jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

A la caza de medio millón de socialistas desmovilizados

El PSOE alerta de la gran baza del PP en Andalucía: la abstención

el 12 feb 2011 / 20:58 h.

TAGS:

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, dejó ayer muy claro que la única baza que tiene el PP para ganar en Andalucía es "forzar el desestimiento de nuestra gente" y que "no vayan a las urnas". Es la clave con la que trabaja el aparato socialista. Los sondeos internos del partido hablan de medio millón de votantes socialistas que en las últimas elecciones dieron su apoyo al PSOE andaluz y que ahora se quedaría en casa. Ese dato no es despreciable. Supone, según fuentes del partido, el 30% de su electorado tradicional. Los socialistas no temen un trasvase de votos pero sí admiten que esa desmovilización podría hacer que el PP se montara en una peligrosa ola ganadora que los reforzaría ante las próximas elecciones autonómicas de 2012. Ya hoy los sondeos dan reiterativamente como ganador en Andalucía al partido de Javier Arenas. El presidente andaluz, José Antonio Griñán, ha fijado ya las elecciones autonómicas el 4 de marzo y ,a todas luces, serán coincidentes con las generales. Aunque en las circunstancias actuales muchos dirigentes socialistas no tienen claro si eso beneficiará o perjudicará en Andalucía.

Que la convención municipal del PSOE se celebre en Sevilla no es desde luego gratuito. Es todo un símbolo. Los socialistas saben que se la juegan en esta ciudad, donde a la derecha en más de treinta años se le ha resistido la mayoría absoluta. Hace menos de un mes el PP de Rajoy también elegía esta ciudad para presentar sus credenciales. Sevilla es la única gran capital española que gobiernan los socialistas, junto a Barcelona. Y es además la capital de una comunidad autónoma que es tradicionalmente el granero de votos clave para que el PSOE llegue a La Moncloa. De lo que pase en Andalucía depende lo que le ocurra al partido en las generales. Blanco defendió ayer que Sevilla y Andalucía "nunca dejarán de ser una bandera de todo el socialismo español".

Las expectativas electorales de Ferraz en las municipales de mayo son muy parecidas a las de hace cuatro años. Oyendo hablar a los dirigentes del partido pareciera que ignoran lo que dicen las encuestas al unísono: que no hay gobierno que resista el embate de la crisis. Hay preocupación, pero de puertas para afuera insisten en mostrarse convencidos de que los ciudadanos sabrán distinguir perfectamente entre las elecciones municipales y las generales. En el ámbito nacional preocupan los resultados de Madrid, donde siguen las tensiones internas como resaca de las primarias, Asturias y Baleares, en todas estas comunidades en mayo habrá autonómicas y locales. En Andalucía, según fuentes del PSOE, hay "opciones de gobierno" en Sevilla, donde "todo se juega en un concejal", tienen "opciones claras de gobierno en Huelva" y en Málaga se producirá "un avance muy sustancial". Petronila Guerrero, candidata onubense, y la malagueña María Gámez tuvieron ayer su protagonismo en el cónclave. En las capitales andaluzas, los socialistas estrenan siete candidatos.

El voto urbano se resiste al PSOE desde 1995. En los últimos comicios el PP ganó en todas las grandes ciudades andaluzas excepto en dos: Jerez y Algeciras. Sin embargo los pactos con la izquierda permitieron a los socialistas gobernar en Sevilla, Jaén y Córdoba. El PP trabaja con la hipótesis de que esta vez tendrán mayoría absoluta en las ocho capitales. Los socialistas no le dan ninguna verosimilitud.

Los dirigentes socialistas con muchos trienios en el partido vuelven la vista a 1994 y 1996 y recuerdan que ya entonces las encuestas daban al PP por delante. Las urnas sin embargo dijeron otra cosa y ahora tratan de autoconvencerse de que ocurrirá lo mismo. Estas son las primeras elecciones en Andalucía después de la salida de Manuel Chaves, tras casi 20 años al frente del partido y del Gobierno. El partido se esfuerza porque las municipales no sean un examen a la nueva dirección, pero a la vez aprovecharán la cita de la primavera para proyectar a Griñán. El dirigente andaluz ha dicho ya que estará "en primera fila.

  • 1