Economía

A la calle contra los empresarios

Miles de trabajadores se manifiestan en defensa de más protección y del diálogo social

el 12 dic 2009 / 12:08 h.

Las banderas de los sindicatos inundaron ayer las calles de Madrid en la primera gran manifestación por la crisis.

La primera gran movilización promovida por los sindicatos desde que arrancara la crisis tuvo ayer un claro destinatario: el empresariado.

Miles de trabajadores se echaron a las calles de Madrid atendiendo la convocatoria realizada por UGT y CCOO en protesta por la actitud de los empresarios desde que comenzó la crisis económica y para reivindicar la protección de sus derechos ante la exigencia de la patronal de acometer una reforma del mercado laboral.

Bajo el lema Que no se aprovechen de la crisis. El trabajo lo primero. Por el diálogo social, los manifestantes exigieron la protección de los salarios y el impulso de políticas que generen puestos de trabajo, mientras que los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, advirtieron al Gobierno y a la CEOE de que no busquen "atajos" para la creación de empleo.

Insistieron en la necesidad de recuperar el diálogo social y de movilizar recursos para la reactivación económica, y reclamaron que las reformas que se planteen para salir de la crisis se orienten a fortalecer a las empresas sin renunciar a los derechos de los trabajadores.

El presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, fue uno de los blancos de las críticas de los manifestantes, que lanzaron huevos a una pancarta con las fotografías del líder de los empresarios, del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del presidente del PP, Mariano Rajoy.

Méndez instó a los empresarios a frenar en sus pretensiones de impulsar una reforma laboral, ya que, según dijo, "atropella la confianza de la sociedad", mientras que Toxo justificó la movilización en protesta por la economía "insolidaria e injusta".

Asimismo, el líder de CCOO cargó contra las empresas que cotizan en el Íbex, ya que "no es asumible ni tolerable que en una situación de crisis las empresas del Íbex repartan 18.000 millones en beneficios cuando están despidiendo a miles de sus trabajadores", y propuso reorientar la reforma que exigen los empresarios hacia una fiscal "más justa e equitativa", afirmó.

También hubo peticiones para el Gobierno, al que Toxo pidió que cumpla con lo pactado, en relación con la integración del régimen especial de los trabajadores agrarios (REASS) en el general de la Seguridad Social, y conseguir que el salario mínimo alcance el 60% del sueldo medio en la próxima legislatura.

El líder de CCOO advirtió de que los sindicatos no acostumbran a amenazar, pero que actuarán "en consecuencia con las políticas que se desplieguen en el futuro inmediato", en alusión a la reforma laboral anunciada por Zapatero para el primer trimestre de 2010.

Para controlar el paro, el Gobierno debe "anteponer hasta que sea necesario" las inversiones públicas y las garantías de protección social, subrayó Méndez, quien dijo que los sindicatos exigirán medidas para fomentar el empleo entre los jóvenes y la reducción de la jornada laboral como alternativa a los despidos.

El líder de UGT aseguró que la movilización de ayer marca "un antes y un después", porque las propuestas sindicales van a adquirir "mucha fuerza" y se pondrá en marcha el nuevo modelo productivo para salir de la crisis.

CCOO y UGT fletaron 650 autobuses desde diferentes comunidades autónomas y 21 trenes para asistir a la manifestación, en la que participaron 341 asociaciones.

Reacciones

El presidente del PP, Mariano Rajoy, indicó que le hubiera gustado que en la manifestación se hubiera pedido un cambio de la política económica para el que consideró necesario contar con empresarios y trabajadores. "En España sobra división", dijo.

El secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, aseguró que la movilización exige "responsabilidad" a los empresarios para que modifiquen su actitud respecto a la negociación colectiva con el fin de retomar "el necesario diálogo social".

El coordinador general de IU, Cayo Lara, consideró que la manifestación "será un fuerte toque de atención a la banca", a la que reclamó liquidez para las pymes y las familias, y también un aviso al Gobierno, al que instó a dar un giro en
su política económica.

  • 1