Local

87 detenidos en Madrid por el timo de las 'cartas nigerianas'

Una banda de timadores nigerianos era desarticulada en Madrid tras estafar 170 millones de euros mediante la estafa de las cartas nigerianas, una variante del timo del tocomocho. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 03:21 h.

TAGS:

Una banda de timadores nigerianos era desarticulada ayer en Madrid tras estafar 170 millones de euros mediante la estafa de las cartas nigerianas, una variante del timo del tocomocho. Las víctimas, en su mayoría estadounidenses, enviaban dinero a la banda en concepto de gestiones, para recibir un premio falso de hasta 3.000.000 de euros.

La operación, en la que han sido detenidas 87 personas en distintos municipios de la Comunidad de Madrid, estaba coordinada con el FBI. Las sospechas comenzaron en mayo de 2007 cuando se detectó en la estafeta de correos del aeropuerto de Barajas un envío masivo de cartas idénticas a direcciones de ciudadanos extranjeros, de los cuales la mayor víctima ha sido un obispo anglicano que ha perdido 18.000 euros.

Según la Policía, los arrestados remitían unas 15.000 cartas al día comunicando al estafado que le había tocado un premio al azar de Lotería española y que, para hacerlo efectivo, debía pagar inicialmente unos 900 euros en concepto de tasas e impuestos, que eran incrementados posteriormente con más cuantías.

Algunas de las víctimas pedían créditos para hacer frente a los pagos de la banda, u otros que, sin fiarse demasiado, viajaban a España para cerrar el trato. Incluso ha habido estafados que han demandado a las autoridades españolas por negarse a hacer efectivo el supuesto premio.

Como último gancho para las víctimas más desconfiadas que se presentaban in situ a cobrar el boleto agraciado, la banda utilizaba billetes falsos de 100 dólares para hacer los pagos prometidos en las cartas.

En los más de 39 registros efectuados en los últimos tres días, la Policía se ha incautado de más de 60.000 cartas listas para ser enviadas, ordenadores, impresoras y cientos de teléfonos móviles, de los cuales , todavía hoy, seguían sonando con llamadas reclamando el pago de sus premios.

  • 1