jueves, 13 diciembre 2018
19:56
, última actualización
Cultura

'A-creedores' propone hoy en el Teatro Central un ajuste de cuentas desbocado

La dramaturga Claudia Faci se pone al frente de un montaje que lleva a escena la obra de August Strindberg, el más importante autor sueco.

el 29 nov 2014 / 11:00 h.

TAGS:

La actriz, bailarina y dramaturga presentó ayer en el Teatro Central las funciones de A-creedores de este fin de semana. / José Luis Montero La actriz, bailarina y dramaturga presentó ayer en el Teatro Central las funciones de A-creedores de este fin de semana. / José Luis Montero La Sala B del Teatro Central acoge hoy y mañana (20.00 horas, 17 euros) la propuesta de la inclasificable actriz, directora, escritora y bailarina Claudia Faci, de quien se ha llegado a decir que si viviera en Berlín formaría parte de la programación habitual de la Schaubünhe –uno de los principales focos culturales de aquella ciudad–. Trae a Sevilla su reciente lectura de Acreedores del dramaturgo sueco Johan August Strindberg, una pieza que la directora ha rebautizado como A-creedores. Reconocida creadora «de vanguardia», Faci se ha lanzado a explorar todo un clásico del teatro. La obra, estrenada en Copenhague en el año 1889 y calificada por el propio autor como una «tragicomedia en un acto y en prosa», pertenece a la etapa naturalista de Strindberg, considerado como el escritor y dramaturgo sueco más importante de la historia. Divivida en tres cuadros que se suceden sin solución de continuidad, la pieza narra la historia de un ajuste de cuentas entre una mujer, su ex marido y su actual pareja. En la obra, el conflicto de intereses de los tres protagonistas desembocará en auténtica violencia, sobre todo psíquica. En palabras de Claudia Faci, esta nueva creación «nos sirve para activar una serie de cuestiones sobre cómo nos construimos a través de la mirada y cómo la idea de verdad es, sobre todo, una puesta en escena». En A-creedores, toda la peripecia se desarrolla «a través de un juego con lo que se puede ver y lo que no, con la visión como fuente ingenua de verdad y con la posición del testigo». Faci indica: «Ya que nos hemos establecido de pleno en la representación y ya que nuestra inteligencia se somete casi por completo al lenguaje, al menos llevemos a cabo prácticas que convoquen a la sensibilidad».

  • 1