jueves, 15 noviembre 2018
22:00
, última actualización
Local

A 20 metros de la Giralda

Los obreros de la torre Pelli trabajan en la planta 18 y empezaron a montar la 19 a 80 metros de altura.

el 16 feb 2012 / 21:44 h.

TAGS:

La construcción de la torre Pelli sigue a buen ritmo, al igual que los dos edficios que se levantan a sus pies.

Al margen de la polémica, de las negociaciones entre Cajasol-Banca Cívica y el Ayuntamiento y del último respaldo judicial, las obras de la torre Pelli avanzan a buen ritmo. Sus operarios ya trabajan en la planta 18, a 76,5 metros de altura, y comenzó el montaje de la planta 19, que está situada a 80,75 metros. A poco más de 17 metros de la altura de la Giralda.

Lo cierto es que en las próximas semanas empezará el montaje de la fachada del rascacielos de 178 metros de altura que Cajasol levanta en la Isla de la Cartuja -el quinto más alto del país tras las cuatro torres madrileñas en la antigua ciudad deportiva del Real Madrid-, y en el mes de marzo la torre superará los cien metros y, por ende, a la Giralda. Marcando así un hito en una ciudad en la que hasta ahora había un pacto no escrito entre los arquitectos para no sobrepasar el techo de la Giralda. Para algunos una tradición, para otros "la enfermedad del vértigo urbanístico".

Por ahora, la construcción se acerca a la mitad, los 89 metros, rozando ya los 80,75 metros de altura. Además, los dos edificios que se levantan a los pies del rascacielos, también diseñados por el arquitecto argentino César Pelli, marchan a buen ritmo. De hecho, ya se reconoce perfectamente su estructura.

Mientras tanto, la polémica entorno a la torre y su posible impacto en el paisaje del centro histórico no cesa. El alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), amenazó con parar la obra para no hacer peligrar el sello de Patrimonio de la Humanidad de la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar, pero finalmente ahora no concreta si parará o no los trabajos de forma cautelar antes de la reunión del Comité de Patrimonio Mundial, que tratará el tema y analizará el informe en contra de la torre de Icomos, así como el documento enviado por el Consistorio sobre el estado de conservación de los monumentos protegidos. La cita será en junio en San Petersburgo y, para entonces, los responsables del proyecto prevén que ya esté lista la estructura de 31 plantas, 131 metros de altura. Cada una de las plantas tiene 4,25 metros de alta.

Por ahora, la promotora del proyecto, Cajasol-Banca Cívica, insiste en que la torre estará acabada, con sus 178 metros de altura, en el primer trimestre el próximo año. Las primeras piezas de su fachada, que combina el vidrio, el metal y la cerámica, llegarán a Sevilla en breve para arrancar el montaje, mientras que el promotor ya cerró el contrato para la adquisición de los ascensores.

De lo que apenas hay detalles es de la marcha de las negociaciones entre Cajasol y los técnicos de la Gerencia de Urbanismo, convencidos de que el informe de Icomos hay que tenerlo muy en cuenta y, por tanto, de que hay que rebajar la altura de la torre.

  • 1