miércoles, 21 noviembre 2018
09:45
, última actualización
Cofradías

¡A Guinea yo quiero volver...!

La primera copia de la Macarena para el continente africano fue entronizada el 30 de mayo en una ceremonia retransmitida por la televisión nacional ecuatoguineana

el 17 jun 2012 / 16:29 h.

Una de las cumbres emocionales de la ceremonia se alcanzó cuando el coro sinfónico que amenizaba el pontifical dedicó a la Virgen en un perfecto castellano -es el único país africano que tiene el español como idioma oficial- la salve rociera del olé, aunque en una versión un tanto particular. "A Guinea yo quiero volver, a cantarle a la Virgen con fe, con un olé...". Este himno mariano, al que Manuel Pareja-Obregón puso música allá por el año 1973, ha traspasado fronteras, ya que, según cuenta la delegación sevillana desplazada al lugar, el estribillo del "olé, olé, olé" fue coreado al unísono por todos los fieles que asistieron a tan singular celebración.


La Macarena de África recibe ya las primeras oraciones, súplicas y rezos de los fieles de la diócesis ecuatoguineana de Emedellín. En una vibrante ceremonia, retransmitida en directo a todo el país a través de la televisión nacional, el obispo de Mongomo, acompañado de otros 14 sacerdotes, fue el encargado de entronizar en la flamante Basílica de la Inmaculada Concepción, la primera réplica de la Esperanza Macarena que se venera en tierras africanas .


Realizada a tamaño natural, con rostro y manos en terracota, la copia de la Macarena es obra del escultor José Antonio Bravo y ha sido donada por el matrimonio sevillano formado por Pablo Ortiz Martín y María Auxiliadora Rodríguez-Caso González en un intento, dicen, de "devolver" al pueblo ecuatoguineano "el cariño y el respeto" que han encontrado en este país centroafricano desde que hace un lustro Pablo aterrizara en mitad del continente con un contrato de piloto comercial bajo el brazo.


Esta réplica de la Esperanza, que durante año y medio estuvo expuesta en la tienda de artículos religiosos Pasión Cofrade Sevilla, fue bendecida el pasado 1 de mayo en la Basílica de la Macarena y, debidamente embalada, inició su viaje a tierras africanas el pasado 16 de mayo. El primer trayecto fue por carretera hasta el puerto valenciano de Sagunto; luego viajó en la bodega de un avión hasta Malabo, capital de Guinea Ecuatorial; y desde la isla embarcó de nuevo en un vuelo hasta Bata, capital económica del país y sede del parlamento, siendo trasladada por carretera hasta Mongomo. La ceremonia de entronización se celebró el pasado 30 de mayo, coincidiendo con la clausura del mes mariano en la diócesis de Emedellín, y en vísperas del aniversario de la coronación de la Macarena.


Con las famosas mariquillas sobre su tocado y una reproducción de la Medalla de la Ciudad de Sevilla ensartada por un lazo con los colores de la bandera ecuatoguineana (verde, blanco y rojo), la Macarena que saltó el Estrecho ha empezado a extender su devoción en el corazón del continente africano. "A Guinea yo quiero volver...".

  • 1