Local

A casa y sin puente

Enfado, resignación... los miles de afectados se encomendaban a San Pablo para poder volar

el 03 dic 2010 / 21:19 h.

TAGS:

"No me lo puedo creer". "Esto es indignante". "¿Y qué hacemos ahora?". Tras horas de espera, se quedaron ayer sin vacaciones en el puente de la Inmaculada, por mucho que algunos rezaron, ¿a quién? "A San Pablo por proximidad". El aeropuerto era en la tarde de ayer un hervidero de personas enfadadas, indignadas con la postura de los controladores. Al final, no cabía más que resignarse: "Nos volveremos a casa. Sólo nos queda el pataleo", decía Manuel con su billete a Madrid en la mano.

Ana quería reunirse con su familia en Santiago, así que esperó pacientemente a que le atendieran en el mostrador de Iberia con sus dos hijas, de cinco años y cinco meses.

"Vengo sola, estoy agotada, además de cabreada. Si me encuentro a un controlador, no sé qué haría. Esto es injusto, indignante...". Aún no sabía si su vuelo se cancelaba, así que lo tenía claro: "Esperaré un par de horas más y luego me iré a casa para llorar y gritar a gusto".

La larga cola ante el mostrador de Vueling era una olla a presión. "Dicen que si no sale en cinco horas se cancela, así que hay que esperar y esperar", "Pues en Rynair son tres horas", "¿Y la azafata?". Y apareció la azafata, que fue literalmente comida por una masa de gente ávida de información. Entre sus frases más tranquilizadoras: "Si entre el vuelo de ida y vuelta hay menos de siete días, se devuelve el importe de los dos". "¿Y quién me paga el hotel?". Jorge y su novia querían pasar un idílico puente en Bilbao "con los ahorros". Rafa y Aixa cambiaron su viaje a Mallorca por una hoja de reclamaciones y trabajadores de una compañía que fabrica aviones no pudieron volver de Polonia. ¿Y quién paga eso?

  • 1