lujo

El Alfonso XIII celebra hoy su cumpleaños con un almuerzo conmemorativo al que asistirán personalidades de la sociedad sevillana nacidas a finales de los años 20 y principios de los 30.

el 27 abr 2013 / 22:57 h.

TAGS:

Juan Guilmaín, ‘maitre’ del Alfonso XIII, muestra fotografías que guarda como recuerdo de personalidades que pasaron por el hotel. J.M.Paisano (Atese) Juan Guilmaín, ‘maitre’ del Alfonso XIII, muestra fotografías que guarda como recuerdo de personalidades que pasaron por el hotel. J.M.Paisano (Atese) Estuvo trabajando entre sus paredes desde 1955 hasta que se jubiló, en 1992, pero Juan Guilmaín continuó durante muchos años visitando todos los domingos el hotel que fue su vida. Tal era su apego por el Alfonso XIII, que cumple 85 años, uno menos que el que fuera su maitre. “Necesitaba saciarme de hotel, notar que todo fluía; incluso me jubilé dos años más tarde de lo que me correspondía porque no quería dejarlo del todo”, relata. Aunque reconoce que le quedan pocos recuerdos, “los achaques de la edad”, se disculpa, se alegra cuando le vienen a la cabeza las incontables visitas de “personajes famosos con los que disfrutábamos tanto el hotel como yo”. Eso sí, hay imágenes que no se olvidan por más que pasen los años. “Recuerdo a Debora Kerr, que estuvo alojada durante una semana. Siempre se sentaba en la misma mesa”, dice de la bella actriz británica. Por los salones que marcaron su vida también pasaron personajes ilustres de todo ámbito y condición, desde Orson Welles hasta Eva Perón. Y más recientemente otros artistas como Brad Pitt, Mikhail Gorbachov y Shakira, aunque eso ya no lo vivió Juan. “Los días de banquete eran terribles y cuando venía Franco, íbamos a prestarle servicio donde estuviera, aunque él en realidad se alojaba en el Alcázar”, cuenta. Los toreros también han elegido el establecimiento muchas veces antes de enfrentarse a los toros en La Maestranza. El Litri padre, de Huelva como él, y su hijo, están entre los muchos que decidieron vivir las horas de nerviosismo en alguna de sus habitaciones. “Había épocas de vacío, sobre todo en invierno, pero cuando se llenaba sin duda era en la Feria. Era su momento de máximo esplendor”, argumenta. Entre tantas flores, sólo una crítica de un enamorado de esta edificación construida a instancias del rey Alfonso XIII para albergar a las personalidades invitadas a la Exposición Iberoamericana de 1929, y es el poco uso que han hecho de él los sevillanos. “Las personalidades de la ciudad solo venían cuando recibían visitas pero no ayudaban mucho a promocionarlo”, dice. Representantes de la sociedad sevillana –aunque Juan no asistirᖠson los que están llamados a participar en el almuerzo conmemorativo que se dará hoy para celebrar la onomástica. Ganaderos, aristócratas, artistas, empresarios y expolíticos veteranos nacidos a finales de los veinte y principios de los treinta acudirán a la cita en un hotel que ha sido remozado recientemente para lucir con todo su esplendor. Entre ellos se encuentra el empresario Otto Moeckel, que precisamente ayer cumplió 75 años como hermano del Baratillo, dos celebraciones el mismo fin de semana. Su hijo, el abogado Joaquín Moeckel, relata la experiencia tan llamativa que tuvo su padre, nacido en 1929, con el hotel. “Se casó en Madrid, en la capilla del Hospital del Niño Jesús, pero poco después se trasladó a Sevilla”, cuenta. Como eran buenos tiempos económicos para la familia, “y mientras buscaba alguna casa para comprar o alquilar, estuvo una temporada alojado en el Alfonso XIII, un signo de prestigio en esos años”, rememora. Otra de las invitadas al almuerzo conmemorativo es la Marquesa del Saltillo, Josefa Sánchez-Dalp de Leguina. Es conocida en la sociedad sevillana porque fue la impulsora y responsable de los bailes de largo que durante unos años organizaba la Cruz Roja como por su Gala en la Casa de Pilatos a la que asistieron desde los Kennedy hasta los Grimaldi y que se celebraban entre Semana Santa y Feria en los años sesenta. “Al Alfonso XIII voy de cuando en cuando, no cabe duda de su categoría y de la importancia que tiene para una ciudad como Sevilla”, reconoce, y pone como ejemplo que los Príncipes de Mónaco se quedaron en este establecimiento, si bien explica que otras personalidades destacadas que acudieron a esta cita se alojaron en casa de particulares, como Jackelin Kennedy, que estuvo en el Palacio de Dueñas.

  • 1