Local

A 7 milímetros de la desgracia en los pisos de Ronda Triana

A siete milímetros están los bloques 32 y 34 de Manuel Arellano, en Ronda de Triana, de sufrir "daños estructurales graves" por la obra de un aparcamiento en un solar cercano. Lo dice el informe de un arquitecto contratado por los vecinos, que asegura que la separación entre los edificios ronda ya los 4 centímetros.

el 14 sep 2009 / 22:37 h.

TAGS:

A siete milímetros están los bloques 32 y 34 de Manuel Arellano, en Ronda de Triana, de sufrir "daños estructurales graves" por la obra de un aparcamiento en un solar cercano. Lo dice el informe de un arquitecto contratado por los vecinos, que asegura que la separación entre los edificios ronda ya los 4 centímetros.

Es sólo un avance del estudio geotécnico que sobre el terreno ha realizado el arquitecto Fernando Hidalgo Romero, asociado al Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla. En él se indica que el desplome de los bloques 32 y 34 de la calle Manuel Arellano, afectados por la construcción de un parking subterráneo, está "cercano al límite", lo que a juicio del arquitecto, desembocaría en "problemas más graves". Así, constata que "la separación de los edificios ya es de cuarto centímetros hacia la derecha y de 3,2 hacia el frente", a los que habría que sumar los dos que mantiene toda junta de dilatación. Un dato que hace saltar todas las alarmas, pues es a partir de 4,7 centímetros cuando el riesgo "comienza a ser preocupante". En esta cota es cuando suelen iniciarse daños serios en la estructura del inmueble.

En el avance entregado esta semana a los vecinos se concluye que el movimiento actual del edificio es "mayor" que el que había reconocido Vorsevi en el primer informe encargado por la Delegación municipal de Movilidad, según afirmó ayer la portavoz vecinal Concepción Sánchez, propietaria de un piso en el bloque 34, el más afectado de los dos por los temblores y grietas detectados desde el pasado 7 de noviembre.

"De acuerdo al avance de nuestro arquitecto -prosiguió Sánchez- podemos decir que el desplome actual es mayor que el reconocido por Vorsevi hasta el punto de que llegando a 4,7 centímetros habría daños en los tabiques y serían de mayor gravedad". Nada que ver con aquel primer estudio municipal presentado el pasado 10 de diciembre que tranquilizaba a los inquilinos. Insistía en que los movimientos del edificio 34 estaban "dentro de las máximas toleradas y lejos del margen en el que se empiezan a manifestar daños estructurales".

Según explicó Sánchez este informe de Vorsevi estaba "incompleto", pues a diferencia el estudio topográfico de los vecinos -realizado entre el 17 de noviembre y el 15 de diciembre-, el encargado por el Ayuntamiento recogía los movimientos entre el 9 y el 30 de noviembre, que según critica la portavoz vecinal, "obviaba los temblores registrados entre los días 7 y 8 de noviembre y los producidos a partir del 1 de diciembre", algo que, en su opinión, sí se plasma en el estudio del arquitecto de la comunidad. No obstante, el Ayuntamiento está ultimado un segundo informe técnico a través de la empresa Uriel y Asociados, que "se presentará en breve, una vez que finalicen los trabajos", según informaron ayer fuentes municipales.

A este respecto, los vecinos denuncian que "aún" no conocen "nada" de este segundo informe y exigen al Ayuntamiento que les garantice por escrito su seguridad. Sánchez apuntó que los vecinos están preocupados porque con el informe de la comunidad se ha demostrado que "ha seguido habiendo movimientos" desde el estudio de Vorsevi. La portavoz vecinal ha expresado su temor de que puedan producirse "daños de mayor gravedad" si se continúa excavando en la zona del aparcamiento subterráneo. Los inquilinos esperan que el Ayuntamiento "refuerce" los cimientos para evitar "problemas mayores".

  • 1